Compartir
Contenidos contratados por la marca que se menciona

En el coche siempre en su silla: momentos en los que hay que parar

En el coche siempre en su silla: momentos en los que hay que parar
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Tutoriales

Seguro que te has encontrado en algún momento con esta situación. Has programado unas vacaciones en familia y te has decantado por el coche como medio de transporte. El coche es la mejor solución para viajar cuando tienes un bebé puesto que dispones de más espacio para llevar todos sus accesorios y puedes parar cuando sea necesario, pero puede resultar agotador si el viaje es largo o el bebé se inquieta. A continuación tienes algunas recomendaciones para hacer de esta una experiencia segura y agradable.

Paradas frecuentes

Si tienes la opción de elegir es mejor no hacer viajes muy largos, parar cada hora y media (según un estudio de Pediatrics ese es el tiempo máximo que deben permanecer los bebés en una silla de coche homologada) y, por supuesto, evitar las horas punta o los días de “Operación Salida”. Cuando pares para descansar, deja que tu bebé tenga unos minutos de libertad de movimiento para poder estirar las piernas y tomar aire. Si todavía no anda, llévate una mantita para extenderla en el suelo y tumbarlo y aprovecha el momento para darle de comer y cambiarle el pañal. Si durante el trayecto notas que se marea, baja las ventanillas para que le dé el aire hasta que puedas volver a parar.

Descansos contra los mareos

Cq5dam Thumbnail 600 600

Es poco frecuente que los bebés menores de 2 años se mareen puesto que aun no tienen el sentido del equilibrio desarrollado. De hecho, según la Asociación Española de Pediatría la edad más frecuente de mareo entre los niños es de 2 a 12 años y estos suelen ir acompañados de nauseas y/o vómitos. Para evitarlo no conviene que el niño tenga la vista fija en ciertas actividades de concentración como escribir, pintar, leer o jugar a videojuegos.

Los métodos de distracción más adecuados pasan por cantar canciones o jugar a algún juego que les haga fijar su vista en el paisaje. En este artículo tienes algunas ideas. Además, tampoco se recomienda que el niño coma demasiado ni tenga el estómago vacío. Lo mejor es darle comidas ligeras en el momento en que se para a descansar y tener siempre a mano un biberón con agua, además de ropa de recambio y toallitas. Una buena opción es llevar con vosotros un calienta biberones de los que funcionan con el cargador del coche para calentar biberones y/o potitos.

Ni frío ni calor

Otra de las cosas que debemos tener muy en cuenta cuando viajamos en coche es la regulación de la temperatura. Tan necesario es poner parasoles en las ventanillas laterales para evitar que el sol dé directo a nuestro bebé, como moderar el uso del aire acondicionado. Es importante no abrigar mucho al niño, puesto que las sillas homologadas en las que viajan envuelven su cuerpo, y comprobar cada cierto tiempo si suda o si sus extremidades están frías.

Durante el tiempo que dura uno de los descansos que debes hacer a lo largo del viaje y en la medida que sea posible, aparca el coche en una zona con sombra. Si no tienes más remedio que aparcarlo al sol, pon un parasol en el parabrisas que impedirá un recalentamiento excesivo del interior del coche. En cuanto te pongas en marcha, viaja unos kilómetros con las ventanillas bajadas y el aire acondicionado apagado para permitir la renovación del aire interior.

Su silla adecuada

Cq5dam Web 1280 1280

Según la DGT, los menores de 12 años cuya estatura no alcance los 135 cm, deben usar obligatoriamente un dispositivo de retención adaptado a su talla y peso en el trayecto completo del viaje. Las correas han de quedar bien ajustadas al cuerpo del niño y el sistema debe ir bien instalado preferentemente en la parte trasera del vehículo. Si va delante, el airbag debe estar desactivado.

El sistema de retención infantil adecuado irá en función de la altura y peso del niño. Entre 0 y 10 kg, es decir, en sus primeros meses de vida, pertenecerá al grupo 0 y su sistema será el capazo adaptado que se colocará siempre en el asiento trasero, en posición transversal y con la cabeza del bebé hacia el interior. Hasta los 13 kg pertenecerá al grupo 0+ e irá en una sillita que se instalará en la parte trasera del vehículo (o en la delantera si el airbag no existe o está desconectado) en el sentido contrario de la marcha.

Al grupo 1 pertenecen los niños que pesan entre 9 a 18 kg que podrán utilizar una silla con sistema Isofix como la silla Oasys 1 Isofix de Chicco. Esta silla ha sido premiada como la mejor silla del grupo 1 en los prestigiosos The Best Baby&Toddler Gear Awards. Se instala fácilmente en el coche sin necesidad de utilizar el cinturón de seguridad y es transpirable gracias a su sistema Air Circulation. Se reclina en 5 posiciones de forma fácil para que el niño pueda descansar y dispone de reposacabezas y arneses que se van ajustando a la altura del niño conforme va creciendo.

Al grupo 2 pertenecen los niños cuyo peso oscila entre los 15 y los 25 kg, mientras que en el grupo 3 estarán los niños que pesen entre 22 y 36 kg.

Sea cual la sea la silla elegida según el tamaño de tu hijo, y una vez correctamente instalada, utilízala siempre, incluso en los trayectos cortos. La seguridad es muy importante ya que con estos sistemas se reduce hasta un 90% las lesiones producidas por algún impacto. Así que planifica bien tu viaje, programa correctamente los descansos y ante cualquier contratiempo, para el coche para solventarlo.

No olvidemos que cada niño es un mundo y eso es lo que los hace maravillosos. Así que disfruta de ellos y de estas experiencias irrepetibles con confianza y seguridad.

En Momentos Chicco

Publicidad

También te puede gustar

Comentarios cerrados

Ver más artículos