Por qué es tan importante el descanso de tu bebé y cómo asegurarte de que sea de calidad

Por qué es tan importante el descanso de tu bebé y cómo asegurarte de que sea de calidad
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

Los primeros años de vida de un bebé son toda una experiencia de descubrimiento y desarrollo. Olores, nuevas sensaciones, texturas sorprendentes y risas espontáneas se suceden a lo largo del día y se intercalan con las horas de sueño necesarias en cada etapa de su crecimiento.

En el día a día, es importante saber que tanto el tiempo de descanso como la calidad del sueño van a determinar por completo la forma con la que los peques responden al mundo que les rodea. Con las rutinas correctas y la elección de elementos adecuados orientados a su comodidad y bienestar, podremos cubrir todas sus necesidades y mejorar por completo su calidad de vida. Aunque los recién nacidos duermen a lo largo de todo el día, en este artículo nos centraremos en el período de sueño por excelencia, la noche, que es en el que poco a poco centrarán su descanso.

Rutinas saludables para conseguir que nuestros peques descansen

Crear todo un ritual nocturno para que el bebé se vaya a dormir relajado y en el ambiente adecuado va a resultar muy beneficioso para su desarrollo personal. Aunque las rutinas que proponemos pueden variar en función de los estilos de vida de las familias y de las preferencias de los peques, sin duda, constituyen una buena guía para proporcionarle un descanso de calidad.

Lo primero, el baño

Rutina Bano Bebes

El baño de los bebés no tiene por qué hacerse de noche, pero es cierto que a muchos bebés los relaja antes de dormir. Es un excelente primer paso en las rutinas de descanso, sobre todo si mantenemos un ambiente tranquilo y lo disfrutamos con serenidad. Con todos los accesorios preparados y accesibles, llenaremos su bañera con agua templada y ¡utilizaremos jabones aptos para la piel del bebé, que en sus primeros meses de vida es muy fina y sensible. De hecho, no es preciso usar jabón a diario.

Podemos incorporar también aceites para dar suaves masajes relajantes después de la higiene, que son recomendables si el bebé aún mantiene la costra láctica o si el agua de la zona donde vivimos es muy dura. Terminaremos este paso de la rutina nocturna secando a nuestro peque con una toalla de tacto suave y prestando especial atención a los pliegues en zonas como las axilas, las rodillas o el culito.

Un pañal cómodo y eficaz

Si durante el baño hemos prestado especial cuidado con la piel del bebé, en sus horas de sueño también debemos tenerla en cuenta. Los cambios de temperatura, el dolor que provocan posibles irritaciones y la humedad del pipí sobre la piel pueden generar incomodidad e irritaciones y, por tanto, un sueño de mala calidad que les pasará factura el resto de la jornada.

Un buen pañal es fundamental para cualquier momento del día, puesto que está en contacto directo con la piel, pero más incluso durante la noche, que es cuando permanece más horas puesto. El material debe ser suave, transpirable, absorbente y poco deformable; con un diseño que se adapte al cuerpo del bebé.

Gracias al trabajo de marcas como Dodot, hoy podemos encontrar modelos con la suficiente capacidad y rapidez de absorción para mantener la piel seca durante todas las horas de sueño. Su último lanzamiento, el pañal Dodot Bebé-Seco, presenta un exclusivo diseño que impide que la humedad se acumule en el interior y favorece que la piel respire.

Según la propia firma, absorbe el líquido 2 veces más rápido que otras marcas, por lo que es más efectivo para mantener el pipí lejos y la piel del bebé más seca. Al contrario de lo que puede suceder con otros pañales, el doble manguito de Dodot no se rompe, brindando una excelente protección contra fugas. Además, cuenta con canales de aire que ayudan a distribuir el líquido de manera uniforme a lo largo del pañal, manteniendo su forma original y logrando una piel seca y aireada.

La ropita para dormir

En el mercado, existen multitud de alternativas de ropita pensadas especialmente para los bebés. Lo ideal es buscar siempre materiales suaves y transpirables, como el algodón, y escoger piezas que no tengan costuras ni elementos pequeños que pueda ingerir. Un pelele de una sola pieza con cierre en la entrepierna es perfecto para que el cambio de pañales sea mucho más sencillo.

En los meses de frío hay que buscar prendas abrigadas, pero tampoco excedernos. Lo fundamental es que se sientan cómodos, con los pies calentitos y con prendas de ropa que les hagan tener plena libertad de movimiento para dormir bien.

La cuna, a punto

Debe estar construida con materiales y acabados seguros, sin aristas o salientes, y no tener un largo inferior a 20 cm más que la altura del niño, mientras que el colchón ha de ser firme, pero no duro.

Con la cuna debemos seguir normas similares a las de la ropa. No hay que excederse con las mantas para no sobrecalentar su temperatura. La sudoración puede convertirse también en un inconveniente para la piel de los peques y hay que tenerlo en cuenta. Tampoco es conveniente pulverizar aromas o brumas de almohada como las que usamos los adultos, sobre todo si no sabemos a ciencia cierta cómo va a reaccionar su epidermis.

Ambiente Descanso Bebes

El ambiente ideal

Una iluminación tenue y un entorno sosegado harán que el sueño del peque sea mucho más placentero. En el momento de llevar al bebé a la cuna, siempre en torno a la misma hora, dejemos las prisas fuera de la habitación para mimetizarnos con el ambiente afable que hemos creado.

También podemos ayudarnos de humidificadores o purificadores de aire para crear una atmósfera limpia antes de llevar al peque a dormir. Su calidad del sueño mejorará mucho si prestamos atención a estos pequeños detalles, que nos ayudarán a crear todo un templo del descanso en casa.

Los beneficios de un buen descanso en edades tempranas

Si como adultos, dormir menos horas de las recomendadas puede ser toda una odisea de irritabilidad, agotamiento y molestias digestivas, en el caso de los peques, estos inconvenientes pueden incluso afectar a su propio desarrollo físico y cognitivo.

Los recién nacidos suelen dormir entre 16 y 20 horas, despertándose cada una o tres horas. De 4 a 6 meses, el descanso es de 10 a 15 horas y, a partir del año, lo habitual es que duerman entre 10 y 12 horas al día, incluidas una o dos siestas.

Durante el sueño, se regenera el sistema inmunológico. Además, si nuestro peque ha dormido bien y se siente descansado, podrá responder mejor a todos los estímulos que irán conformando su aprendizaje.

Calidad Sueno Bebe

¿Cómo podremos saber entonces que nuestro bebé no descansa lo suficiente? El síntoma más evidente suelen ser los llantos repentinos. Al fin y al cabo, es su forma de expresar que están cansados y que no se encuentran bien. Otra señal muy clara es cuando vemos que están especialmente sensibles e irritados, e incluso cuando su apetito no es el mismo de siempre.

También podemos comprobarlo con problemas en su piel derivados de un pañal de mala calidad, como rojeces, dermatitis o rozaduras en la zona del culito y la ingle. Por eso es tan relevante elegir un pañal cómodo, absorbente y suave, como los nuevos Dodot Bebé-Seco.

Piel seca y fresca para un descanso de calidad

Si, definitivamente, lo que buscamos es que nuestro peque duerma bien, sin humedades, irritaciones o molestias, el nuevo Dodot Bebé-Seco es una elección de lo más acertada, que nos ayudará a evitar tres tipos de inconvenientes.

Humedad en la piel e irritación

Cuentan con una capa de sequedad expres y microperlas absorbentes que encapsulan el pipí, así como canales de aire que garantizan la transpiración, por lo que se minimizan las posibilidades de permanecer toda la noche con la piel mojada. Esto es muy interesante para jornadas de sueño largas como las de la noche, en las que se pueden acumular hasta 3 y 4 pipís.

Frame Bebe

Fugas en el pañal

El doble manguito de Dodot Bebé-Seco no se rompe, lo que es perfecto para evitar fugas. Al igual que los laterales elásticos, que se ajustan a las piernas sin entorpecer sus movimientos. De esta manera, no solo nos aseguramos de que el interior del pañal permanezca seco, sino también su ropita, las mantas y el colchón de la cuna. Además, posee unos laterales elásticos que que se adaptan a los movimientos de las piernas del bebé.

Acumulación de pipí

Con los canales de aire que permiten la transpiración, también se consigue que el líquido se reparta de forma uniforme por todo el pañal. Asimismo, ayudan a mantener la estructura original, sin abultamientos o deformaciones que incidan negativamente en el descanso del bebé.

Un pañal de calidad es, sin duda alguna, una de las mejores elecciones que podemos hacer por el bienestar y la comodidad de nuestro bebé. Nos esperan jornadas de sensaciones y descubrimientos junto a los peques y, desde luego, no hay nada como un buen descanso para que disfruten la experiencia como nunca.

Imágenes | Dodot, Unsplash/Peter Oslanec, Unsplash/Jonathan Borba, Pexels/Kristina Paukshtite

Inicio