Publicidad

La timidez extrema puede impedir relacionarse con otras personas

La timidez extrema puede impedir relacionarse con otras personas
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

En Peques y Más tenemos contenidos publicados relacionados con la timidez. Y es que si aunque no tiene porqué ser un problema sí lo puede ser cuando se prolonga en el tiempo o cuando se lleva a unos límites que impiden la relación con otras personas. El reto es pues, identificarla, diagnosticarla y ayudar a los peques a enfrentarse a ella y a superarla. Los padres tenemos que construir un entorno de confianza, sin castigos, sin comparaciones en las que unos ganan y otros pierden y que facilite la seguridad y la autonomía.

El carnaval es un buen momento para descubrir la timidez de los niños porque pueden ocultar su apariencia debajo de disfraces y comportarse, con esa nueva identidad, de forma diferente a la habitual. En todo caso los peques que llevan su timidez al extremo es claramente un grave problema porque les impide interactuar con su entorno y como consecuencia, relacionarse con otras personas.

Según el Dr. José Cordero, director médico de Néctar Seguros de Salud, ser tímido no es un problema en sí porque todas las personas son, en mayor o menor medida, tímidas. Sin embargo, cuando ante distintas situaciones sociales pueden conducir a estados de ansiedad altos sí puede haber un problema. Las situaciones que podemos observar en casa y en el colegio son las de tener visitas o contactos con otros niños, realizar prácticas o participar en equipo en clase y fuera de ese entorno habitual comprobar cómo se comporta en presencia de otros niños. Por eso los talleres infantiles, en los que participamos los padres, pueden servir para conocer cómo se comporta el peque ante nuevos desafíos.

En todo caso, y como los seres humanos tenemos distintas habilidades, más o menos desarrolladas, más o menos interesantes o atractivas, el reto es identificar las carencias y trabajar en su mejoría. Según indican los profesionales, sólo se puede hablar de un problema psicológico cuando esa fobia social impide realizar actividades normales del día a día por miedos que no son racionales.

Ese es el que tenemos que revisar en casa y ante la menor duda ponernos en manos de un especialista. El reto es fomentar un ambiente en el que las comparaciones no sean del tipo de alguien gana y otro pierde animando a los peques a seguir trabajando y compartiendo experiencias.

Más información | Néctar En Peques y Más | Los padres podemos ayudar para que nuestros hijos superen la timidez Imagen | Patrick

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios