Compartir
Publicidad
Publicidad

Comprender al recién nacido

Comprender al recién nacido
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Desde el momento posterior al nacimiento y durante las primeras semanas el bebé tiene una llamativa capacidad de comunicación, aunque a veces los padres no sabemos descifrar sus conductas.

Aunque no puedan hablarnos se comunican a través del llanto, de expresiones en su cara y de movimientos con el cuerpo. Por eso es importante observar y conocer sus distintos comportamientos.

  • Sueño profundo: ojos cerrados, respiración regular sin ninguna actividad excepto pequeñas sacudidas.
  • Sueño ligero: ojos cerrados, se puede observar a través de los párpados movimientos oculares, poca actividad con movimientos descoordinados y sacudidas.
  • Somnolencia: semidormido con ojos entreabiertos o cerrados, variable nivel de actividad.
  • Alerta: mirada brillante con especial atención hacia la fuente de estimulación, mínimos movimientos. Duración entre 4 y 6 minutos.
  • Activo: considerable actividad con movimientos repentinos de agarrar en ambos miembros superiores y de empuje en los miembros inferiores. Puede estar agitado. No se debe interrumpir bajo ninguna circunstancia el sueño del recién nacido, que duerme entre 16 y 18 horas diarias.

El llanto puede significar distintas cosas y obedecer a diferentes causas. A medida que pasen los días aprenderán a identificarlas y satisfacerlas. Recuerden que está acostumbrado desde antes del nacimiento a escuchar los latidos y la voz de la madre y ahora extraña esas sensaciones. No teman malcriarlo, pues necesita realmente el contacto físico con los padres.

Una forma que tienen los recién nacidos de calmarse, cualquiera sea la razón de su molestia, es la succión. Esa es la razón por la cual muchos niños buscan chupar su mano o se tranquilizan cuando se les ofrece un chupete. El reflejo de succión constituye una necesidad primaria para el recién nacido y no siempre significa que tenga hambre.

A través de estos consejos, los padres podrán conocer mejor a sus pequeños durante los primeros días de vida, facilitando que se relacionen con ellos de forma agradable y positiva.

Más información | Protocolos de Neonatología - AEP

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos