Compartir
Publicidad

El emotivo vídeoclip de Michael Bublé que nos recuerda que los hijos crecen demasiado rápido

El emotivo vídeoclip de Michael Bublé que nos recuerda que los hijos crecen demasiado rápido
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguro que todos hemos escuchado alguna vez aquello de "aprovecha todo lo que puedas, que los niños crecen muy rápido". Esto es así, a pesar de que al principio, la crianza pueda resultarnos tan agotadora que pareciera que los días no se acaban nunca. Pero lo cierto es que antes de que nos queramos dar cuenta, ese bebé que hoy sostenemos en brazos se habrá vuelto una persona independiente, que abandonará nuestro hogar para construir su propia familia.

Y este argumento tan emotivo y real es el que ha inspirado el videoclip de la canción "Forever Now", de Michael Bublé, cuya hermosa letra y el impactante realismo que sus imágenes representan nos ha encogido el corazón.

La fugacidad del tiempo narrada de forma impactante en tres minutos de videoclip

El videoclip de la canción "Forever Now comienza con una habitación vacía que pasa a ser decorada para la llegada del recién nacido. Un momento que todos los padres vivimos con especial emoción, pues es el resultado materializado de un sueño que pronto se hará realidad: la llegada al mundo de nuestro ansiado bebé.

Tras el nacimiento de nuestro hijo y sus primeros meses de vida, llega una nueva etapa que marcará un importante hito: el comienzo de la alimentación complementaria, momento que en el vídeo se representa con la incorporación de una trona como parte del mobiliario de la habitación.

Poco a poco van apareciendo en la escena otros elementos que nos indican nuevas fases en el desarrollo del bebé, como juguetes, andadores, mesita con sillas para dibujar.... hasta llegar al importante acontecimiento que supone dejar atrás la cuna para dormir en cama.

Y tras este cambio comenzamos a apreciar que la habitación infantil se va convirtiendo, poco a poco, en un cuarto juvenil con decoración y elementos propios de niños más mayores, como un escritorio para estudiar, un ordenador, artículos deportivos, mochilas escolares... Hasta que llega el momento más conmovedor del vídeo, cuando la habitación se queda vacía porque el hijo ya ha emprendido una vida independiente, fuera del hogar familiar.

Las sencillas imágenes se acompañan de una emotiva letra, en la que destacan frases tan bellas como "te acurruco por las noches; otro día ha pasado. Cada semana pasa un poco más rápido que la anterior", o "no fue hace tanto tiempo cuando caminábamos juntos de la mano. Pero ahora ya eres tan mayor que ni siquiera me la pides".

Pues sí, el tiempo vuela... ¡aprovechémoslo!

Cuando te ves de lleno inmerso en la vorágine del día a día, los desvelos nocturnos o la carga de trabajo que indudablemente dan los hijos, quizá solo desees que el tiempo pase deprisa. Es normal; la crianza puede resultar agotadora en determinados momentos.

Pero antes de que quieras darte cuenta, estarás despidiendo a tu pequeño en la puerta del cole en su primer día de clase, o soplando con él las velas de su tercer cumpleaños y preguntándote: "¿En qué momento creciste tanto, bebé?".

Y si avanzamos un poquito más en el tiempo, es probable que ya atisbemos a imaginar a nuestro hijo convertido en un adolescente, que aunque crea que no nos necesita lo seguirá haciendo tanto o más que antes, previo a ese momento, que hoy se nos antoja tan lejano, de abandonar el nido...

Hay un refrán que dice, "Los días son largos, pero los años cortos", ¡y cuánta razón en una frase tan sencilla!... 18 veranos pasan, realmente, volando.

Así pues, aprovechemos el tiempo junto a nuestros hijos para crear recuerdos imborrables de su infancia, besarles hasta desgastarnos los labios, o bailar alocadamente junto a ellos. En definitiva, para crear momentos únicos que el tiempo sea incapaz de borrar.

Fotos | Captura de pantalla del videoclip de la canción "Forever Now", de Michael Bublé

Vía | Motherly

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio