Compartir
Publicidad
Publicidad

Cuando los niños crecen ¿subestimamos la crianza?

Cuando los niños crecen ¿subestimamos la crianza?
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tiempo que quiero compartir como en mi cabeza, ronda la sensación de que muchos papás y mamás comprometidos, se desvinculan de la información sobre crianza una vez que sus bebés sueltan los pañales.

Y parece que no es solamente algo que me ocurre a mí personalmente, porque hoy mismo mientras intercambiaba opiniones y enlaces con mis compañeros de blog, coincidíamos en que esta sensación no es solamente algo que puedo percibir yo.

Al "quedarnos embarazados" un aluvión de información parece llegarnos de todas partes. Es algo imparable. Tenemos que aprenderlo todo. Compramos revistas, leemos muchísimos libros, blogs de maternidad (en muchísimas ocasiones que hablan en su mayor parte sobre la crianza en los primeros meses) y aprendemos todo lo que hay que aprender sobre nuestros hijos durante sus primeros 12 a 24 meses.

Pero si me permitís, como mamá de un chico de siete años y medio, os voy a confesar que aunque es comprensible que nos ocupemos en cuerpo y alma de nuestros embarazos, partos y primeros meses de nuestros adorables hijos, si tengo que decir cuando las cosas se ponen verdaderamente más complicadas es precisamente ahora.

Y el porqué es muy sencillo. Criar a un bebé, aunque tantas veces nos siembra de preguntas, se resume bastante en darle nuestra compañía, nuestro calor, nuestro alimento maternal. La compañía debe de ser muy continuada, es cierto. A veces, cuando la falta de sueño se nos acumula, incluso puede resultar agotadora. Igual de agotadoras que pueden resultar nuestras dudas, sobre todo si queremos tener un bebé de libro. Pero eso, mejor se lo dejamos a nuestros queridos compañeros de Bebés y Más.

Pero volviendo al tema de la infancia más avanzada. Quizás, la pregunta de sobre si está subestimada la crianza en niños mayores venga dada, porque en mi experiencia cada día, me resulta un poquito más complicado aprender como educar a mi hijo mayor: ser su madre, intentar utilizar el amor incondicional (pero también la firmeza), la orientación cuando me pregunta cosas difíciles de responder, donde debo mostrar la sabiduría propia de esos años que le llevo.

Quizás, porque me resulta algo evidente, que haya tanta información para padres primerizos y sus bebés recién llegados. Y porque creo que aunque esos primeros años son fundamentales por esa educación emocional que impartimos y que es la base de la personalidad de nuestros hijos, la hora de la verdad para muchos, llega cuando nuestros hijos e hijas se dan cuenta de que hay mucho más allá de papá y mamá.

Desde Peques y Más, es nuestra intención abrir un camino igual de importante al de los primeros meses de nuestros hijos. Un camino difícil, al que estaría bien, que muchos más papás y mamás de los que parece ser hoy día participan, quieran unirse.

Porque la educación emocional, física, vital... durante todos los años de la infancia de nuestros hijos, son igual de importantes. Importante para ellos, importante para nosotros. Solamente de este modo, podremos seguir educando a nuestros hijos en la adolescencia, una etapa a la que muchos tememos, puesto que si las anteriores fueron complicadas, nos puedan resultar desde la distancia mucho más. ¿Qué os parece si la esperamos informados, actualizados y con ganas de mejorar día a día? Lo que sembremos hoy, nos llegará mañana. Y si recorremos este camino informados, compartiendo y acompañados, será mucho más enriquecedor.

Imagen| Elisabeth/Table4Five

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos