Publicidad

Siete características de los bebés nacidos en junio, según la ciencia

Siete características de los bebés nacidos en junio, según la ciencia
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Ha comenzado el sexto mes del año, y si estás en tus últimas semanas de embarazo es probable que tu bebé nazca durante el mes de junio, mes en el que comienza el verano en el hemisferio norte.

La ciencia se ha encargado de estudiar la relación entre la época de nacimiento y ciertas características en las personas, y aunque por supuesto influyen muchos otros factores en la personalidad y en la salud, los resultados indican que los bebés nacidos en junio tienen más probabilidades que los nacidos en otros meses del año de algunas cosas que os contamos a continuación.

Son alegres y menos propensos a la depresión

Nacer en los meses de mayor luz solar está relacionado con una disposición a tener una personalidad alegre, según un estudio publicado en la revista Nature Neuroscience.

Los científicos de la Universidad de Vanderbilt observaron a los ratones para determinar que los ciclos de luz de verano tendían a reducir el riesgo de trastorno afectivo estacional (depresión de invierno), depresión bipolar y esquizofrenia para los nacidos en los meses de verano y aumentar para los nacidos en invierno.

Tienden a ser excesivamente positivos

bebe-alegre

Un estudio del Colegio Europeo de Neuropsicofarmacología afirma que las personas nacidas en primavera y verano son más propensos a tener un temperamento hipertímico, una tendencia a ser excesivamente positivo.

Son propensos a los cambios de humor

Si bien son propensos a la positividad, también pueden verse afectados por los cambios de humor. El temperamento ciclotímico (caracterizado por cambios rápidos y frecuentes entre estados de ánimo tristes y alegres) es otra característica que se encuentra en mayor frecuencia en los bebés nacidos en los meses de verano en el hemisferio norte, según el mismo estudio.


Son más propensos a ser miopes

Un estudio realizado con 300.000 adultos jóvenes, ha demostrado que los bebés nacidos en junio y julio tenían un 24 por ciento de posibilidades de volverse severamente miopes que los nacidos en diciembre y enero. 

El motivo podría deberse a los largos y brillantes días soleados que los bebés de verano encuentran cuando nacen. Como dijo el coautor del estudio Michael Belkin al Science Daily , "Probablemente sea un efecto a largo plazo de la exposición temprana a la luz natural lo que aumenta las posibilidades de que un niño sea miope".

Son más propensos a ser disléxicos

Una investigación que relaciona la temporada de nacimiento con los trastornos del neurodesarrollo ha encontrado que las personas nacidas en en los meses de mayo, junio y julio, tienen mayor predisposición a la dislexia. El nacimiento a principios del verano representa del 24 al 71 por ciento de los casos de dislexia.


Tienden a ser más altos que la media

bebes-junio

La exposición a la luz del día durante los días largos de verano tiene efectos positivos en las madres, lo que resulta en que los bebés más altos nazcan desde fines de marzo hasta fines de junio.

El efecto podría deberse a las concentraciones de la hormona melatonina dependiente de la luz en el cuerpo de la madre, lo que podría estimular la secreción de hormonas de crecimiento.

Tienden a dormirse más tarde

Un estudio en la revista Sleep descubrió que las personas con cumpleaños de primavera y verano generalmente se acuestan más tarde que las nacidas en otoño e invierno. Tienden a ser "aves nocturnas". 

La explicación podría estar en que los bebés de primavera y verano tienen relojes internos con días más largos que los nacidos en otoño o invierno, lo que hace que se queden despiertos hasta más tarde.

En Bebés y más | Cómo influye el orden de nacimiento de los hijos en su personalidad

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios