Compartir
Publicidad

Los hijos se ven como una carga tanto económica como logística que nos hacen perder nuestro tren de vida. Entrevista con Núria Otero Tomera

Los hijos se ven como una carga tanto económica como logística que nos hacen perder nuestro tren de vida. Entrevista con Núria Otero Tomera
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Para nosotros es un lujo contar entre nuestros invitados con Núria Otero Tomera, ella es sobre todo madre, pero también trabaja con orientadora familiar y doula, acompañando a mujeres durante su maternidad, y a familias a lo largo de la crianza y educación de sus hijos.

Hemos querido daros a conocer el papel de las doulas, pero también hemos hablado con Núria acerca de la maternidad y de la relación de una maternidad consciente y con apego en el crecimiento saludable de los niños. Para ello quién mejor que una mujer que trabaja con madres y con familias a diario. Desde A Coruña Núria ha respondido amablemente nuestras preguntas.

Ella es licenciada en pedagogía y psicopedagogía, y junto con su labor profesional colabora con varias asociaciones de usuarias y profesionales, de quien aprende cada día. Proyecto Materna, Vínculo Apoyo Posparto, Criar con el Corazón (es su vicepresidenta), la Asociación Galega de Doulas o la Asociación Española de Doulas, entre otras. Una intensa presencia social y profesional que no sería posible si Núria no ejerciera intensamente el papel más importante de su vida: ser madre. Peques y Más.- Sabemos que eres madre, doula, pedagoga... y seguro que muchas cosas más, para que entendamos un poquito qué son las doulas y qué papel desempeñan, ¿nos lo podrías explicar?

Núria Otero.- Las doulas somos mujeres que acompañamos a otras durante su maternidad; nuestra labor consiste principalmente en dar apoyo emocional a la madre, y traer a la superficie conocimientos e instintos que están dormidos u ocultos en nuestra sociedad. Todo el saber que antiguamente las mujeres poseíamos sobre nuestro cuerpo y sus procesos, sobre la concepción, el embarazo, el parto, la lactancia, la crianza de nuestros hijos y que, en general, ya no tenemos o no sabemos que tenemos. Las mujeres y familias hoy en día estamos muy solas en este proceso, y nos falta el grupo (bien sea de mujeres o grupo en general) que nos dé confianza y sostén.

Todo el trabajo que desarrollo profesionalmente no sería posible, si no hubiese sido madre. En el 2003 nació mi hija mayor, Violeta, que me ha enseñado casi todo lo que soy. Y en el 2008 nació Lucas, que hizo ver que lo imposible es sólo cuestión de perspectiva. También soy madre de Tomás, un pequeño a quien tuvimos que d decir adiós antes de tiempo... y él me enseñó que también podemos querer aquéllo que no vemos

P y M.- Sé que también organizas charlas y Escuelas de Padres, me gustaría conocer un poquito más este proyecto, qué temas impartes y a quienes van dirigidos. ¿Cómo deberían contactar los interesados para obtener información sobre estas actividades?

N.O.- Sí. Imparto charlas, talleres y escuelas de familias sobre temas relacionados con la maternidad, la crianza y la educación. Se trata de charlas y talleres dirigidos tanto a familias como a profesionales que quieran profundizar en estos aspectos desde la perspectiva de la maternidad consciente, la crianza con apego y la educación respetuosa. Actualmente todas las actividades que ofrezco están impartidas íntegramente por mí y están disponibles para ser organizadas en cualquier punto. Para obtener información sobre ellas, o bien pueden visitar mi blog o ponerse en contacto conmigo a través del correo electrónico: nuriaot@gmail.com.

PyM.- A nivel personal y profesional desarrollas una intensa labor en temas relacionados con la maternidad y la infancia, y te quería preguntar... en tu opinión ¿cuáles son las razones que nos llevan a vivir la maternidad / paternidad de una forma tan "desconectadas" con nuestras propias necesidades y las de nuestros hijos?, ¿no existe un cierto desapego emocional en la relación con los niños?

N.O.- Nos han contado que el éxito está fuera de uno mismo, fuera de casa, en nuestro puesto laboral, en nuestra empresa, en nuestra carrera y trayectoria profesional. Para poder mantener esa prioridad es absolutamente necesario no conectarse con los niños, porque si conectamos con ellos, con sus necesidades y con las nuestras como madres y padres.

Las mujeres, fundamentalmente, no somos libres de dedicarnos a nuestros hijos el tiempo que creemos necesario, el sistema laboral y social nos urge a volver a ser productivas, activas y atractivas desde un estereotipo que no siempre se ajusta a lo que el bebé y la madre necesitan emocionalmente... para responder a ese estereotipo dejamos a un lado los instintos (los nuestros y los del bebé) y nos apresuramos a volver al trabajo, a dejar al bebé al cuidado de alguien, y volver a estar "en el mundo".

PyM.- ¿Crees que esto puede interferir en el crecimiento saludable de los pequeños?

N.O.- Personalmente creo que los bebés pagan un precio excesivo por nuestro esquizofrénico estilo de vida. Creo que nosotros, como adultos, nos desconectamos, pero eso es recíproco... ellos tienen a su vez que desconectar de nosotras y su necesidad de madre, de las propias necesidades emocionales que tienen como bebés. Los bebés necesitan contacto y alimentación casi constantes para que su entorno sea predecible y se sientan seguros, y hacemos justamente todo lo contrario para poder volver al trabajo y a la vida social, y nos convencemos de que lo sano para los niños es que estén solos y coman cuando nosotros decidimos... una auténtica locura!

Las mujeres, fundamentalmente, no somos libres de dedicarnos a nuestros hijos el tiempo que creemos necesario, el sistema laboral y social nos urge a volver a ser productivas, activas y atractivas desde un estereotipo que no siempre se ajusta a lo que el bebé y la madre necesitan emocionalmente

PyM.- Puede que para las mujeres que desean ser MADRES en la actualidad no resulte fácil poder dedicarse plenamente a una tarea que debería ser instintiva, ¿qué hacer para poder vivir la relación con los hijos de una forma más natural?

N.O.- Yo no sé si en la naturaleza de todas las mujeres del SXXI está el querer ser madres, lo que sí es cierto es que aquéllas que conectan con su deseo de criar y cuidar hijos tienen muchas dificultades para llevarlo a cabo porque, como he comentado antes, el sistema social y laboral no lo pone fácil, ni a nivel práctico, ni a nivel emocional. Ser madre hoy en día se considera, en general, un duro trabajo por el que, además, no obtienes nada a cambio.

Los hijos se ven como una carga tanto económica como logísitica que nos hacen perder nuestro tren de vida, posibilidades de ascenso laboral, etc... Además, a ésto se añade el hecho de que las mujeres hoy en día no sabemos nada de embarazos, partos o bebés hasta que tenemos el nuestro propio, así que añadimos el miedo a lo desconocido a la amenaza de lo que nos puede suceder en el ámbito social y laboral... En estas circunstancias... ¿cómo va a ser fácil conectar con nuestra maternidad?

¿Qué podemos hacer las mujeres que queremos vivir nuestra relación con nuestros hijos, y con nosotras mismas en cuanto madres, de otra manera? Escuchar a nuestros hijos, son las mejores brújulas... buscar a otras madres y familias con intereses, dudas, preocupaciones parecidas, crear redes, tanto presenciales como virtuales, que nos den apoyo y nos hagan sentir menos solas... y no dejar nunca de escuchar la voz que nos habla desde nuestro interior.

PyM.- ¿Cómo ha cambiado la maternidad tu forma de ver la vida, de sentir, de establecer prioridades?

N.O.- La ha cambiado de arriba a abajo. Mis hijos se han convertido en mis grandes maestros, en las personas que me han traído hasta lo que hoy soy, tanto a nivel personal como profesional. Mi hija mayor nació hace 8 años y con ella descubrí un mundo de posibilidades en la manera de criar y educar, pero sobre todo, de vivir mi maternidad y mi relación conmigo misma y los que me rodean...

PyM.- ¿Es posible ofrecer unos consejos prácticos que puedan servir a los padres que desean "sentirse más cerca" de sus hijos?

N.O.- Cada familia es un mundo y cada maternidad y paternidad deberían vivirse desde el corazón, desde el interior de cada uno. Mi único consejo, siempre, es la necesidad de tomar conciencia de por qué y para qué tomamos las decisiones que tomamos. En todos los ámbitos de la vida, pero en la maternidad y paternidad aún más, porque de esas decisiones que tomemos, depende el desarrollo de nuestros hijos.

Es fundamental escuchar a nuestros hijos, son las mejores brújulas... buscar a otras madres y familias con intereses, dudas, preocupaciones parecidas, crear redes, tanto presenciales como virtuales, que nos den apoyo y nos hagan sentir menos solas... y no dejar nunca de atender la voz que nos habla desde nuestro interior

Una vez finalizada la entrevista queremos agradecer a Núria su colaboración, y el tiempo que ha dedicado a responder nuestras preguntas desinteresadamente. Sus aportaciones sinceras como madre y profesional que trabaja (a la vez) con otras madres nos han sido muy útiles para la reflexión. Ha sido un placer.

Imagen | Núria Otero Tomera Más información | Núria Otero Tomera

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos