¿Sabemos elegir bien el calzado de nuestros peques según la etapa de crecimiento? 8 claves para acertar

¿Sabemos elegir bien el calzado de nuestros peques según la etapa de crecimiento? 8 claves para acertar
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

La vuelta al cole (y a la escuela infantil) está repleta de emocionantes novedades. Nuevas rutinas, nuevos compañeros, nuevo cole, nueva mochila... ¡y nuevos zapatos! Y es que el pie de nuestros pequeños no para de crecer y muchas son las familias que aprovechan el inicio del curso y la llegada de la nueva estación para renovar el calzado de los niños. Aunque a veces no le damos la debida importancia a esta elección y, realmente, juega un papel esencial en su desarrollo.

¿Estamos eligiendo bien los zapatos de nuestros bebés? Es un interrogante que muchos se harán, ya que la tarea no es sencilla. Especialmente, si no sabemos a qué atenernos a la hora de buscar el calzado infantil más recomendable en cada etapa, puesto que no se trata solo de que sean zapatos de los adultos en miniatura. El pie del niño tiene sus propias necesidades y está en constante evolución, por lo que el calzado debe adaptarse (y no al revés).

En esta tarea, Biomecanics es nuestra gran aliada: una marca de calzado infantil recomendada por los pediatras y profesionales del sector por ser pionera en investigar cómo deben ser los zapatos más adecuados en cada etapa de crecimiento del pie infantil.

Una firma de referencia para las mamás y los papás que buscan calidad. Con la tranquilidad de saber que además, Biomecanics lleva más de medio siglo en el mercado, por lo que varias generaciones de niños han crecido con sus diseños.

Consejos para acertar con el calzado de los niños

Gracias a su colaboración con el Instituto de Biomecá­nica de Valencia (IBV) y la Asociación Española de Enfermería Pediátrica, además de los estudios realizados con bebés y niños, en Biomecanics comprendieron las verdaderas necesidades de un pie en constante crecimiento y las cualidades que debe tener un calzado que se considere óptimo para nuestros pequeños.

Debe ser cómodo

En líneas generales, es imprescindible que el zapato que elijamos resulte cómodo para el o la peque. Para ello, es recomendable probárselos con detenimiento en los dos pies, pues puede haber pequeñas variaciones de uno a otro. Además, si se los dejamos probar unos minutos, al quitarlos comprobaremos si causan algún tipo de presión o fricción que pueda resultar molesta para con el uso continuado.

En sus primeros pasos, mejor con estabilizador

Un reciente estudio sobre la influencia del calzado en los primeros pasos de la marcha infantil realizado por Biomecanics junto al IBV concluye que si el calzado no presenta una estructura funcional mínima, como el estabilizador de Biogateo, el bebé tendrá que realizar un esfuerzo extra que se traduce en una mayor modificación del patrón de la marcha y un menor control, lo que conlleva un aumento de tropiezos y caídas.

En este período, el calzado debe aportar seguridad y estabilidad, sin interferir en la libertad de movimiento del niño, que es lo que va a permitir un desarrollo natural y respetuoso.

Si empieza a andar

Para la etapa de evolución de la marcha (o cuando esta se está consolidando) debemos buscar un calzado resistente y flexible que a la vez que proporcione libertad de movimiento al pie sea capaz de soportar el uso intensivo por parte del niño, cuya actividad física irá en aumento. Es, además, una etapa en la que el pie no solo crece a lo largo, sino también a lo ancho, por lo que es recomendable que la horma sea evolutiva y se adapte, como ocurre con la gama Bioevolution de Biomecanics.

Consejos Elegir Zapatos Bebe Nino 8

La talla

A menudo, es una de las cuestiones que más dudas genera porque no es fácil probar zapatos a un niño que no para de moverse o no deja que se los pongamos. Para medir el largo, podemos extraer la plantilla y colocar el pie encima, ajustando el talón para comprobar que el dedo más largo guarda con la puntera una distancia de 10 mm, en el caso de los bebés, y 15 mm en los niños mayores.

Lo ideal es comprobar el largo con el pie en carga, es decir, cuando el bebé está erguido y apoyado en ambos pies, pero si no es posible porque aún no lo ha conseguido, también podemos palpar con el pulgar de la mano el zapato puesto para comprobar que la distancia se cumple.

Además, podemos recurrir a dibujar la silueta del pie con un lápiz sobre un folio para tener una medida más exacta, teniendo en cuenta la del dedo más largo, y compararlo con las tablas de medidas que ofrece el fabricante.

Mejor transpirable

Es una cualidad a tener en cuenta para que el pie no sude y no provoque incomodidades en el pequeño e incluso hongos.

Con plantilla extraíble

Es una característica deseable en los zapatos de los más pequeños, ya que permite airear el calzado, así como facilitar la medida para encontrar la talla más adecuada. En el caso de los de Biomecanics, además, se trata de una plantilla antibacteriana que garantiza una mayor higiene.

Con suela antideslizante

Para que no resbalen en su día a día y puedan experimentar con confianza, lo mejor es optar por calzado con suela antideslizante. Además, si cuenta con ranuras, como los de Biomecanics, favorecerá una mayor flexibilidad para adaptarse totalmente al movimiento del pequeño.

Que favorezca la autonomía

En niños con la marcha establecida conviene elegir modelos de calzado con sistemas de ajuste que favorezcan su autonomía. Así, serán preferibles los diseños con velcro, cremallera o gomas ajustables, por ejemplo, para permitir que el niño pueda ponerse solo los zapatos llegado el momento. ¡Es algo que les encanta hacer por sí mismos!

¿Cuándo cambiamos de talla?

Debemos tener en cuenta que el pie de los bebés y los niños crece constantemente y los pequeños no avisan cuando un zapato les queda pequeño. Y es que a veces nos pueden sorprender con cambios de talla inesperados, incluso en la misma temporada. Para no llevarnos sorpresas, como estándar podemos decir que los menores de 15 meses cambian de talla cada cuatro meses; de 15 a 24 meses cambian cada seis meses, y de 24 a 36 meses cambian cada 8 meses.

Seguro que con estos parámetros y la ventaja de la innovación tecnológica de Biomecanics conseguirás el perfecto zapato respetuoso para cada etapa de tu peque.

Comentarios cerrados
Inicio