Compartir
Publicidad
Publicidad

Feng shui para niños

Feng shui para niños
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Para los que no lo sepan, el feng shui es el arte milenario chino basado en el diseño de espacios para mejorar la calidad de vida y alcanzar la armonía en el hogar, en el trabajo o en cualquier otro lugar donde nos desenvolvemos.

Los niños también tienen un capítulo especial en la filosofía feng shui. Dado que viven tanto la casa, hay algunas pautas a tener en cuenta para crear ambientes equilibrados que los estimulen, donde se sientan seguros y felices.

El dormitorio para niños ideal según los lineamientos de esta disciplina debe ser un lugar que promueva la creatividad, la concentración y la iniciativa, con mucha luz, muebles de madera, fibras naturales, plantas y colores como el amarillo, el verde o el azul. Más datos: La cama: elegirla robusta, no demasiado angosta y con cantos redondeados para que los niños puedan saltar y jugar sin peligro.

Un lugar donde garabatear: según el feng shui, el corazón de la casa es aquel donde se reúne toda la familia. Todos los miembros de la familia deben estar representados en ese lugar; los niños pueden tener un corcho o una pizarra en ese sitio para garabatear a sus anchas y colgar sus dibujos.

Contacto con la naturaleza: la presencia de plantas, de pequeños animalitos, una pecera contribuye a una conciencia ecológica. La tierra, el agua y los animales son elementos muy importantes en la filosofía feng shui.

Seguridad: emplea materiales sanos y naturales en la habitación del niño. Evitar aglomerados, pinturas y barnices sintéticos; preferir maderas macizas, con acabados naturales, fibras naturales y pinturas al agua. Ventilar diariamente la habitación para evitar la acumulación de gases nocivos.

Iluminación: lo ideal es que el cuarto de los niños mire al Este, la dirección del elemento madera y del crecimiento, y que reciba abundante luz natural. Si no es así, podemos utilizar un objeto de color amarillo brillante para compensar. Es conveniente que el cuarto de los niños disponga de por lo menos dos fuentes de luz artificial: una luz general más o menos intensa (evitar dicroicas y tubos fluorescentes) y una iluminación suave para las horas vespertinas. Veladores o apliques de pared con lámparas tonalizadas en rosa son excelentes para crear un ambiente tranquilizador que prepare a los niños para el sueño.

Colores: los colores claros pueden servir para niños fácilmente excitables, pero en abuso pueden resultar poco creativos. El verde, azul y amarillo por ejemplo transmiten alegría y dinamismo.

Más información | Feng Shui Mundo | Publiboda.com

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos