Compartir
Publicidad

Un bebé muere decapitado durante el parto: cuándo puede intentarse un parto vaginal (y cuándo no) si el bebé viene de nalgas

Un bebé muere decapitado durante el parto: cuándo puede intentarse un parto vaginal (y cuándo no) si el bebé viene de nalgas
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La terrible y dramática noticia que os vamos a contar a continuación ocurrió en un hospital de Reino Unido hace cuatro años, pero ha salido recientemente a la luz porque un tribunal médico de Manchester está examinando los hechos.

Todo ocurrió en marzo de 2014, cuando una mujer embarazada acudió al hospital Ninewells, en Dundee, tras romper aguas en la semana 25. Lo que ocurrió a partir de ese momento fue un cúmulo de negligencias médicas que acabó con el fallecimiento de su bebé a causa de una decapitación durante el proceso de parto.

Un parto vaginal que debería haber sido cesárea

Cuando la mujer llegó al hospital tras haber roto aguas de forma prematura, los médicos comprobaron que el latido del bebé era débil a causa de un prolapso del cordón y que, además, estaba en posición de nalgas.

La ginecóloga que la atendió, debió haber llevado a cabo en aquel momento una cesárea de urgencia, pero en su lugar decidió optar por un parto vaginal que acabó con un fatal desenlace.

Según podemos leer en el diario The Independent, la ginecóloga obligó a la mujer a empujar cuando apenas estaba de 3-4 cm de dilatación mientras ella tiraba de las piernas del bebé. Esta maniobra de tracción provocó que la cabeza acabara desprendiéndose del tronco y quedando en el interior del cuerpo de la madre, a la que se le tuvo que practicar posteriormente una cesárea para extraerla.

Los hechos relatados por la madre al diario The Independent ponen los pelos de punta, por lo que hemos preferido compartir solo unos fragmentos:

"Me dijeron que tenía dos o tres centímetros de dilatación pero que tenía que empujar. No quisieron hacerme cesárea. La única analgesia que recibí fue un spray en mi lengua para aliviarme un poco el dolor"

"Los médicos metieron sus manos dentro de mí y otros empujaban sobre mi estómago apretando hacia abajo. Nadie me contaba lo que estaba ocurriendo"

"Después se acercó una enfermera y fue entonces cuando me dijo que mi bebé había fallecido. Al rato vino la doctora y sentándose al borde de mi cama me pidió perdón por lo que había ocurrido. Pero cuando supe la verdad de lo que había pasado comencé a gritar y a llorar. Porque mi bebé no había nacido muerto, lo habían decapitado."

El abogado de la doctora ha dicho que su cliente obró en todo momento de buena fe, intentando hacer lo mejor para madre y bebé. Por su parte, el abogado del Consejo Médico General ha admitido que hubo negligencia médica al no optar por una cesárea:

"Se debería haber llevado a cabo una cesárea de urgencia. El bebé tenía latidos cardíacos, eran lentos, pero no estaba muerto. La doctora tomó la decisión de intentar un parto vaginal y esta fue la elección incorrecta. Nunca se debe optar por un parto vaginal en esta situación. Los bebés recién nacidos son frágiles, pero los prematuros lo son aún más, y tirar y retorcer sus pequeños cuerpos puede ocasionarles graves daños"

No es el primer caso

Por desgracia, este terrible suceso se ha repetido en otras ocasiones en los últimos años, aunque no siempre ha ocurrido durante un parto en el que el bebé venía de nalgas.

Si echamos un vistazo en Internet podemos ver que en marzo de 2012 una mujer de Missouri (Estados Unidos) pasó por esta misma experiencia al intentar alumbrar a su bebé de 28 semanas de gestación.

Un año después, se resgistró en un hospital de Brasil un caso similar durante el parto de un bebé de casi siete kilos de peso, y en 2015, en India, también se acusó de negligencia a un médico y su enfermera por el mismo motivo.

Más recientes fueron los casos registrados en San Salvador y Argentina, en julio y diciembre del pasado año. En concreto, el suceso ocurrido en Argentina también tuvo lugar con un bebé prematuro.

Si el bebé viene de nalgas: ¿cuándo puede intentarse un parto vaginal?

Aunque sin duda la noticia nos ha sobrecogido a todos, no debemos olvidar que, según los últimos estudios publicados, el parto vaginal cuando el bebé viene de nalgas debería ser la primera opción a barajar antes que la cesárea programada, siempre y cuando se cumplan una serie de requisitos.

nacimiento por cesárea

Así lo estableció en el año 2011 la Sociedad Española de Ginecolocía y Obstetricia (SEGO), en su Protocolo Asistencial del parto de nalgas a término, en donde podemos leer las siguientes condiciones que deben darse para un parto seguro:

  • El parto vaginal puede intentarse en casos de un feto con crecimiento intrauterino fetal adecuado y un peso estimado inferior a 4 kg.

  • El parto debe progresar adecuadamente.

  • La actitud de la cabeza fetal debe ser en flexión o indiferente, (en ningún caso el bebé puede estar mirando hacia arriba). Esto se determina mediante ecografía o radiografía una vez que se ha desencadenado el parto.

  • El bebé debe estar en posición de nalgas puras (con las piernas hacia arriba, el culo encajado en el canal de parto) o de nalgas completas (ambos pies en el canal de parto).

Si valoramos las recomendaciones de la Asociación Americana de Obstetricia para optar por el parto vaginal en caso de presentación de nalgas, encontramos las siguientes indicaciones:

  • El bebé debe estar a término y en presentación de nalgas puras.

  • El bebé no muestre signos de sufrimiento fetal y su ritmo cardíaco debe ser supervisado muy de cerca.

  • El parto debe progresar adecuadamente.

  • El bebé no debe ser demasaido grande para la pelvis de la madre.

  • Es importante que la anestesia esté disponible para poder optar por una cesárea de urgencia si llegara a ser preciso.

Como vemos, en el caso que hemos relatado se incumplieron varias de las condiciones básicas que deberían darse para optar con seguridad por un parto vaginal. En primer lugar, el bebé era prematuro, había sufrimiento fetal a causa de prolapso del cordón y además, la madre sólo había dilatado 3-4 cm.

"Un parto de nalgas seguro debe ser atendido en las siguientes condiciones: que el comienzo sea espontáneo, no provocado; sin maniobra de Hamilton para provocarlo; que, si la mujer no dilata adecuadamente cuando aún no hay criterios de parto, se espere, como se debe hacer en cualquier parto; que si está claramente de parto y no progresa adecuadamente, se realice cesárea; no realizar rotura artificial de membranas; restringir al mínimo las exploraciones vaginales para bajar al mínimo el riesgo de rotura de membranas antes de que las nalgas estén apoyadas, y disminuir consiguientemente el riesgo de prolapso de cordón; realizar una exploración vaginal o bien monitorización adecuada del bebé en cuanto la bolsa se rompa para descartar un prolapso de cordón; animar a la mujer a adoptar postura libre, sugerir posturas en cuclillas o a cuatro patas, que favorecen la posición correcta del dorso del bebé; no realizar episiotomía mientras todo vaya bien, con la filosofía de favorecer la presión del fondo del útero que contribuye a evitar malposiciones de la cabeza y de los brazos y de que el bebé nazca por propulsión y nunca por tracción" - explica el Dr. Emilio Santos en este artículo publicado por la organización El Parto es Nuestro.

Por su parte, en este artículo publicado por la Asociación Americana de Obstetricia podemos leer lo siguiente:

"La mayoría de los médicos recomiendan un parto por cesárea para todos los bebés en posición de nalgas, especialmente los bebés que son prematuros. Ya que los bebés prematuros son pequeños y más frágiles, y porque la cabeza de un bebé prematuro es relativamente grande en proporción a su cuerpo, es poco probable por el bebé estirar el cervix tanto como un bebé a término. Esto significa que puede haber menos espacio para que la cabeza salga".

Por tanto, parece claro que este suceso se debió a un cúmulo de negligencias cuyo terrible desenlace probablemente se podría haber evitado con la práctica de una cesárea de urgencia.

Vía The Independent
Más información Estrategia de Atención al Parto normal
En Bebés y Más ¿Cómo saber si he roto aguas?, ¿Qué es el prolapso del cordón umbilical?, Tan solo 1 de cada 10 mujeres tendría que dar a luz por cesárea, La increíble colección de fotos del parto natural de un bebé que nació de nalgas, ¿Cuando dejarán de programar cesáreas por parto de nalgas?,Parto vaginal de nalgas

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos