Compartir
Publicidad

El primer año de tu bebé: todo esto te hará falta (y la vida más fácil)

El primer año de tu bebé: todo esto te hará falta (y la vida más fácil)
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Advertisement Una de las principales dudas de los papás primerizos es qué nos hace falta para atender bien a nuestro bebé. Existen infinidad de productos para bebés en el mercado y al final, si no te informas bien, puedes acabar gastando una barbaridad de dinero en infinidad de productos que no siempre vas a utilizar. En esta guía analizamos por secciones cuáles son los productos imprescindibles, cuáles te hacen la vida más fácil y cuáles son simplemente de uso ocasional.

Elegir una crema para el culito o una hidratante para el cuerpo, averiguar si debemos poner al bebé protector solar para salir de paseo, cómo elegir el champú y el gel para sus baños o cuántos pañales usará el recién nacido son algunas de las dudas más habituales a las que se enfrentan las mamás y los papás primerizos. Hay productos imprescindibles y otros que dependen de necesidades específicas y podemos elegir si utilizar o no, y tanto unos como otros puedes encontrarlos fácilmente —y con una amplia selección de marcas— en el departamento de Parafarmacia de Carrefour.

Alimentación

Aunque nada se puede comparar con la leche materna, para algunas mamás amamantar a su bebé resulta una tarea complicada por diversas cuestiones (laborales, de salud, etc.). Si este es vuestro caso, preocupaciones fuera. Por fortuna, las leches de iniciación para bebés están especialmente preparadas para satisfacer las necesidades nutricionales de los pequeños y son una alternativa saludable en caso de que la lactancia no sea una opción.

Las principales marcas de leche de iniciación tienen características similares y se le pueden dar al bebé desde el primer día. Es muy importante elegir la leche más adecuada para el bebé atendiendo a las indicaciones de su pediatra y también prepararlas adecuadamente. Para ello, es fundamental leer cuidadosamente las instrucciones de cada fabricante cada vez que elaboremos la toma y seguirlas de forma exacta para asegurarnos la correcta alimentación del pequeño.

leche

La revisión de los seis meses será el momento de abrir la alimentación de tu peque a nuevos horizontes. Generalmente, en este momento los pediatras suelen explicarnos las principales recomendaciones para empezar a dar al bebé otros alimentos además de la leche, entre los que se encuentran los cereales sin gluten (maíz y arroz, principalmente), que suelen utilizarse añadiendo varios cacitos al biberón del bebé o en forma de papilla.

El inicio de la alimentación complementaria, con la introducción de estas primeras papillas de cereales, es un paso importante en su alimentación, y es lógico que pueda crear cierta inquietud a los papás primerizos que no saben qué tal va a aceptar su bebé los nuevos alimentos. La mejor arma: paciencia.

Algunos padres optan por introducir los cereales en la dieta de su bebé ofreciéndole trocitos de pan, granitos de arroz o un par de macarrones cocidos. Sin embargo, otros papás prefieren optar por la comodidad y rapidez que les ofrecen los preparados de cereales para bebés. En cualquier caso, los cereales favorecen que la alimentación complementaria del bebé sea sana y equilibrada durante sus primeros meses de vida.

Cuando haya quedado comprobada la adaptación del bebé a este nuevo alimento, los pediatras recomiendan introducir el gluten antes de los siete meses, poco a poco, mediante cereales que lo contengan (como el trigo) y en muy pequeña cantidad durante las primeras semanas.

papillas

Podremos optar entre prepararle en casa sus primeras papillas de cereales, o escoger de entre la amplia gama de cereales con gluten especiales para bebés que hay en el mercado. Con sus primeras papillas, las comidas del bebé se hacen más sustanciosas. Por este motivo, consiguen satisfacer por entero el aporte nutritivo de la comida y el niño suele quedar —si conseguimos que lo coma bien— completamente saciado.

También debemos tener en cuenta que existen múltiples factores que pueden influir en el momento, modo y forma de introducción de la alimentación complementaria, y por tanto en el inicio del consumo de cereales, como la evolución del peso y la talla del bebé.

Pero en cualquier caso, siempre acaba por llegar un momento en que la alimentación láctea exclusiva no es suficiente y se hace imprescindible introducir en la dieta del bebé nuevos alimentos para cubrir sus necesidades nutricionales y de desarrollo.

Higiene

Hay algunos artículos de higiene infantil que son optativos durante los primeros meses de vida. Los champús específicos para el cabello, por ejemplo, pueden ser sustituidos por geles más suaves para bebés hasta que a los peques les crezca el pelo.

Por otra parte, los geles para el baño del bebé son absolutamente imprescindibles. Sus fórmulas suaves evitan que se irrite la delicada piel de los bebés y no les escuece en los ojos.

bano

Las cremas hidratantes también nos ayudan a cuidar la piel del bebé, mucho más delicada que la nuestra, a evitar irritaciones y reacciones alérgicas o erupciones debidas al sudor o al roce con los tejidos. Nuestra elección aquí debe estar muy adaptada a las necesidades de nuestro bebé, y debemos observar atentamente si requiere de algún producto especial.

Por ejemplo, hay cremas hidratantes con protección solar que son un dos en uno ya que además de hidratar, protege la piel de los pequeños de la radiación solar. Las leches corporales son perfectas para cuidar de su piel tras el baño, e incluso existen lociones hidratantes limpiadoras que eliminan con suavidad y eficacia las impurezas al tiempo que permite hidratar la piel de los niños.

Las cremas anti-irritación para el culito del bebé pueden ser necesarias para el cambio del pañal, sobre todo si con el roce aparecen irritaciones y rojeces.

No es necesario que las uses cada vez que cambies el pañal a tu bebé, pero sí es recomendable que se las apliques después de hacer caca o si ves que la zona se ha enrojecido.

A la hora de cambiar el pañal a tu bebé, y para prevenir irritaciones, limita el uso de toallitas húmedas. Éstas pueden resultar muy útiles para llevar siempre encima a la hora del paseo, pero en general es mucho más recomendable y natural limpiar esta zona del cuerpo del bebé con una esponjita suave y agua. La piel del culito del bebé tiene que estar limpia y bien seca antes de colocarle el nuevo pañal.

Pañales para recién nacido

Los pañales para recién nacidos son uno de los básicos imprescindibles que más dudas generan en los papás primerizos. La talla 1 está especialmente indicada para ellos, abarca desde los 2 hasta los 5 kg y prácticamente todas las marcas cuentan con ella.

panales

También hay kits para recién nacidos que incluyen todo lo necesario para el cuidado del culito del bebé (pañales, toallitas húmedas, etc.) y que suelen resultar muy prácticos ya que incluyen una talla más avanzada (la Talla 2, que abarca desde los 3 hasta los 6 kg).

Puericultura

Los biberones y tetinas sólo serán necesarios si decides alimentar con biberón a tu bebé, ya que no es aconsejable ofrecer agua en ellos a los bebés que se amamantan de sus madres. Será cuando comencemos con la alimentación complementaria cuando podremos ofrecer zumos, infusiones o agua en ellos.

Tanto si tenemos que esperar a los seis meses como si los usamos desde el primer día, también aquí podemos escoger los que más se adecuan a cada etapa del desarrollo de nuestro bebé. Por ejemplo: las tetinas de flujo lento se adaptan al ritmo de succión de los recién nacidos, en tanto que los biberones con asas y sistemas antiderrame son perfectos como entrenamiento para los bebés más autónomos, que necesitan practicar para beber solitos antes de pasar a usar sus vasos de plástico.

Y si tu peque tiene tendencia a los molestos cólicos y los gases, puedes optar por las tetinas anticólico.

biberon

Los chupetes son otro de los artículos para bebés cuyo uso más dudas generan en sus padres ya que su uso tiene ventajas e inconvenientes. Aunque a menudo se suele usar para calmar al bebé, no es recomendable su uso en bebés lactantes ni tampoco antes del mes de vida y después del año. Sin embargo, el reflejo de succión de los bebés es tan fuerte y resulta tan innato, que en ocasiones resulta imprescindible para la estabilidad emocional del bebé, aunque siempre debe usarse con moderación.

Hay chupetes con tetina fisiológica, chupetes anátomicos y de silicona. Elegir un tipo u otro depende, en última instancia, de los propios gustos personales del bebé. Y ojo, porque suelen ser clientes muy fieles de un determinado tipo.

En cualquier caso, decidas lo que decidas acerca de cuáles serán los imprescindibles de tu bebé en función de sus necesidades y vuestras propias preferencias, procura no hacerte con montañas de unidades hasta que compruebes que tu pequeño retoño también aprueba su uso. Al final, ¡en esto son ellos los que mandan!

Imágenes | iStock / FamVeld

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos