Publicidad

Las capacidades adquiridas al realizar actividad física se relacionan con un buen rendimiento académico

Las capacidades adquiridas al realizar actividad física se relacionan con un buen rendimiento académico
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

He puesto la imagen de unos niños corriendo como podría haber incrustado la de unos peques dándole a un balón o jugando al al baloncesto; u otros nadando o dando saltos; y si me apuráis incluso podría haber buscado una de menores practicando hockey en línea (como le ha dado por hacer a mi hija pequeña a partir de este curso) o tenis.

Porque actividad física es muchas cosas a la vez, y no tiene por qué pasar por el deporte más o menos reglado, ni son solo las clases de educación física de la escuela… Eso sí, resulta más que aconsejable incentivar que los niños realicen ejercicio físico de forma habitual, por muchas razones que periódicamente comentamos por aquí. Las más importantes son que así se evita el sedentario y que incide directamente en la salud de los más pequeños.

A principios de mes, supimos por los compañeros de Vitónica de un estudio transversal publicado en The Jornal of Pediatrics, según el cual la actividad física a cualquier edad mejora el rendimiento académico. Unos investigadores de las Universidades de Madrid (Autónoma), Cádiz y California, han hallado que la capacidad cardiorrespiratoria y motora (de forma independiente o combinada) se relaciona de forma beneficiosa con el rendimiento académico.

No existe en cambio evidencia entre la fuerza muscular y dicho rendimiento

Parece ser que la capacidad cardiorrespiratoria influye en una mejor nutrición orgánica y cerebral; y la capacidad aeróbica estimula la producción de sustancias que son buenas para las neuronas, potenciando funciones cerebrales.

El estudio ha incluído a 2038 menores de entre seis y 18 años, de los cuales 989 eran niñas. Se han incluido indicadores relacionados con capacidades que se adquieren al realizar ejercicio, como habilidad motora, agilidad, coordinación o capacidad cardiorrespiratoria; y también se ha medido el desempeño académico.

Y por último: no se trata sólo de saberlo, sino también de ponerlo en práctica, animando a nuestros hijos a que se muevan con frecuencia, evidentemente el ejemplo de los padres es muy importante y nos tienen que ver hacerlo, nos tienen que ver que les llevamos a hacer senderismo, que mientras ellos están en el partido, corremos por la pista de atletismo, que no nos da pereza coger la bicicleta, y que nos mantenemos activos físicamente.

Importa más el “qué” que el “cómo”, quiero decir que no todos los niños tienen ganas de hacer deporte reglado, pero muchos disfrutan cogiendo frecuentemente la bicicleta con sus amigos, o caminando al lado de sus padres por la montaña. Importa hacer ejercicio, y hacerlo con asiduidad. No sólo es por la salud presente de nuestros hijos, es que se pueden llegar a prevenir enfermedades crónicas.

Imagen | Chuck Allen.

Vía | Vitonica.

Más información | Journal of Pediatrics En Peques y Más | Nuevo cuaderno FAROS: los beneficios del ejercicio físico en la salud integral del niño, Si tu hijo realiza actividad física seguirá haciéndolo de adulto, y podrá prevenir enfermedades crónicas

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir