Compartir
Publicidad
Publicidad

Muerte súbita: reduce el riesgo

Muerte súbita: reduce el riesgo
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Este síndrome tiene una incidencia muy baja afortunadamente, la estadística está en 1 por 1000 niños nacidos. Hoy en día es la primera causa de muerte en menores de 1 año en Occidente. Con una serie de medidas podemos prevenir esta patología que aún es desconocida para los científicos.

Los factores que pueden influir son los siguientes: madres fumadoras en el embarazo y en la lactancia, niños prematuros y niños que habitualmente duermen boca abajo. El riesgo aumenta entre un 1'2 y un 14'1 veces cuando el bebé duerme boca abajo.

Si a un niño se le mantiene en una habitación muy caldeada, abrigándole mucho, se le llama estrés térmico. La temperatura corporal se regula en unos centros de nuestro cerebro, ahí también se controla la respiración y los movimientos cardíacos, son similares a plomos de una instalación eléctrica, es decir, con mucho calor en el cuerpo del bebé, es como si se le fundieran los plomos. Colocar al bebé siempre boca arriba, ya que de lado no es tan seguro, incluso los niños con reflujo gastroesofágico patológico deben dormir boca arriba.

muerte_subita.gif

Evitando el tabaquismo, ya que este incrementa el riesgo de muerte súbita en cuatro veces. Procura que no fume nadie entorno al niño, ni tan siquiera visitas.

En la habitación donde el niño duerme habitualmente tiene que existir un buen ambiente, o sea, tiene que estar bien ventilada y en una temperatura ambiente de 20 a 22 grados.

Debemos evitar el exceso de ropa de cuna, ya que está demostrado que la cabeza del bebé se podría cubrir con ella aumentando la probabilidad de muerte súbita 21'58 veces.

Si colocamos al bebé de manera que sus pies toquen el final de la cuna, existen menos posibilidades de desplazarse por debajo de la ropa de cama.

Algo muy importante es darle el pecho al bebé, ya que algunos casos de muerte súbita están asociados a infecciones, y la leche materna la disminuye.

Existe un perfil epidemiológico sobre a quien afecta más la muerte súbita. Por edad, la incidencia está entre los 2 y 4 meses, es poco común en el primer mes de vida del bebé y después de los 6 meses. Y por sexo, afecta más a los varones. La semana previa a la muerte súbita, algunos bebés han sufrido algún tipo de infección respiratoria leve o síntomas gastrointestinales.

Para los que vais a ser papás por primera vez, toda información es poca en cuanto al bienestar del futuro bebé.

Más información | Sids Argentina

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos