Compartir
Publicidad
Publicidad

El efecto de las nanas

El efecto de las nanas
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

En mis tiempos de estudiante mi profesora de literatura infantil a quien admiraba mucho, nos decía que la primera poesía para niños había sido una canción de cuna también conocidas como nana o arrorró.

Y en estos felices tiempos de mamá recuerdo como mi niño cuando bebé caía rendido en mis brazos y en los de Morfeo bajo el efecto de un suave arrorró.

Las nanas han sido transmitidas oralmente de generación a generación. Un arrullo amoroso que ha tranquilizado y dormido a bebés de todos los tiempos y en todas las culturas. Por tradición popular se sabe que las nanas ejercen un poder calmante sobre el bebé. Hoy conocemos que este efecto tranquilizador se debe a que el bebé desde el quinto mes de embarazo ya escucha la voz de sus padres.

Las canciones de cuna tienen un ritmo monótono y repetitivo similar al de los latidos del corazón y a los bebés les recuerda la vida intrauterina donde todas sus necesidades estaban cubiertas.

En cada nana cantada va una porción de amor que hace al bebé calmarse ante las incomodidades, les hace bien cuando están malitos (cuando tienen cólicos)a la vez que refuerza los lazos de apego. Y si el niño es balanceado en los brazos este efecto se multiplica.

No dudes en cantarle nanas a tu bebé, así no tengas una buena voz; para el bebé será la voz más bonita que le ayuda a dormir, a relajarse y a sentirse querido.

Más información | Poemitas.com

Más información | Biblioteca imaginaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos