Publicidad

La foto que demuestra que la maternidad no es siempre "preciosa": dando el pecho en el inodoro

La foto que demuestra que la maternidad no es siempre "preciosa": dando el pecho en el inodoro
10 comentarios

Publicidad

Publicidad

Si ayer os trajimos unas cuantas ilustraciones cómicas acerca de cosas que te pueden llegar a pasar como madre que seguramente nunca esperabas que te sucedieran, hoy os traemos una imagen real de algo que, seguramente, tampoco esperabas hacer como madre (y quizás hayas hecho).

La publicó Elisha Beach, mujer del actor Michael Beach ("ER", "Anatomía de Grey", "Mentes criminales") y pronto se hizo viral al hacer patente con dicha foto que la maternidad no siempre es "preciosa", por decirlo de alguna manera (y del mismo modo que ella lo definió).

Sucedió en su lavabo, un día cualquiera, cuando se sentó en el inodoro y su hija decidió acompañarle. ¿Cómo conseguir que te deje un rato tranquila? Pues ya sabes, le abres la puerta del armario donde hay tantas cosas chulas de tantos colores diferentes y que vaya sacando. Ah, ¿que tú no le has abierto el armarito? ¿Ella sola se sirve? Ya... te entiendo. A veces no hace falta provocarles porque tienen claro dónde están las cosas.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando llevas ya un rato y se aburren de meter y sacar cosas? Pues que les viene un poco de sed, un poco de hambre o simplemente te han visto un poco el escote y ahí que van. La niña tiene once meses y no sabemos si ya camina, pero basta con gatear un poco, apoyarse en las piernas de mamá, ponerse de pie y meter la mano para decir, claramente "quiero teti".

Y una madre en esa situación tan cómica, ¿qué puede hacer? Negarse o dejarse llevar por el momento, como hizo Elisa. Se sacó el pecho, la niña se cogió a él, y en ese momento de "cómo tengo que verme" decidió avisar a su marido para que captara la escena en una foto. Siempre podría habérsela guardado para recordarla en la intimidad, pero oye, la maternidad no es solo posar con sonrisas forzadas con tus hijos, sino mostrar también la cara oculta (y no por eso negativa) del cuidar de un bebé, que tú solo querías ir a hacer tus necesidades y acabas haciéndolas, amamantando a tu bebé y luego recogiendo por enésima vez el armario del lavabo.

¿O acaso no os habéis visto nunca en una situación parecida? Yo soy padre y no doy el pecho, pero sí tengo bebés que han dormido en mis brazos y en más de una ocasión he tenido que ir al lavabo con ellos. ¿Que podría haberlos dejado solos? Claro, pero cuando mamá está agotada porque se ha despertado 2, 3 o 57 veces por la noche y al final te dice "quédatelo un rato a ver si duermo un poco" lo último que quieres es que emita el mínimo gemido. Te vas con él al lavabo (hay quien tiene la habilidad de aguantarse las ganas... yo no), te bajas los pantalones, te sientas, todo con el niño en brazos, y solo rezas por no despertarle. Acabas, tiras de la cadena, o no, que hace ruido (otra confesión lamentable de mi faceta paternal) y te subes los pantalones como buenamente puedes (un show, vamos). Y este episodio es solo uno de tantos que he vivido con mis 3 hijos en mis últimos 9 años de vida, desde que naciera el primero.

Así que no, la maternidad (ni la paternidad) no es tan bonita como muchos creíamos, pero es tan graciosa, tan anecdótica y divertida que a mí me parece incluso mejor de como la imaginaba.

Así que no os cortéis, si tenéis anécdotas similares, adelante, confesad.

Por cierto, a esta mamá le ha caído alguna que otra crítica por publicar dicha foto. Ni las he leído ni las comento. A mí me parece una foto estupenda, de esas que yo guardaría toda la vida si fuera ella.

Foto | Instagram
En Bebés y más | Bebés de alta demanda: ir al WC con el niño en brazos, ¿Te sacas la leche en el váter?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir