Compartir
Publicidad
Publicidad

Voy por tabacos

Voy por tabacos
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Hace días una amiga preguntó a mi hijo: “¿Qué vas a ser cuando seas grande?”, Lucas de tres años respondió: “Cuando sea grande voy a tomar cerveza”. Quedamos impresionadas y luego soltamos unas carcajadas. ¡Cosas de niños!

Pues bien, un estudio realizado titulado: “Honey, have some smokes” publicado en Archives of Pediatric & Adolescent Medicine, concluye que la observación del comportamiento adulto, (en especial el de los padres) puede influir en la percepción que los niños en edad preescolar tienen del hábito de fumar y beber alcohol como apropiado o normal en algunas situaciones sociales. Esta percepción puede estar relacionada con comportamientos adoptados más tarde en la vida. El estudio tenía como objetivo evaluar en niños de edades preescolares las actitudes, expectativas y percepciones del hábito de fumar y beber alcohol.

Participaron 120 niños de dos a seis años a los cuales se observaron en un “role play”. La situación era: ir al mercado a comprar artículos para una tarde de reunión con amigos. Como parte del juego cada niño con ayuda de muñecos y una tienda de comestibles en miniatura con 76 productos diferentes (entre los cuales se encontraban cigarrillos y alcohol) debía realizar la compra.

Los niños compraron una media de 17 productos de los 76. Treinta y cuatro niños (28,3%) compraron tabacos y 74 alcohol (61,7%). Las probabilidades aumentaban si los padres fumaban, consumían alcohol al menos una vez al mes o veían películas con escenas donde se exhibían estos comportamientos.

Dice un refrán popular: “De tal palo, tal astilla”.

¿Crees que los padres influimos en el hábito de fumar o beber que pueden tener nuestros hijos en un futuro?

Más información | Estudio: “Use of Cigarettes and Alcohol by Preschoolers While Role-playing as Adults”

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos