Compartir
Publicidad

Por qué es tan importante "lo que no llevan" los primeros alimentos complementarios del bebé

Por qué es tan importante "lo que no llevan" los primeros alimentos complementarios del bebé
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cada día somos más conscientes de qué debemos y no debemos consumir para llevar una alimentación saludable. Los medios de comunicación, Internet y las redes sociales difunden casi a diario estudios sobre hábitos de consumo y su impacto sobre nuestra salud, así como nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias sobre qué alimentos deberían dominar en nuestra dieta y cuáles deberíamos desterrar de nuestro carrito de la compra.

Los procesados, y más todavía los ultraprocesados, están en el punto de mira de expertos y consumidores debido a algunos de los ingredientes que suman a nuestra dieta: azúcares, sal, grasas saturadas, etc. Como consecuencia, la lectura del etiquetado de los productos que compramos en el supermercado se ha convertido en un hábito cada vez más presente entre los usuarios. Mientras, la industria ha tomado nota y se esfuerza cada vez más por ofrecer nuevos alimentos con un perfil más natural, sobre todo en el ámbito infantil.

Es el caso de la nueva gama de cereales Hero Baby, que apuesta por los alimentos naturales para bebés manteniendo un firme compromiso nutricional, seleccionando harinas de grano completo (integrales) y eliminando de sus recetas ingredientes como los azúcares añadidos y producidos. De esta manera, se alinean con las recomendaciones pediátricas y las tendencias del mercado.

La tendencia a los alimentos más naturales

Cereal Hero

Pero ¿a qué llamamos "alimento natural"? Según algunos estudios disponibles, el consumidor se basa en tres factores: la forma en la que se ha cultivado, la tecnología e ingredientes usados y las propiedades del alimento final.

Esta tendencia ha impulsado a las marcas especializadas en alimentación infantil a ofrecer alimentos menos procesados

Como mencionábamos unas líneas más arriba, esta tendencia de consumo ha impulsado también a las marcas especializadas en alimentación infantil, como Hero, a trabajar de la mano de expertos en nutrición con el objetivo de ofrecer alimentos menos procesados y que se ajusten a las nuevas recomendaciones de las autoridades sanitarias. Porque, cada vez más, los profesionales especializados en nutrición infantil nos advierten de que la composición de los primeros alimentos que les ofrecemos a nuestros bebés es vital a la hora de educar en hábitos saludables.

Y, a partir de los seis meses, cuando el lactante empieza a recibir alimentación complementaria a la leche, los cereales y la fruta son los primeros en llegar a su nuevo menú.

Lo que no deberían llevar los cereales del bebé

Ingredientes No Deberia Llevar Cereales Bebe

Los padres deberíamos ser capaces de distinguir cuáles son las opciones más saludables atendiendo con detalle a la composición y aporte nutricional de los alimentos que damos a nuestros hijos. De entrada, cuanto más corto sea el listado de ingredientes, más natural será el producto.

Obviamente, cada ingrediente para consumo humano se ha sometido a todo tipo de controles antes de ser aprobado y la legislación especifica además la dosis permitida. Los controles son regulares y, además, la normativa va adaptándose a los nuevos descubrimientos científicos.

A la hora de consultar el etiquetado de los cereales de nuestro bebé, aunque podemos extrapolarlo a otros envasados, deberíamos reparar, al menos, en estos dos componentes:

  • El azúcar: según la recomendación de la Asociación Española de Pediatría (AEP) en menores de 2 años deben evitarse los azúcares añadidos y libres, así como reducir la ingesta a menos del 5% del consumo calórico total en los mayores de esa edad. Y es que estudios importantes como este de la Asociación Americana del Corazón vinculan en consumo de azúcares añadidos "con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en los niños".

  • La sal: la OMS indica que la cantidad máxima de sal que puede ingerir al día un bebé hasta los 12 meses es de menos de 1 gramo, mientras que de uno a tres años es de 2 gramos al día. La autoridad sanitaria internacional relaciona un consumo de sal por encima de estos niveles como un factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes o enfermedades respiratorias.

La hidrólisis, un proceso en vías de extinción

papilla

Las firmas especializadas en nutrición infantil más solventes han ido adaptándose a esta evolución en las recomendaciones nutricionales de los profesionales con el diseño de alimentos infantiles menos procesados. De hecho, recetas como las de los nuevos cereales Hero Baby han dado un nuevo paso hacia una alimentación más natural prescindiendo de la hidrólisis en su elaboración.

La marca opta así por una receta con cero azúcares añadidos (salvo en la variedad con miel), pero también sin azúcares producidos. Estos últimos son los resultantes del proceso de hidrólisis, en el que se añaden enzimas que hacen que el almidón se rompa en pedacitos pequeños. En función del grado de hidrólisis, se producirán dextrinas -en su grado menor-, maltosas y/o azúcares como la glucosa -en el más alto-.

Tradicionalmente los cereales infantiles han sido hidrolizados con el propósito de mejorar su digestibilidad por parte del bebé. Actualmente se considera un paso innecesario en la fabricación, ya que los bebés pueden digerir el almidón sin dificultades. Al renunciar a la hidrólisis, también se favorece en el bebé la asunción de hábitos más correctos adoptando de forma temprana preferencias por sabores no tan dulces.

Mejor la modalidad integral

Bodegon Nuevoscereales

Por otra parte, la OMS y el resto de organizaciones relevantes aconsejan consumir los cereales especialmente en su versión integral, es decir, en forma de grano completo. Nos referimos tanto al grano de cereal entero como a aquel molido, roto o en copos cuyos principales componentes (endospermo, salvado y germen) se presentan en las mismas proporciones que en el grano original, con todos sus nutrientes.

Básicamente, resulta mucho más nutritivo que el original en su aporte de hidratos de carbono, proteínas, fibra soluble (betaglucano) e insoluble (lignina), vitaminas B y E, minerales (zinc, hierro, magnesio, fósforo, selenio), antioxidantes y lípidos (ácidos grados esenciales). Su consumo regular se asocia con una reducción del riesgo de sufrir enfermedades como diabetes, cardiopatías coronarias o cáncer del sistema digestivo, al margen del poder de la fibra para controlar el sobrepeso.

Los cereales integrales son mucho más nutritivos que los refinados en su aporte de fibra, hidratos de carbono, vitaminas, minerales y lípidos

Dentro de su compromiso nutricional, Hero Baby ha evolucionado en su receta hacia unos cereales más saludables para el bebé elaborados con harinas integrales y, por tanto, con un alto contenido en fibra. Su receta, además, está enriquecida con vitaminas, calcio y hierro para prevenir posibles carencias derivadas de una dieta no suficientemente variada o equilibrada.

Y es que, por ejemplo, las reservas de hierro comienzan a disminuir en el bebé a partir de los seis meses, por lo que los cereales enriquecidos pueden ser una alternativa para garantizar su suministro si no se consumen alimentos ricos en este mineral esencial.

Ahora que conoces todas las ventajas de la nueva receta natural de cereales Hero Baby, solo te falta saber que se pueden probar gratis solicitando una muestra en su web.

Imágenes | iStock/tatyana_tomsickova, iStock/KuznetsovDmitry, iStock/Magone

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio