Compartir
Publicidad
Publicidad

Nunca sacudas a un bebé

Nunca sacudas a un bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

El síndrome del bebé sacudido es una grave lesión en la cabeza provocada accidentalmente por los cuidadores del niño. Se presenta por la sacudida violenta por parte de un adulto debido a la frustración y la pérdida de control al no poder callar a un bebé que llora inconsolablemente.

Generalmente ocurre en bebés menores de dos años pero puede presentarse hasta los cinco años.

La contusión en el cerebro del bebé puede producirse con sólo una sacudida de cinco segundos. Cuando un bebé es sacudido su suave y frágil cerebro rebota con el cráneo y esto puede ocasionar hematomas y/o hemorragias cerebrales. El cráneo blando y flexible no pude absorber la fuerza de la sacudida.

De la misma manera al sacudirlo puede provocarle desnucamiento; ya que el cuello y sus ligamentos son débiles (aún en desarrollo) y su cabeza es más grande en relación al cuerpo. Sacudirlo y golpear su cabeza con la almohada o el colchón (por la desaceleración), puede ser suficiente para producirle un daño similar a las lesiones observadas en un accidente automovilístico.

Los síntomas son difíciles de interpretar y pueden variar de leves a severos:

-Irritabilidad extrema u otros cambios en el comportamiento. -Letargo, adormecimiento, ausencia de sonrisa. -Pérdida del conocimiento. -Disminución en el estado de alerta. -Piel pálida o azulada. -Vómitos. -Convulsiones (ataques). -Alimentación deficiente, falta de apetito. -Interrupción de la respiración.

Para prevenirlo: -NUNCA se debe sacudir a un bebé o niño, ni al jugar ni por enojo. Incluso el hecho de sacudirlo suavemente puede llegar a convertirse en una sacudida violenta, cuando se está enojado. -No se debe cargar a un bebé durante una discusión. -Si la persona se da cuenta de que está molesta o enojada con su bebé, lo debe colocar en la cuna, salir del cuarto, tratar de calmarse y llamar a alguien para solicitarle ayuda. -Se debe llamar a un amigo o a un familiar para que venga y se quede con el niño en caso de perder el control -Para buscar ayuda y orientación, se puede hacer uso de recursos tales como la línea de maltrato al menor y la línea local para el manejo de la crisis. -Se recomienda buscar ayuda profesional y asistir a una escuela para padres. -No se debe ignorar la evidencia si se sospecha que un niño es víctima de maltrato en su hogar o en el hogar de alguien conocido.

Más información|Pediatraldía

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos