Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

Una buena postura es importante cuando tu peque empieza a comer solito

Una buena postura es importante cuando tu peque empieza a comer solito
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

A partir de los 18 meses tu bebé comenzará a coger él solito sus primeros alimentos sólidos con la mano. Sus habilidades se han desarrollado lo suficiente como para ser capaz de coordinar sus manitas y llevárselas a la boca.

Poco a poco, tratará de coger la cuchara para imitar a los mayores. Y sin que apenas te des cuenta, ¡tu bebé comerá solo! Aunque al principio se muestre un poco torpe, con tu ayuda y la práctica diaria cada vez será más independiente. Es hora de enseñarle algunas pautas básicas de higiene postural. A la hora de comer, mantener una buena postura es clave para su desarrollo.

Por qué es importante la postura a la hora de comer

Enseñar a tu bebé a adoptar la postura correcta cuando está comiendo, favorecerá que trague y digiera los alimentos de forma correcta y saludable. Así reducimos el riesgo de que nuestro bebé sufra atragantamientos, cólicos y asfixia postural.

Una mala postura puede causarle daños en cuello y espalda

También resulta imprescindible para que no coja malos hábitos que puedan perjudicar su desarrollo físico, ya que una mala postura puede causarle daños en cuello y espalda.

La forma adecuada de sentarse a la mesa es adoptando una postura recta, con la espalda apoyada en el respaldo de la silla o ligeramente despegada del mismo, pero siempre manteniendo la verticalidad de la espalda.

postura al comer

Cómo ayudar a tu bebé a adoptar la postura correcta

Una vez que el bebé tenga el grado de madurez suficiente y esté preparado para mantenerse sentado con la espalda recta, puedes practicar con él ejercicios específicos para facilitar su sedestación sin agobiarle. Por ejemplo, coloca una mantita en el suelo y túmbale boca arriba, cógele de las muñecas y tira de ellas con delicadeza para incorporarle poco a poco.

Jugando podemos ayudar al bebé a fortalecer la espalda y desarrollar su sentido del equilibrio

También puedes sentarle en tu regazo y jugar con él a “andando, al trote y al galope”. Este tipo de juegos, además de ayudarle a fortalecer la espalda, desarrollan su sentido del equilibrio, que es fundamental para que pueda llegar a mantenerse sentado sin caerse.

Para conseguir que el peque se siente correctamente a la mesa, los sistemas infantiles de retención homologados resultan imprescindibles. Los niños pequeños tienden a curvar ligeramente su espalda cuando se sientan. Es su postura natural y no podemos forzarles.

Una trona capaz de adaptarse a su crecimiento como Polly Progres5 garantizará siempre una buena postura para que el peque pueda integrarse y comer con la familia.

trona polly

Polly Progres5 es la única trona evolutiva que se adapta a las diferentes etapas del crecimiento del bebé, desde el nacimiento hasta los 3 años, gracias a sus cinco configuraciones diferentes. De hamaca a trona y de trona a asiento elevador, en un solo artículo. En cada una de sus posiciones ayuda a que el pequeño se sienta cómodo, pueda manipular con soltura los alimentos, no se haga daño, se integre en el ambiente familiar y coma en una buena postura.

Qué posturas evitar

Utilizar almohadas y cojines mullidos como apoyo es poco recomendable, ya que obligan al bebé a adoptar posturas forzadas que pueden ser nocivas para su espalda.

No es recomendable usar almohadas y cojines como apoyo

Tampoco es conveniente dejar que el bebé se acostumbre a curvar la espalda e inclinar la barbilla hacia el interior de su pecho, ya que de esta manera corre el riesgo de sufrir asfixia postural. Aunque esta se relaciona, sobre todo, con las sillitas para el coche, puede suceder en cualquier postura en la que el bebé se incline sobre sí mismo llegando a apoyar la barbilla sobre el pecho.

En general, aunque podemos practicar juegos y ejercicios que ayuden a nuestro bebé a sentarse o mantenerse sentado, lo ideal es que respetemos el propio ritmo de cada bebé y no tengamos prisa ni le obliguemos a adoptar posturas en las que se sienta incómodo.

Sentarse a comer solito en su trona, compartiendo la misma mesa que sus papis, el horario y el comedor familiar, también expondrá al peque a estímulos nuevos, fomentará su autonomía, sus ganas de conocerlo todo y despertará todavía más sus sentidos.

En Momentos Chicco

Imágenes | iStock / PavelKriuchkov / Avatar_023.

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio
Inicio

Ver más artículos