Compartir
Publicidad

"Controla tu asma para que tu asma no te controle"

"Controla tu asma para que tu asma no te controle"
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado martes fue el Día Mundial del Asma, y nosotros lo celebramos con la primera parte de una entrevista a la directora general de la fundación Roger Torné. Nos quedaba, sin embargo, presentaros un documento muy importante que en forma de decálogo ha editado el Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.

Como podéis imaginar, hace referencia al asma, y se ha divulgado bajo la premisa ‘conoce tu asma para que tu asma no te controle’. A pesar de toda la información de que disponemos hoy en día, hay muchas personas que sufren asma, y ello les impide tener una buena calidad de vida. El decálogo nos puede ayudar por que está redactado de forma directa y muy concreta: Encontramos breve descripción de la enfermedad y sus síntomas; detalle de los desencadenantes (como ácaros o pelo de animal) y recordatorio sobre la necesidad de control… A continuación copio íntegramente el decálogo.

  1. El asma es una enfermedad crónica que afecta a los bronquios. Diversos factores hacen que los bronquios se inflamen y se estrechen dificultando el paso del aire hacia los pulmones.
  2. Los síntomas de asma son variables y debes reconocerlos. Cuando se presenta una crisis de asma, los síntomas principales son tos, pitidos que salen del pecho y ahogo. A veces sólo se dan alguno de ellos y otras veces puede aparecer dolor de pecho o sensación de fatiga.
  3. El asma se sospecha por los síntomas, y en los niños mayores se puede confirmar con pruebas de función pulmonar como la espirometría. Las pruebas de alergia se hacen para descartar alergias asociadas. El pediatra aconsejará el momento apropiado para hacerlas.
  4. El asma se puede desencadenar por varias causas. Los desencadenantes principales son las alergias (ácaros, pólenes, hongos, pelo de animales), los virus respiratorios y el ejercicio. La exposición al humo del tabaco y la contaminación son otros factores que provocan asma y la empeoran. ¡Evítalos!
  5. Un buen control es fundamental. Los síntomas aparecen si el asma no está controlado. Conviene evitar los factores desencadenantes y tratar la inflamación de las vías respiratorias con la medicación de control indicada por tu pediatra. Trata precozmente los síntomas cuando aparezcan.
  6. Hay dos tipos de medicamentos para el asma: los que lo alivian, que se usan cuando aparecen síntomas (broncodilatadores); y los que controlan la inflamación o antiinflamatorios. Tu pediatra te los recomendará si los necesitas y te dirá cuando tienes que dejarlos.
  7. Usa bien los inhaladores. Son dispositivos que ayudan a introducir la medicación en las vías respiratorias, mientras respiras. ¡Ensaya su uso con tu pediatra o enfermera! Tienes más información en: Manejo de dispositivos de inhalación en el tratamiento del asma
  8. Utiliza el plan de tratamiento, escrito y personalizado, que hayas acordado con tu pediatra. Te indicará claramente los desencadenantes a evitar, los broncodilatadores a tomar en caso de síntomas y el tratamiento de control a seguir para controlar el asma a largo plazo.
  9. La escuela debe ofrecer un entorno seguro. El profesorado debe saber si tienes asma para ayudarte en caso de presentar una crisis o síntomas con el ejercicio y colaborar con tus padres y tu pediatra informándoles.
  10. Con el tratamiento adecuado puedes conseguir hacer una vida normal. Incluso, practicar el deporte que te guste. Estar activo ayudará a tu salud.

Como veis el contenido de este decálogo es muy completo, y a la vez sencillo de recordar.

Vía | Fundació Roger Torné Más información | Familia y Salud En Peques y Más | La fibra soluble que contienen frutas y verduras podría ejercer una acción preventiva sobre el asma en niños, ¿Qué sabemos sobre el asma en la infancia?, Los niños con sobrepeso u obesidad corren el riesgo de ser diagnosticados por asma

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio