Compartir
Publicidad
Publicidad

La importancia del desayuno

La importancia del desayuno
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Imagina por un momento qué sucede en el cuerpo después de diez o doce horas de ayuno: necesita cargarse de nutrientes y energía, ¿verdad? Pues bien, un desayuno deficiente e inadecuado puede influir negativamente en la salud de nuestros hijos; ten en cuenta que los niños están en etapa de crecimiento, por lo tanto, las múltiples actividades que realizan durante el día requieren de una dieta variada y equilibrada que cubra sus necesidades básicas de alimentación. Numerosos estudios han demostrado la importancia del desayuno y su relación con el rendimiento físico e intelectual del niño y han arribado a la conclusión de que la falta de glucosa obstaculiza el adecuado funcionamiento del cerebro. Además, un buen desayuno evita los “picoteos” o comidas a deshoras, hábitos emparentados con la obesidad infantil.

¿Cuál sería el desayuno ideal? Es obvio que no puede ser el mismo para un abuelo que para un adolescente, para una mujer embarazada que para un adulto en actividad. Veamos cuál es el desayuno correcto para un niño pequeño en pleno desarrollo. El desayuno de todo niño debe contener, mínimamente:

  • Leche o yogurth: además de proveer calcio, la leche también es una buena fuente de proteínas de la mejor calidad, de vitaminas A y B1, elementos nutritivos esenciales en la dieta infantil.

  • Pan o cereales: todas las formas de cereales y de pan son fuentes de energía y proporcionan proteínas.

  • Fruta o jugos de fruta: todas las frutas contribuyen a satisfacer las necesidades del niño en cuanto a hierro, líquido y vitaminas.

  • Otros ingredientes, ¡pero a no abusar!: huevos (ricos en proteínas, hierro y vitamina A), queso (aporta calcio y vitamina A), manteca o margarina enriquecida (proporcionan energía y vitamina A), mermeladas o miel (abastecen de azúcar), gelatina (provee proteínas, sales minerales y nueve de los diez aminoácidos esenciales).

  • Atención: ninguna de las bebidas que contengan estimulantes son adecuadas para los niños pequeños, de modo que no son recomendables el café y el té.

Más información | Pirámide del desayuno infantil (pdf)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos