Compartir
Publicidad
Publicidad

Cómo ayudar a los niños a acercarse a la lectura desde que son pequeñitos

Cómo ayudar a los niños a acercarse a la lectura desde que son pequeñitos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Introducir a los bebés en la rutina lectora es muy sencillo, sólo hay que contarles un cuento por las noches o improvisar una pequeña lectura en cualquier momento del día, les resultará atractivo y llamará su atención. Si además los padres intentan trabajar el acto de leer transmitiendo emociones, sensaciones y enriqueciéndolo con sonidos y escenificaciones variadas a los bebés les encantará compartir el momento de leer.

Conforme los niños crezcan querrán imitar a sus padres y acercarse a la lectura de la misma forma que la experimentaron cuando eran pequeños. En la escuela el paso de infantil a primaria es el momento en el que los niños ya aprenden a leer de forma autónoma y practican con pequeños relatos manteniendo la asociación de palabras e imágenes. Los instantes de la lectura de estas obras son los que los padres tienen que aprovechar para animarles a leer en voz alta y compartir con ellos las sensaciones que se viven.

Además para que los niños aprendan de otros contextos y de otras situaciones es muy interesante compartir con ellos espacios como los cuenta cuentos en los que profesionales van a realizar una escenificación, una representación, una transmisión oral de una enseñanza y un despliegue de emociones que los niños van a querer realizar después en su casa o en el colegio.

El objetivo de la práctica de la lectura, también en voz alta, es que los niños reconozcan su sonido, su entonación, su ritmo, que escuchen sus palabras, que aprendan a entender lo que leen. De alguna forma leer en voz alta les anima a estar pendientes de las reacciones que provocan en los que les escuchan, les exige estar atentos a la historia que leen para no perder la concentración y la comprensión y sobre todo mantienen el ritmo para que su relato sea entretenido y agradable a los que le escuchan.

El libro es una excusa perfecta para salir del aburrimiento y si además lo leen en voz alta podrán ampliar su objetivo y llamar la atención de familiares y amigos para compartir la experiencia.

Entre los beneficios de la lectura se pueden indicar que potencia la creatividad de los niños y conforme la practiquen de forma continuada podrán además ganar en responsabilidad y confianza, eliminar frustraciones, aprender a alcanzar y superar retos y especialmente empiezan a dominar la escena que será fundamental para aprender a hablar y expresarse en público.

Imagen | Quinn Anya

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos