Compartir
Publicidad
Publicidad

¡Cómo vienes!!!

¡Cómo vienes!!!
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando llevo al parque a mi hijo de tres años observo a algunas madres obsesionadas con que su hijo no manche la ropa, no se moje, no se aleje, no corra… Tantos NO que el pequeño no tiene casi oportunidad de jugar.

Un niño que vuelve a casa sucio del parque es un niño que ha disfrutado, ha descubierto su medio ambiente y por ende está estimulando su desarrollo físico, cognoscitivo, y su sistema inmune.

El infante por naturaleza es un “pequeño científico”; una de las características de la niñez es la curiosidad, explorar y descubrir el mundo; cualidades presentes también en los investigadores adultos y por lo tanto nuestros hijos para poder investigar deben estar en contacto con el objeto de su interés: agua, arena, insectos, etc. Además de desarrollar la inteligencia, el estar en contacto con la naturaleza les hace ser más fuertes frente a los microbios. Las últimas investigaciones demuestran que estar en contacto con algunos microbios permite al sistema inmunológico aprender a reconocerlos sin desarrollar hipersensibilidad.

El sistema inmune es como un policía: ataca aquellos virus y bacterias que pueden hacerle daño al organismo. Pero al estar un individuo sometido a un ambiente sumamente estéril el sistema inmune no sabrá diferenciar las bacterias “buenas” de las “malas” y responderá igual a todas creando problemas de salud.

Más información | Soloellas.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos