Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

BLW o alimentación complementaria guiada: consejos para la práctica

BLW o alimentación complementaria guiada: consejos para la práctica
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

¿Cuál es el mejor método para que el bebé aprenda a comer? Cada vez son más los papis que se apuntan al método Baby-led Weaning (BLW) o alimentación complementaria guiada por el bebé. ¿Conoces todas las recomendaciones que debemos seguir al ponerla en práctica? Tanto para garantizar su seguridad, como para darle una alimentación sana y equilibrada. Te las contamos a continuación.

Pautas para iniciar el método baby-led weaning

Si tu bebé ya tiene los 6 meses, es el momento de integrarlo en la comida familiar. Los bebés aprenden por imitación y estar junto a nosotros, sentado en la mesa, le ofrecerá el mejor ejemplo de cómo debe hacer las cosas. Sentirá curiosidad por las texturas y los sabores: permítele que se interese por lo que tú comes.

Deja que coja la comida con sus propias manos, que pueda investigar texturas y saborear

Pon a su alcance comida saludable. Deja que la coja con sus propias manos u ofrécesela tú en la mano. Al principio, lo mejor es ofrecerle comida blandita. Los trozos han de ser de tamaño algo superior a su puño para que vaya chupando sin miedo a que se atragante. Poco a poco iremos variando el tamaño y consistencia de los alimentos. Estad atentos a sus progresos, el ritmo lo marca el peque.

30004649145 72999521cd Z

También se le pueden ofrecer alimentos de tamaño pequeño, como guisantes o arroz. Si el bebé tiene la habilidad suficiente como para cogerlo él solito y llevárselo a la boca, lo más seguro es que también haya madurado lo suficiente como para tragarlo sin problemas.

Cocina lo mismo para todos y separa la parte del bebé antes de condimentar y añadir ingredientes que aún no tome

Es importante ofrecerle agua durante las comidas. Si tu bebé se alimenta de leche materna, quizás la rechace. No te preocupes. Muchos lactantes prefieren regularse ellos mismos con el pecho haciendo tomas cortas y frecuentes para ingerir la parte de la toma materna más aguada, la del principio.

La leche sigue siendo el principal alimento del niño hasta los 12 meses, así que no debes reducir sus tomas y sigue ofreciéndole el pecho a demanda. No te agobies, él solito irá reduciendo poco a poco la cantidad a medida que aumente la ingesta de sólidos.

La mayoría de bebés quieren comer lo mismo que sus papis. Es natural, el peque se fija en todo lo que hacéis y sois su mejor ejemplo. Cocina lo mismo para todos y separa la parte del bebé antes de condimentar y añadir ingredientes que aún no tome. Según lo que se haya cocinado se le podrá ofrecer directamente o habrá que adaptarlo chafándolo, partiéndolo o cortándolo en trozos del tamaño adecuado.

30004649195 4ed7bb77cb Z

Intenta establecer un horario y una rutina. Siéntale a comer cuando aún no esté demasiado hambriento ni cansado. Si tiene que realizar mucho esfuerzo, se frustrará con casi total seguridad. Es importante que los peques asocien sensaciones positivas a la comida.

La BWL no confiere ninguna importancia al orden de introducción de los alimentos. Pasados los 6 meses, el único nutriente que le puede faltar a un bebé es el hierro. Por eso, lo ideal es comenzar su alimentación sólida ofreciéndole alimentos ricos en este mineral como los cereales, los guisantes, el brócoli o el pollo.

Medidas de seguridad

Una de las mayores preocupaciones que tienen los padres a la hora de llevar a cabo la BWL, es el miedo al atragantamiento. En realidad, la mayoría de los bebés tienen la capacidad suficiente como para gestionar la comida en la boca ellos solos a partir de los 6 meses.

Normalmente cuando se atragantan son capaces de volver a echar la comida hacia fuera mediante toses o arcadas, pero hay ciertas pautas que podemos seguir para evitar pasar "un mal trago":

  • Sienta al bebé erguido. Con la espalda recta y frente a la mesa, comprobando que su postura es estable y que puede utilizar las manos y los brazos sin restricciones. Para asegurarnos que su posición es correcta, lo mejor es utilizar una trona adecuada a su edad y tamaño como la trona Polly Magic, de 0 a 3 años, que le permite tener una posición elevada y segura para poder verlo todo. Puedes utilizar su amplia bandeja para poner a su alcance los alimentos.

  • Cubiertos no, gracias. Ni los va a saber utilizar ni resultan seguros para el bebé en esta etapa. Prescinde por completo de ellos. Deja que el peque coja los alimentos con sus propias manos. En esta primera etapa, es fundamental establecer los pilares de una relación sana y agradable con la comida. Las sensaciones que obtenga en sus primeros contactos con ella sentarán las bases de toda su posterior alimentación. ¡Y comer con los dedos es mucho más divertido!

30004650225 A551569f98 Z
  • Alimentos con textura y tamaño adecuados. Los más adecuados son los alimentos enteros de pequeño tamaño (como los guisantes o los garbanzos) o las piezas mayores y blandas que superen el tamaño de su propio puño (una patata cocida, un trozo de brócoli, un pedazo de calabaza o boniato asados, etc.)

  • No le obligues a comer. No debes meterle comida en la boca ni forzarle a comer nunca. Podrías meterle un trozo de tamaño inadecuado o demasiado profundo para que lo pueda gestionar. En el mejor de los casos, se enfadará y se negará en redondo a seguir comiendo. Puesto que su alimento principal en esta etapa de su desarrollo sigue siendo la leche, no te preocupes si al principio no come demasiados sólidos. Sé paciente, al principio quizás solo quiera experimentar y jugar con la comida.

  • Fuera distracciones. Cuando se distraen, aumenta el riesgo de atragantamiento. No le distraigas cuando está comiendo, déjale que se concentre. No juguéis en la mesa ni encendáis la televisión.

  • No le dejes NUNCA SOLO comiendo. Los accidentes ocurren, aunque sean poco frecuentes. Estando junto al bebé lo podréis solucionar rápidamente.

¿Y qué hago si se atraganta?

Lo primero que debemos hacer en este caso es mantener la calma. Esperaremos unos segundos a ver si el bebé lo puede solucionar solo. Lo normal, es que expulse el trozo de alimento por sus propios medios.

Si le cuesta, siempre podemos animarle mostrándole cómo debe hacerlo para que pueda imitarnos. Toseremos y carraspearemos para darle ejemplo, pero nunca le daremos golpes en la espalda ya que podríamos empeorar la situación.

Es importante sentirnos y mostrarnos seguros mientras el bebé come solo, para transmitirle tranquilidad

Si transcurridos unos segundos, el peque no consigue expulsarlo o empeora la situación, actuaremos de manera rápida realizando una maniobra de Heimlich (vídeo).

Es una maniobra muy sencilla que deberíamos saber realizar todos, tanto si se emplea el Baby Led Weaning como si no, ya que los bebés se llevan todo a la boca y pueden atragantarse jugando con cualquier objeto.

Es importante estar concienciados para sentirnos y mostrarnos seguros y tranquilos mientras el bebé manipula la comida y come solo. Los peques captan en seguida las sensaciones de su entorno inmediato y no le beneficiaremos nada si le transmitimos nuestro nerviosismo.

10 alimentos sanos para empezar con el BLW

30004649525 Ee6efae8ae Z

Los primeros días es normal estar un poco perdidos sobre qué podemos darle al bebé. Aquí tienes una lista de sugerencias con alimentos sanos e idóneos para empezar con el BLW, recomendaciones de preparación y consejos sobre cómo ofrecerlos:

  1. Patata, boniato, calabacín o calabaza cocidos o asados en tiras tipo patata frita. También puedes ofrecérselos en trozos grandes, algo superiores a su manita.
  2. Judías verdes o guisantes cocidos.
  3. Brócoli. Dale el ramito, pero no lo cuezas demasiado para que no se le deshaga en la mano nada más tocarlo.
  4. Zanahoria cocida o asada en tiras.
  5. Aguacate en medias lunas. Le será difícil comérselo si está muy maduro, ¡pero se lo pasará pipa aplastándolo y chupándose los deditos!
  6. Pan sin sal. En trozos algo mayores a su puño.
  7. Arroz sin sal.
  8. Macarrones cocidos.
  9. Melón o sandía en tiras.
  10. Plátano. Ofrécele trozos lo suficientemente grandes como para que no pueda metérselos enteros en la boca.

En realidad, los primeros días necesitarás muy poco alimento. No le agobies ni te desesperes. Ponle poquito en el plato: dos o tres palitos de patata, dos ramitos de brócoli, tres macarrones... Al principio, los bebés juegan con la comida, experimentan con su textura, ¡y lo ponen todo perdido! Ten paciencia, los estímulos sensoriales son una fuente rica en información para ellos. Con el tiempo, sabrás cuánto necesita.

Consejos prácticos para no mancharlo todo

Cuando empieces con la BLW, tu peque tendrá 6 meses o más y estará mejorando su motricidad fina y la coordinación de sus manitas día a día. Pero todavía agarra con la mano todo lo que pilla por delante, a veces no atina y tira cosas al suelo, suelta lo que ha cogido y no controla su fuerza ni a donde dirige lo que coge.

Para que no se manche la ropa puedes usar baberos de plástico de manga larga que después puedes lavar bajo el grifo, con un trapo o una toallita húmeda.

La trona resulta útil para delimitarle el espacio donde debe manipular su comida. Polly Magic de Chicco es evolutiva. Está homologada desde el nacimiento, pudiendo utilizarse a partir del primer día como hamaca, e incluye una barra con juguetes colgantes para estimular al bebé. A los 6 meses le servirá de trona, y desde los 12 meses se convertirá en una silla adecuada a su tamaño, para que pueda compartir el momento de la comida con el resto de la familia. Además, su asiento regulable en 6 posiciones, se adapta a cualquier mesa y acompaña al niño en su crecimiento.

Trona Polly

También es aconsejable cubrir sus piernecitas y la trona con prendas viejas y en desuso. No utilices toallas, servilletas, gasas o manteles a los que tengas aprecio porque las manchas de fruta son muy persistentes. Otra opción es desvestir al peque y dejarle solo con el pañal si el clima y la estación del año lo permite. Después de comer límpiale con una esponja y listo.

Otra buena idea que te facilitará la inevitable limpieza tras la comida, consiste en colocar un hule bajo su trona, para evitar que el peque ensucie el suelo con restos de comida.

La BLW es mucho más fácil de lo que parece y con estos prácticos consejos verás como una vez que empecéis, tu peque disfrutará cada día más del momento de la comida.

En Momentos Chicco

Imágenes | iStock / PureDynamics / svetkor / Eduardsv / didesign021 / marcelhozawa

Publicidad

También te puede gustar

Ver más artículos