Compartir
Publicidad
Publicidad

Bikram yoga o "yoga caliente", ¿bueno para embarazadas?

Bikram yoga o "yoga caliente", ¿bueno para embarazadas?
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Bikram Yoga, llamado también yoga caliente, es una clase de yoga que se ha puesto de moda y parece ser que también para las embarazadas. Sin embargo, a simple vista, no me parece el ejercicio más adecuado durante el embarazo, y ahora explicaré por qué.

El Bikram Yoga es una moda fundada por Bikram Choudhury, un hindú multimillonario, "gurú del yoga", que inventó 26 posturas o asanas especiales basándose en el yoga tradicional.

La particularidad es que se practica en una habitación cerrada a 40 grados de temperatura durante 90 minutos (de ahí su nombre "yoga caliente", que poco tiene que ver con la imagen fresca que ilustra estas líneas).

Debido al calor, las mujeres que practican Bikram Yoga evitan lesiones y eliminan toxinas de forma rápida y saludable. Durante el embarazo se pueden practicar diversos ejercicios de esta modalidad especial del yoga.

Las posturas trabajan estirando y fortaleciendo músculos, ligamentos y articulaciones, y prepararían el cuerpo para el parto. Se trabajan especialmente los músculos de la espalda baja y de los pies, que se mantienen calientes, evitando así los dolores tan frecuentes en la etapa de gestación. Además se adquiere fuerza, equilibrio y flexibilidad.

El bikram yoga no lo puede practicar cualquier embarazada

Lo que se suele exigir para practicar este yoga con seguridad es que la mujer ya practicara el bikram yoga por lo menos un año antes del embarazo (es lo que señalan el la web oficial del Bikram yoga, en otros lugares exigen tan solo seis meses).

Son bien conocidos los beneficios del yoga durante el embarazo, que preparan cuerpo y mente para el parto y nos mantienen saludables y activas durante el embarazo. Sin embargo, el yoga tradicional no somete a quienes lo practican a temperaturas elevadas.

Eso, que podría no suponer ningún impedimento en cualquier otra etapa, durante el embarazo no es la situación idónea. Os recordamos las recomendaciones generales para realizar ejercicio durante el embarazo de manera segura. Uno de esos consejos era:

  • Mantenerse frescas, no salir durante los días más calurosos en las horas centrales del día. Los entornos que aumentan más de 3′5 grados centígrados la temperatura corporal de la futura mamá pueden ser peligrosos, ya que la sangre es enviada en mayor cantidad a la piel en un intento de reducir la temperatura, por lo que el feto recibe menos riego. Los días de climatología extrema se puede optar por hacer ejercicio dentro de casa, en el gimnasio o caminar por lugares acondicionados.

Además, 90 minutos probablemente es un tiempo excesivo durante la etapa final de la gestación, donde conviene hacer ejercicio moderado y parar cuando se necesite (por cansancio, ir al baño, calambres...):

  • Debemos controlar el tiempo de ejercicio para que no resulte escaso ni excesivo según las indicaciones médicas y lo que nos dicte nuestro propio cuerpo y bienestar. Al final del embarazo, cuando se hace más dificultasa la actividad física, es recomendable (y muchas veces necesario) reducir el tiempo de la sesión de ejercicio y, para compensar, realizar más sesiones al día.

  • Parar cuando sea necesario. En cuanto se note un cansancio excesivo o alguna molestia física, hay que hacer una pausa en el ejercicio hasta recuperarse. Si las molestias no cesan o son importantes, detenerse por completo y acudir al especialista para que determine sus causas.

Restricciones para embarazadas: lo que nos dice el creador del método

bikram

He echado un vistazo a la web oficial del "método" y los responsables se curan en salud cuando hablan de la práctica del bikram yoga en embarazadas, señalando que lo pueden realizar si se practicaba al menos un año antes del embarazo, bajo su propia responsabilidad (por el tema de la temperatura).

Insisten especialmente en que se informe al médico para que éste dé su consentimiento o no, y que sigamos sus recomendaciones. También recomiendan la no realización del ejercicio en los embarazos de alto riesgo.

Además, incluyen una serie de variaciones en determinadas posturas que no serían adecuadas durante el embarazo realizadas al modo habitual.

Así mismo, indican que la mujer puede llevarse un termómetro a las sesiones para ir controlando el aumento de su temperatura y evitar de ese modo riesgos (no me veo muy relajada practicando este yoga si tengo que ir tomándome la temperatura...).

Los testimonios de las mujeres embarazadas que lo practican, lejos de despejar dudas, confirman mis sospechas. Una de ellas señala que cuando sentía sobrecalentamiento, salía de clase, dejaba correr agua fría por muñecas y codos, se enfriaba y siempre era capaz de volver rápidamente a clase y terminar la sesión de yoga.

Otra estudiante indica que a ella "la colocaban" al final de la habitación junto a una ventana abierta para que estuviera ventilada. También esperaba ahí, junto a la ventana, sin realizar ejercicio hasta que empezaran las posturas que le ian realmente bien (es decir, que hay otras posturas que no).

Eso sí, los testimonios acerca de los beneficios durante el embarazo y parto no ponen ninguna objeción, aunque evidentemente no van a poner las malas experiencias en la web del sitio oficial del bikram yoga, que por cierto tiene un merchandasing impresionante alrededor. Cursillos, conferencias, franquicias, libros, DVDs, CDs, equipamiento deportivo, bolsos... forman parte del negocio.

En resumen, si bien el yoga convencional me parece una buena idea, el bikram yoga o yoga caliente para embarazadas tan vez no sea el ejercicio ideal. Si alguna de vosotras o vosotros lo ha practicado, o conoce este método, nos encantaría saber vuestra opinión al respecto.

Más información | Wikipedia, Madres hoy Sitio Oficial | BikramYoga Foto | lululemon athletica En Bebés y más | Yoga para embarazadas, Ejercicio en el embarazo: yoga

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos