Compartir
Publicidad

Cómo deben ser las historias según la edad

Cómo deben ser las historias según la edad
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En toda época y en toda cultura, las historias contadas a los niños han sido la tónica constante, los cuentos, las historias, los relatos, todos tienen un mensaje que se transmite al niño a través de la explicación. Son muchos los factores que intervienen y que ayudan a estimular la inteligencia y desarrollar los valores del lenguaje, dependiendo de la edad las historias deben ser de una u otra manera.

Cuando el niño tiene entre 0 y 12 meses de edad, los cuentos deben ser rítmicos y breves, los bebés no tienen mucha capacidad para atender y comprender, por esta razón el cuento debe ser breve. El ritmo permite captar la atención del niño contemplando tu expresión, tus movimientos y el tono con el que cuentas el cuento.

A partir de los 12 meses hasta los 24 meses de edad, las historias deben servir para estimular al niño animándole a que cada vez se pueda expresar mejor. De vez en cuando es conveniente introducir alguna nueva palabra y motivar al pequeño a que la repita, una forma adecuada es formando cantinelas con las nuevas palabras, ya que a través de ellas el niño puede recordarlas mejor. Las historias deben ser cercanas y sencillas, puedes utilizar algo habitual de la casa, por ejemplo, si tienes un perrito, empezar el cuento con, “había una vez un perrito…” esto permite que el niño desarrolle la inteligencia y que relacione y asocie vínculos de la historia con las cosas cotidianas que él ve. Cuando el niño ya tiene dos años, le encantan las historias, disfruta con ellas y más aún cuando intervienen sus personajes favoritos, las comidas que más le gustan o situaciones que él ya ha vivido.

cuento_atencion.jpg

Eso sí, la trama de la historia debe ser sencilla y no deben intervenir muchos personajes, puedes utilizar un esquema habitual que a los niños les resulta muy fácil de entender, como un personaje bueno (el héroe), un personaje malo (una bruja) y un personaje intermediario que ayuda al héroe. La atención del niño durante esta edad es relativamente corta, unos 7 minutos, por ello las historias no deben sobrepasar este tiempo para que finalmente no resulten aburridas.

Cuando tu hijo cuenta con tres añitos de edad, la evolución del niño permite que las historias sean más largas y su atención se capta más fácilmente cuando introducimos situaciones donde él pueda encontrar por deducción la solución. Además si introduces personajes familiares en las historias como, el abuelo, la abuela o el tío, le ayudas a descubrir las personas que a él le quieren y por tanto centra mucho más su atención. A esta edad la trama de la historia debe seguir siendo sencilla y clara y que el principio y el fin estén bien definidos. La brevedad de la historia también debe ser un tema dominante, ya que el niño sigue teniendo un espacio corto de atención, unos 10 minutos aproximadamente.

Gracias a las historias y los cuentos, la estimulación de la inteligencia, la fantasía y la curiosidad son tareas mucho más fáciles, además gracias a ellas, el desarrollo del lenguaje es mucho más rápido. ¿Quién no ha disfrutado contándole un cuento a su hijo?, y más si vemos la gran cantidad de beneficios que le reporta.

Más información | Guía infantil Más información | Léeme un cuento En bebés y más | Cuentos infantiles para una base intelectual

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos