Publicidad

Preparando la llegada del bebé: todo lo que debe incluir su canastilla (y la de la mamá)

Preparando la llegada del bebé: todo lo que debe incluir su canastilla (y la de la mamá)
Sin comentarios

Preparar la canastilla del bebé es uno de los momentos más ilusionantes durante el embarazo. Un ritual en el que papás y mamás miman cada detalle para que no le falte de nada al recién nacido en sus primeros días de vida. Pero, entre tanta oferta, a veces elegir los productos imprescindibles y descartar lo accesorio es complicado.

Lo ideal es preparar la bolsa con tiempo suficiente, ya que no debemos olvidar que la fecha estimada de parto es eso: una estimación que puede cumplirse o no. De hecho, puesto que la franja normal de parto se sitúa entre la semana 37 y la 42, lo ideal sería tener lista la canastilla con anterioridad, ya que el bebé puede sorprendernos llegando días o incluso semanas antes de lo previsto.

Estos son los accesorios y prendas que no pueden faltarnos de cara a nuestra estancia en el hospital.

Imprescindibles en la canastilla del bebé

A la hora de planificar el contenido de la bolsa del recién nacido, es importante que elijamos accesorios y prendas con tejidos que respeten la delicada piel del bebé. Es el caso de las prendas eco-concepción que componen la colección baby de KIABI, confeccionadas con algodón ecológico 100%.

Cambio de pañal

Dependiendo del hospital en el que nazca el pequeño, es posible que nos ofrezcan pañales durante la estancia. No obstante, conviene tener preparado un paquete de pañales de la talla 1 (o 0 si se trata de un bebé que no supera los 3 kilos).

Para la limpieza en cada cambio de pañal, podemos optar por esponjas jabonosas sin aclarado o toallitas húmedas, así como una toalla o una muselina para secar su piel inmediatamente después.

Podemos también disponer de un cambiador de viaje para colocar al bebé encima en cada cambio, aunque en algunos hospitales suele haber empapadores o protectores absorbentes e impermeables que se pueden aprovechar para este fin.

Y, aunque algunos bebés no la necesitan en los primeros días, conviene tener a mano una crema protectora de pañal por si aparecen irritaciones en la zona.

Accesorios para el primer baño

El momento del primer baño dependerá del protocolo establecido en cada hospital, aunque por regla general no se recomienda en las primeras 24 horas de vida para evitar tanto alterar su temperatura como eliminar artificialmente la capa de grasa que protege al bebé al nacer. De hecho, la Asociación Española de Pediatría (AEP) señala que "el baño corporal total no suele ser necesario en el recién nacido" e indica en su lugar que un "lavado de zonas concretas minimiza la exposición al agua y disminuye la pérdida de calor".

Así, en el hospital podemos realizar un baño de esponja (sin sumergir al pequeño en agua), para lo que convendría incluir en la canastilla del bebé un pack de capa de baño y manopla. En este aspecto, tanto capas como toallas han de estar confeccionadas con un tejido suave 100% de algodón para secar con ligeros toques la delicada piel del bebé.

Por otro lado, contar con un neceser de aseo para el bebé durante la estancia en el hospital nos resultará muy útil, ya que contiene algunos accesorios que podemos emplear como cepillo, termómetro o aspirador nasal.

Para la lactancia

En las tomas de pecho o biberón conviene tener a mano muselinas para las posibles regurgitaciones. Algunos padres prefieren colocar también baberos a sus pequeños para evitar manchar su ropita cuando comen.

Hora de dormir

En sus primeros días, el recién nacido pasará la mayor parte del tiempo durmiendo y, aunque en el hospital dispondremos de todo lo necesario para proporcionarle calor y confort, muchos padres deciden incluir en la canastilla su propia mantita o incluso un saquito para bebé. Adicionalmente, puede que queramos que nuestro pequeño comparta cunita con un primer compañero de sueños: un "doudou".

Prendas básicas

Muchas mamás y papás dudan sobre qué tipo de prendas y qué necesidades de abrigo tendrá el recién nacido dentro del hospital. Por un lado, debemos tener en cuenta la época del año en la que nace. Por otro, el hecho de que la habitación del hospital está climatizada, de manera que permite a la madre ir vestida tan solo con el camisón.

Como prenda esencial debemos incluir los bodies (más de uno por día, por si se manchan), además de calcetines o patucos y un par de gorritos, ya que los recién nacidos tienden a perder temperatura por la cabeza. Por eso, conjuntos como este de KIABI son perfectos para incluir en la canastilla.

Aparte, dependiendo de la época y la temperatura de la habitación, prepararemos pijamas o peleles, así como conjuntos de chaquetas o tops cruzados con leggins para colocar sobre el body.

Las manoplas no son imprescindibles en la canastilla del recién nacido. Sin embargo, muchos padres las encuentran útiles en estos primeros días para que el pequeño no se arañe la cara mientras no sea posible cortarle las uñas.

Para salir del hospital

El momento de volver a casa es uno de los más emocionantes para los padres que acaban de recibir a su bebé. Por eso suelen vestir al pequeño para la ocasión con algún conjunto especial seleccionado con mimo al preparar la canastilla.

En los meses de otoño, invierno y primavera conviene abrigar la cabecita del bebé con un gorrito suave confeccionado en algodón 100% para evitar la pérdida de calor al salir de la habitación del hospital.

Qué incluir en la bolsa de mamá

Mucho se suele hablar de la canastilla del bebé, obviando a veces que a la mamá puérpera le surgen no pocas necesidades en sus primeros días junto a su pequeño. Las más importantes, las relacionadas con la lactancia materna y la higiene. Así, por un lado, la mamá requiere de un vestuario especial para que la lactancia resulte cómoda y más llevadera, especialmente en esos primeros días de adaptación.

Por eso, la mamá necesitará tanto pijamas y camisones de lactancia, como sujetadores de lactancia para poder ofrecer las tomas al bebé con toda facilidad. También, conjuntos para el día que resulten cómodos y no muy abrigados, ya que en las habitaciones suele haber una temperatura agradable. Estos deben contar con una parte de arriba que posibilite dar el pecho al bebé, como es el caso de esta sudadera de lactancia.

El cojín de lactancia debería ser otro imprescindible del equipaje para el hospital en el caso de aquellas madres que vayan a alimentar a su bebé con el pecho, ya que proporciona gran comodidad en las tomas. Igualmente, los discos de lactancia pueden ser útiles para evitar manchar la ropa mientras se regularizan las tomas.

Por otro lado, para cubrir las necesidades de higiene de la puérpera, conviene contar los primeros días con braguitas desechables o que no importe que se manchen, compresas (a veces las proporciona el hospital), así como un gel de higiene íntima.

Otros accesorios para la madre

Tampoco debemos olvidar el típico neceser de baño con útiles como cepillo de dientes y pasta, desodorante, peine, hidratante, bálsamo labial, etc. Hay hospitales que incluso entregan a las mamás este tipo de productos en un neceser de bienvenida.

Otros complementos y accesorios a tener en cuenta durante la estancia de la madre en el hospital tras el parto son las batas, los calcetines, el calzado cómodo, así como el atuendo con el que queramos salir del hospital, que ha de ser asimismo confortable.

En general, al igual que sucede con el recién nacido, la madre necesitará prendas suaves, que mimen su piel y que la ayuden a afrontar con comodidad estos primeros días en el hospital junto a su bebé. Para ello, las prendas de algodón ecológico de la colección premamá de KIABI resultarán ideales.

Encontrar el mejor precio

La llegada de un recién nacido a la familia implica también toda una revolución para la economía del hogar, por lo que cubrir las necesidades del peque y su mamá al mejor precio se convierte en una prioridad. Precisamente, de la mano de las múltiples ventajas de la cuenta bebé de KIABI, podemos beneficiarnos de precios muy económicos a la hora adquirir las prendas y accesorios necesarios para el bebé y la madre.

De hecho, tanto si el niño o niña ya ha nacido como si la mamá está embarazada, gracias esta cuenta bebé, durante un año podremos acumular el 10% del total de las compras en las secciones de maternidad y bebé de 0-36 meses. Tras esos 12 meses, podremos usar el importe acumulado en cualquiera de las secciones, ya sea en tiendas físicas o en la web.

Además, por cada euro gastado en nuestras compras, acumularemos 1 punto, de forma que al llegar a los 300, recibiremos un 15% de descuento adicional para la próxima compra. Para acumular nuestros puntos y el porcentaje de cada compra, solo tenemos que presentar la tarjeta de fidelidad gratuita asociada a nuestra cuenta de bebé.

Al mejor precio, con estilo y, sobre todo, con la comodidad como principal objetivo: así será más fácil (y, si cabe, más ilusionante) preparar la canastilla de hospital para la llegada de nuestro peque.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios