Compartir
Publicidad
Mini vacaciones sin tus hijos: por qué deberías tomarlas si puedes
Nuestras experiencias

Mini vacaciones sin tus hijos: por qué deberías tomarlas si puedes

Publicidad
Publicidad

Seamos sinceras: las vacaciones no son lo mismo después de convertirte en madre. Claro, salir de viaje con tus hijos también es maravilloso y es una gran oportunidad para volver el mundo a través de sus ojos. Pero suelen ser la ocasión en la que menos descansamos, aunque sea el objetivo de la mayoría de esos viajes durante el periodo vacacional.

Por eso hoy quiero hablarte acerca de las vacaciones sin hijos: las razones por las que deberías tomar unas y por qué hacerlo es algo bueno para todos.

¿Vacaciones sin mis hijos?

Vacaciones Playa Mama

Sí, vacaciones sin tus hijos. Si es la primera vez que escuchas algo así, quizás pienses que es algo loco, irresponsable o hasta egoísta. Yo recuerdo que cuando mi hija era bebé, me resultaba imposible pensar en la posibilidad de salir de la ciudad y no llevarla conmigo. ¿Cómo podría hacer algo así?

Supongo que esos pensamientos de madre primeriza son parte de esa culpa que nace cuando te conviertes en mamá y que por costumbre o imposición social llevamos en la mente. Me refiero a esa culpa que te aparece si piensas primero en ti y no eres la típica madre abnegada.

Afortunadamente, esos tiempos han quedado atrás y ahora el hablar de la salud y el autocuidado cuando eres madre es algo un poco más común, aunque aún falta quitarnos ese sentimiento de culpa, que a veces aparece más por juicios ajenos que por remordimiento propio.

Y es que hay que entender algo: mamá también importa. Convertirte en madre no anula la mujer que eres. La transforma, sí, pero no por eso quiere decir que pierdas tu identidad o te abandones por completo. Es normal que te conviertas en una nueva mujer, pero es importante que no te olvides de ti.

Por qué deberías tomar vacaciones a solas siendo madre

[image: {"alt":"Vacaciones Viaje Mama","src":"2ac4e2/vacaciones-viaje-mama","extension":"jpeg","layout":"normal","width":1280,"height":953}]]

Si has leído otros artículos míos en Bebés y más, habrás notado que me gusta mucho hablar acerca de la salud emocional y física de las madres. Desde amor propio, salud mental y cuidado del cuerpo hasta el tiempo de ocio, es importante recordar que nosotras también somos prioridad, algo que a veces pasamos por alto.

Algo que siempre debemos procurar, es el tener tiempo para nosotras. Para cuidarnos, amarnos, mimarnos y hacer cosas que nos hagan felices. Una mamá que se siente bien, es una mejor mamá. Eso se mira reflejado en el trato hacia nuestros hijos, nuestra familia y nosotras mismas.

Pero además de esas pequeñas cosas que puedes hacer para tener un tiempo para ti, también puedes tomarte unas vacaciones para relajarte y desconectar por unos días. Ya sea que lo hagas sola, en pareja o acompañada por amigas, salir de vacaciones sin tus hijos será algo que les beneficie a todos.

Y no, esto no te hace un mala madre. Eres un ser humano como cualquiera y de vez en cuando nos viene bien a todos un pequeño descanso. La primera vez que viajé sola sin mi hija ella estaba por cumplir tres años. Estuve fuera de la ciudad tres días para asistir un evento con otras mamás blogueras, y aunque al principio sentí un poco de culpa, me enfoqué en disfrutar el viaje para que valiera el tiempo lejos de ella.

Naturalmente, cuando regresé me sentí feliz, llena de energía, descansada y con muchas ganas de volver a verla. El salir de la rutina, ver un sitio diferente y convivir con otras personas en un ambiente distinto, te ayuda no sólo a despejar la mente, sino a valorar aún más lo que tienes en casa.

Claro, tampoco se trata de dejarlo todo e irnos a recorrer el mundo, pero un pequeño viaje que sea solo para nosotras sin duda es algo que podemos regalarnos. Así que si tienes la oportunidad y cuentas con alguien de confianza que pueda cuidar a tus hijos, aprovecha y toma unas pequeña vacaciones mamá, te las mereces.

Fotos | Pexels

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio