Compartir
Publicidad
Publicidad

Por qué duelen las contracciones de parto

Por qué duelen las contracciones de parto
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hemos hablado hace algunos días de los tipos de contracciones y de cómo diferenciar las contracciones falsas de las de parto. La principal característica de estas últimas es que el dolor que se va haciendo cada vez más intenso a medida que se acerca el momento del parto. Posiblemente os hayáis preguntado alguna vez ¿por qué duelen las contracciones de parto? Intentaremos explicarlo.

Las contracciones de parto son rítmicas, porque se producen a períodos regulares, progresivas, porque su duración es cada vez mayor, e intensas. Aunque hay mujeres que no las notan, la mayoría de las veces no pasan desapercibidas porque son dolorosas.

Las contracciones duelen porque al producirse, los vasos sanguíneos que irrigan el útero quedan exangües, es decir sin sangre. Esto produce una falta casi total de oxígeno en el tejido uterino, un proceso llamado anoxia, responsable de que se produzca dolor.

Al pasar la contracción y relajarse el músculo, la sangre vuelve a irrigar los vasos sanguíneos y el dolor desaparece hasta la siguiente contracción.

La función de las contracciones de parto es ayudar a dilatar el cuello del útero y a ubicar al bebé en el canal del parto para que pueda producirse la expulsión. Cada vez que se endurecerse el músculo, el cérvix se va dilatando poco a poco.

Entre contracción y contracción el dolor cesa, dando tiempo a la mujer para llevar aire al músculo uterino y relajarlo a través de la respiración profunda, y así poder sobrellevar mejor la siguiente contracción.

El dolor es algo subjetivo. Mientras que algunas mujeres casi ni sienten las contracciones de parto, para otras se vuelven realmente insoportables. Lo importante es intentar sobrellevarlas lo mejor posible identificando algunas de las causas que pueden provocarlo.

Métodos del manejo del dolor como la respiración, la relajación, la musicoterapia, los masajes, una buena compañía, una adecuada preparación prenatal física, disponer libertad de movimiento para adoptar la postura más cómoda y meterse en una bañera de agua tibia son soluciones que pueden ayudar a sobrellevar mejor el dolor de las contracciones de parto.

En un siguiente post hablaremos más en detalle de los métodos naturales que pueden ayudar a aliviar el dolor de las contracciones de parto.

Foto | koadmunkee en Flickr En Bebés y más | Parto: contracciones y rotura de bolsa, Cómo diferenciar las contracciones falsas de las contracciones de parto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos