Compartir
Publicidad

¿Sabes estudiar? es un libro para crear tu propio método

¿Sabes estudiar? es un libro para crear tu propio método
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He tenido la oportunidad de leer y revisar un libro de apoyo y ayuda para que nuestros hijos aprendan a estudiar contando con el apoyo de los padres y especialmente de los profesores.

El libro se llama ¿Sabes estudiar? y es de Javier Mahíllo (1960-2001) que durante muchos años practicó la docencia de la ética, filosofía, antropología y las técnicas de estudio aplicándolas en niños, padres y otros educadores.

Esa experiencia le hizo, probablemente, identificar qué carencias tienen los niños en su aprendizaje porque el libro las recalca y enfatiza con gran sentido del humor y un alto número de ejemplos prácticos.

Cuando los niños estudian no sólo influyen las horas o la inteligencia que posean sino cómo de productivo es el tiempo que se emplea. El libro recomienda técnicas de estudio además de conocerse mejor a uno mismo y desarrollar un plan de mejora en caso necesario.

El libro incluye un conjunto de verbos que conforman un conjunto de hábitos beneficiosos para el estudio y cuya conjugación es una base sólida sobre la que construir un método de aprendizaje. Por ejemplo, atender, observar, escuchar, entender... cada uno de ellos aparece con su correspondiente significado para facilitar la comprensión y asentar su importancia.

En la obra se menciona muy rápidamente el impacto de las nuevas tecnologías en el aprendizaje. Quizá cuando se escribió el libro Internet no era tan relevante como es actualmente y su discurso se centra en el uso del PC, del CD y de la penalización que supone en el estudio un uso reiterado de los juegos porque suponen un elemento de distracción y de dispersión.

Al final del ensayo se incluye un test práctico para revisar los métodos de estudio haciendo énfasis en la motivación, en la disciplina y en la capacidad para aprovechar las clases siendo además eficiente en casa.

Es un libro muy didáctico y sencillo de leer y asimilar. Si muchos profesores aplicaran estas sencillas técnicas y los alumnos les hicieran caso probablemente se podría reducir el fracaso escolar en el que España está sumida tanto por la falta de motivación como por una ausencia generalizada de sistemática de estudio.

La obra está orientada para los niños de secundaria y bachiller pero conviene ir revisándolo para ir generando disciplina y pasión para los más pequeños de la casa. Las recomendaciones para estudiar en la Universidad no son alcance del libro pero sí se indica que si cuando se es pequeño se "hacen los deberes" el impacto en la Universidad puede ser mínimo y la libertad que se concede en sus aulas sea probablemente una gran oportunidad para desarrollar el método hasta sus últimas consecuencias.

Más información | Casa del Libro Imagen | yoshiyasu nishikawa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos