¿Qué hacer (y qué no) ante la fiebre de los más pequeños? Consejos prácticos y una solución de tu infancia que es tan efectiva como entonces

¿Qué hacer (y qué no) ante la fiebre de los más pequeños? Consejos prácticos y una solución de tu infancia que es tan efectiva como entonces
Sin comentarios

El cuidado de un niño, especialmente, de un bebé, nos expone a los padres a innumerables momentos de incertidumbre, sobre todo cuando aparece la fiebre. Y es que cuando los más pequeños la tienen, se activan todas las alarmas y, sobre todo cuando no tenemos demasiada experiencia, nos surgen infinidad de dudas.

Aunque no debemos olvidar que la fiebre es un mecanismo de defensa que se activa en el cuerpo ante la presencia de una infección causada por bacterias o virus. Y es que el aumento de la temperatura en el cuerpo activa nuestras defensas e impide que los virus o bacterias se reproduzcan en nuestro organismo.

Aun así, para que sepas cómo reaccionar cuando te encuentres con este contratiempo, aquí van unos cuantos consejos relacionados con las dudas que más frecuentemente asaltan a los padres.

Cómo saber si tu bebé tiene fiebre

fiebre bebes

En primera instancia, podemos comprobar mediante el tacto si el niño tiene fiebre, tocando su piel. Eso nos dará una idea aproximada que a continuación debemos confirmar con un termómetro, que nos permitirá saber la temperatura exacta. Si es de pistola, la obtendremos de manera instantánea; si es de contacto, tendremos que mantenerlo pegado a su piel unos minutos para lograrlo.

Con los termómetros tradicionales, la mejor forma de obtener el dato preciso es tomar la medición en el recto en bebés y en la axila en niños mayores. Con los de pistola se puede tomar de forma inmediata en la frente, en la nuca, en la axila o en cualquier otro punto de la piel, aunque variarán las cifras obtenidas.

En cualquier caso, cabe señalar que se considera fiebre cuando la temperatura corporal alcanza o supera los 38ºC (fiebre moderada). A partir de los 39º se considera fiebre alta y cuando hay más de 40º, fiebre muy alta.

Otros síntomas de fiebre en bebés

Más allá de la temperatura que marque el termómetro, hay otros indicios el la apariencia del niño que te darán más pistas sobre la fiebre:

  • Mejillas enrojecidas
  • Ojos vidriosos (llamativamente brillantes)
  • Llanto e irritabilidad
  • Decaimiento
  • Escalofríos

¿Debo ir al médico?

fiebre bebes consejo

Es la pregunta que muchos se hacen, sobre todo cuando no hay experiencia previa y es la primera vez que se enfrentan a una situación así. En general, puesto que la fiebre no es una enfermedad en sí, sino un mecanismo de defensa del organismo, no es motivo de consulta médica de urgencia. Salvo estas excepciones que implicarían acudir al médico:

  • Si aparecen manchas que no desaparecen al estirar la piel.
  • Si hay dificultad respiratoria: se marcan las costillas y se hunde el esternón, se oyen silbidos, respiración muy agitada, etc.
  • Cuando la fiebre va acompañada de llanto excesivo y difícil de calmar, decaimiento e irritabilidad.
  • Cuando hay vómitos o diarrea abundantes que puedan deshidratar al pequeño.
  • Si aparecen convulsiones.
  • Si no hace pipí o es muy escaso.
  • Temperatura mayor de 42º.
  • La fiebre persiste más de tres días.
  • Cuando hay fiebre en bebés menores de 3 meses se recomienda acudir a Urgencias.

¿Qué cuidados necesita un bebé con fiebre?

fiebre bebes

Lo primero y más aconsejable es que el pequeño permanezca en casa mientras tenga fiebre, tanto para evitar contagios como para favorecer su bienestar hasta que se recupere. Además, es muy posible que el niño se muestre alicaído y necesite más reposo de lo habitual.

Asimismo, es recomendable que permanezca en un espacio con una temperatura no muy elevada y lo mejor ventilado posible (sin que pase frío). Es posible que el bebé no muestre apetito hasta que vaya mejorando, pero no es necesario obligarlo a comer. Aunque sí conviene ofrecerle líquidos con frecuencia para evitar la deshidratación. Pueden ser agua, leche, zumo o algún caldo, si le apetece.

¿Cuánto abrigo necesita?

Es una de las dudas más recurrente entre los padres, ya que en ocasiones la fiebre causa sensación de destemplanza y hasta escalofríos. Tradicionalmente se tenía la creencia popular de que abrigar al pequeño para favorecer la sudoración y así favorecer la recuperación.

Hoy en día se recomienda desabrigar al pequeño, aunque siempre dependerá de su bienestar: si siente frío, podemos arroparlo con algo ligero como una sábana. Si tiene calor, podemos dejarlo perfectamente con el body o el pañal, sin ropa.

Zelle Duda Uld7ade36z4 Unsplash

En bebés, la duda está aún más justificada, ya que no tienen la capacidad de manifestar si sienten frío o calor. En su caso, debemos estar pendientes de las reacciones de su cuerpo, por ejemplo, si suda o tiene la piel de gallina. Un buen método para comprobar la temperatura real en bebés es palpar su nuca.

Tu solución de siempre

Sin duda, en esto de la fiebre y los niños, muchos tendrán un nombre grabado en la mente como referencia: Dalsy. Se trata del medicamento sin receta con el que han crecido esos que ahora se estrenan como padres o incluso quienes ya han formado una familia con más de un hijo.

Y es que tanto para las molestias derivadas de la fiebre como para dolores leves y moderados (de cabeza, de oídos, de dientes, etc.) Dalsy es el medicamento en el que han confiado varias generaciones para tratar a los más pequeños a partir de los 3 meses y peso igual o superior a 5kg*.

Se administra por vía oral. Para los más pequeños, en un formato tipo jarabe con un sabor agradable que facilita su aceptación. A partir de los 7 años, podemos recurrir al formato granulado efervescente y, a partir de los 12, a los comprimidos tradicionales.

¿Cuándo utilizar Dalsy?

Además de en los episodios de fiebre mayor de 38º con molestias, este medicamento antiinflamatorio, analgésico y antitérmico se puede emplear cuando el niño tenga dolores de cabeza, garganta, oídos, así como musculares por caídas o golpes.

En cualquier caso, se recomienda tomar Dalsy con la comida o acompañado de leche para reducir a posibilidad de molestias estomacales. Consulta la dosis correcta para tu pequeño en el Dalsymetro.

Con estos consejos sobre cómo actuar cuando nuestros pequeños tengan fiebre y la confianza que da una marca con más de 30 años en el mercado como Dalsy, en la que ya confiaron nuestros padres, aliviar las molestias a nuestros pequeños será mucho más fácil y llevadero.

Para más información: www.dalsy.es

*Indicado para niños a partir de 3 meses y peso igual o superior a 5kg. En niños menores de 2 años, consulte con su médico.

No administrar en caso de úlcera gastroduodenal. Lea las instrucciones de este medicamento y consulte al farmacéutico. Titular de la autorización de comercialización: Mylan IRE Healthcare Limited.

Inicio