Publicidad

La alimentación complementaria del bebé: cómo introducirla de forma segura

 La alimentación complementaria del bebé: cómo introducirla de forma segura
Sin comentarios
HOY SE HABLA DE

A partir de los 6 meses aproximadamente, comienzan a producirse cambios tanto en los cuidados y la alimentación del bebé como en la interacción y comunicación con su entorno. El inicio de la alimentación complementaria puede ser uno de estos grandes cambios.

Los lácteos siguen siendo muy relevantes

En esta etapa, empezamos a introducir alimentos diferentes a la leche materna o de fórmula en la dieta del bebé. Sin embargo, se recomienda mantener al menos dos raciones de lácteos diarias (unos 500 ml al día)

Generalmente, la alimentación complementaria se suele comenzar con la introducción de cereales. Si se mezclan con leches de fórmula, es conveniente usar una digestiva y lo más natural posible para evitar el rechazo del bebé incluso en casos de lactancia mixta. Puedes echarle un vistazo a la fórmula infantil Capricare, a base de leche entera de cabra.


3mama_capricareac

Se recomienda aumentar progresivamente la consistencia de los alimentos y comenzar con texturas grumosas y semisólidas lo antes posible, nunca más tarde de los 8-9 meses. Al cumplir un año de edad, el bebé ya puede consumir el mismo tipo de alimentos que el resto de la familia, exceptuando algunos alimentos como los frutos secos enteros que no se recomiendan hasta los 4-5 años. En cambio, si los pueden tomar molidos o en mantequilla.

Asimismo, es aconsejable introducir los alimentos de uno en uno y dejar pasar unos 2-3 días cada vez que se introduzca uno nuevo para analizar la aceptación y tolerancia del bebé y poder detectar posibles alergias.

En todos estos pasos, puedes ayudarte con los consejos de tu pediatra, que te recomendará la alimentación adecuada en cada momento.

Una orientación a modo de calendario

En principio, no hay un tipo de comida mejor que otro para comenzar la alimentación complementaria, pero sí se aconseja ofrecer primero alimentos ricos en hierro y zinc y no añadir sal, azúcar ni edulcorantes para que el bebé se acostumbre a los sabores naturales.

Aunque cada familia debe adaptar la alimentación complementaria a sus prioridades y gustos, la AEP ofrece un calendario orientativo para introducir los alimentos, que resumimos a continuación.

3Fruta_CapricareAC

A partir de los 6 meses

Tras cumplir los seis meses de vida, el menú puede ampliarse con cereales, frutas, hortalizas, legumbres, huevo, carne, pollo, pescado, aceite de oliva.

  • Cereales con gluten, aunque se pueden ofrecer anteriormente los cereales sin gluten.
  • Se aconseja introducir progresivamente toda la variedad de frutas y verduras disponible, evitando las verduras de hoja verde y ancha, como lechuga, acelgas, espinacas…, así como la remolacha o el nabo, por su alto contenido en nitratos.
  • Se le puede ofrecer carnes, fundamentalmente carnes rojas y pollo.
  • El pescado es un buen alimento, aunque se debe limitar el consumo de pescados de gran tamaño depredadores y de vida larga, como el emperador, el pez espada, el cazón, la tintorera y el atún.

A partir de los 12 meses

Una vez que ha cumplido el año de edad, ya es posible añadir a la dieta del bebé verduras con alto contenido en nitratos y alimentos superfluos, pero con moderación.

  • Alimentos superfluos (azúcares, miel, cacao, bollería, galletas, embutidos y charcutería) cuanto más tarde y en menor cantidad mejor, pero siempre a partir de 12 meses.
  • A partir de los 12 meses también pueden empezar a consumirse las verduras de hoja verde con alto contenido en nitratos. Eso sí, deben representar menos del 20% del contenido total del plato y, hasta los 3 años, conviene no dar más allá de una ración diaria de estos vegetales.
  • Aunque entre los 9 y 10 meses de edad es posible ofrecer queso tierno y yogur al pequeño en pequeñas cantidades, no es hasta los doce cuando se pueden introducir de forma general, al igual que la leche entera de vaca
Bebe_capricareac

No conviene seguir instrucciones rígidas

Al margen del pequeño calendario orientativo que acabamos de ver, anotamos algunos consejos más para facilitar el éxito de la introducción de la alimentación complementaria en la dieta del peque de la casa.

  • Respeta su propio ritmo y capacidades. No hay instrucciones concretas para la alimentación complementaria, depende de cada familia y de cada bebé.
  • Paciencia si no acepta un nuevo alimento. Puedes seguir ofreciéndoselo sin presionar (pueden ser necesarios hasta 10-15 intentos para que acepte el alimento).
  • No prefijes una cantidad exacta de comida. El propio bebé es quien marca cuándo se siente saciado.
  • Establecer una rutina (con cierta flexibilidad) de lugar, horario y ambiente puede ayudar.
  • No te frustres o expreses una actitud negativa. Evita enfadarte.
  • Disfruta de la comida en familia. No utilices los alimentos como premio o castigo.

Nota: este artículo está basado en la última guía de recomendaciones sobre alimentación complementaria publicada por la Asociación Española de Pediatría (AEP).

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios