Qué decirle (y qué no) a una mujer que ha tenido un parto difícil
Nuestras experiencias

Qué decirle (y qué no) a una mujer que ha tenido un parto difícil

El nacimiento de un hijo es un acontecimiento trascendental, y como se ha mencionado en otras ocasiones, lo que sucede durante el parto queda profundamente grabado en el cerebro de mamá y bebé. Es una experiencia que nos marca y nos deja un regalo invaluable: nuestro bebé.

Sin embargo, hay ocasiones en las que el parto no es lo que la madre espera y por diversas circunstancias, termina convirtiéndose en una experiencia poco agradable que no siempre es comprendida por otras personas.

Por ello, y con la finalidad de crear un poco de empatía y comprensión hacia este tipo de experiencias, te compartimos qué decirle (y qué no) a una mujer que ha tenido un parto difícil.

¿Qué es un parto difícil?

Llamamos parto difícil a esas historias de nacimiento que no son recordadas como algo agradable. Si bien el hecho de dar a luz es una experiencia intensa y llena de emociones, hay casos en los que ésta es negativa, desagradable o incluso traumática.

Los motivos pueden ser diversos, desde el hecho de que se presentara alguna complicación de salud que pudiera adelantar o dificultar el nacimiento del bebé, hasta el ambiente en el que la madre dio a luz, como sucede en los casos donde se reporta haber sufrido violencia obstétrica.

Para las mujeres que vivieron un parto así, hablar de su experiencia resulta difícil y además doloroso, pues además de haberlo vivido como algo negativo, a muchas les deja un mal sabor de boca y sienten desilusión al no haber podido disfrutar de forma positiva de un momento tan único y especial.

Si conocemos a alguien que ha tenido un parto difícil, es importante mostrar empatía y acompañarla de la mejor manera posible, cuidando especialmente lo que decimos, pues no debemos olvidar que tras el nacimiento de un bebé tiene lugar una importante revolución hormonal que nos hace más sensibles.

Cinco frases que debes evitar decir a una mujer que ha tenido un parto difícil

"Pero tu bebé está bien"

Intentar minimizar el dolor de una mala experiencia solo porque no tuvo un final trágico es casi como decirle a la persona que anule sus emociones. Ella tiene derecho a sentirse triste y a vivir el duelo del parto que no fue como esperaba.

"Hubieras hecho/dicho..."

Como lo mencionaba previamente, la violencia obstétrica puede ser el motivo detrás de una mala experiencia de parto. Sin embargo, decirle a la madre que hubiera dicho o hecho algo, cuando claramente es imposible regresar en el tiempo, solo hace que se sienta culpable e incluso aumente su tristeza.

"Deberías sentirte agradecida"

¿Quién dice que no se siente agradecida? Sentir tristeza por haber tenido un parto difícil no está peleado con estar agradecida por la vida de ella y su bebé. Este tipo de frases no aportan nada útil ni positivo.

"Hay madres que lo pasan peor"

Hacer comparaciones cuando alguien está sufriendo nunca ha sido de utilidad. Aunque ante ciertas situaciones sí puede ayudarnos el poner las cosas en perspectiva, en casos como éste pareciera que intentamos minimizar los sentimientos de la madre.

"Ya pasó, supéralo"

Cada persona gestiona las emociones a su manera, y no hay un tiempo determinado para dejar de sentir o seguir adelante.

Cuatro frases que sí puedes decir a una mujer que ha tenido un parto difícil

Pexels Shvets Production 7176325

Por lo regular, sabemos que una mujer ha tenido un parto difícil porque suele ser ella misma o su pareja quienes nos comparten su experiencia. En estos casos, hay varias cosas que podemos decir o hacer para ayudar.

"Te escucho"

Es una frase sencilla, pero sin duda una de las más significativas. Y es que con frecuencia, quienes han tenido un parto difícil o han sido víctimas de violencia obstétrica suelen recibir algunas de las frases que no recomendamos decir. Hacerle saber que estamos dispuestos a escuchar de verdad, es una bonita forma de apoyarles.

"¿Cómo puedo ayudarte?"

Quizás no hay mucho que podamos hacer, pues se trata de una situación que ya ha ocurrido, pero el simple hecho de mostrar que tenemos esta intención ayuda a que la madre se sienta vista y amada.

"Estoy aquí para cuando necesites hablar"

Una de las mejores cosas que podemos hacer por alguien que se siente triste, es respetar sus sentimientos. Con esta frase no solamente le decimos que estamos dispuestos a escuchar e intentar comprenderla, sino que esperaremos a que ella decida cuándo y cómo buscar nuestro apoyo.

"No estás sola"

Finalmente, recordarle que no tiene que pasar sola por esos sentimientos negativos. En algunos casos el mal sabor de boca que deja un parto difícil va reduciéndose con el paso de los días y los momentos bonitos al lado de su bebé, pero si se ha tratado de una situación traumática o que derive en algo más grave como una depresión postparto, es bueno recordarles que no están solas y hay profesionales que pueden ayudar.

En Bebés y más | Qué hacer y qué decir si sientes que no estás siendo bien tratada durante tu parto

Temas
Inicio