Compartir
Publicidad

En Holanda reciclarán los pañales desechables para lograr energía renovable y hacer muebles: una buena iniciativa a imitar

En Holanda reciclarán los pañales desechables para lograr energía renovable y hacer muebles: una buena iniciativa a imitar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Sabías que con la inmensa cantidad de pañales que tiramos se podrían fabricar artículos tan dispares como cascos de bicicleta, tejas sintéticas o material de oficina?

Pues aunque es cierto que en España empezamos a preocuparnos por cuidar el medioambiente, aún no disponemos de plantas de reciclaje para transformarlos. Pero sí las hay en otros países europeos.

Y ahora Holanda nos sorprende con una nueva planta de reciclaje que transformará los pañales en gas verde, plásticos, fertilizantes y biomasa.

Una iniciativa pionera

La firma holandesa ARN está construyendo una instalación en la región de Nijmegen (Holanda), que transformará los pañales en cuatro productos: gas verde, plásticos, fertilizantes y biomasa. Esto será posible gracias a un reactor que alcanza temperaturas de hasta 250 grados en alta presión.

Estas altas temperaturas eliminan las bacterias, virus y los posibles restos de medicamentos de los pañales y los transforma en líquidos (incluidos los contenidos de orina y materia fecal).

La planta de reciclaje, que está previsto que se inaugure en diciembre de este año, procesará unas 15.000 toneladas de pañales al año. El plástico que se obtenga se usará para elaborar artículos para el hogar, como muebles de jardín o macetas. Mientras, el gas se convertirá en combustible para las centrales eléctricas y el resto de los productos se canalizará a una planta de tratamiento de aguas residuales cercana a la planta.

Cifras que asustan

Montañas de pañales

Un bebé usa una media de entre cuatro y seis pañales al día. Eso significa que un solo niño necesitaría unos 6.750 pañales antes de cumplir los tres años, edad en la que ya no suelen usarse.

Pero hay más: si un pañal sucio pesara, simplemente unos 150 gramos, estaríamos ante una tonelada de residuos no biodegradables ¡por niño!

Por si fuera poco, los productos que contienen, derivados del petróleo, son altamente contaminantes: adhesivos, plásticos, polietileno.

Pero además, los pañales desechables normales contienen sobre todo celulosa, lo que implica que para la elaboración de los pañales que necesitaría solo un niño, habría que cortar cinco árboles.

Y ya para terminar de marearnos y obligarnos a reflexionar: la mayoría de estos pañales terminan en grandes vertederos en los que se estima que cada pañal tarda en degradarse entre 100 y 500 años.

¿Qué alternativas existen?

En España aún no existen plantas de reciclaje de pañales, pero sí en otros países cercanos, como Reino Unido e Italia.

Así que mientras no se implanten plantas de reciclaje en neutro país para reconvertir estos “molestos” productos, tenemos dos opciones para cuidar el medioambiente:

  • Utilizar pañales de tela, ya que siempre es mejor reducir que reciclar.

  • Apostar por los pañales desechables ecológicos. Tardan de tres a seis años en degradarse, ya que están fabricados con fibras de origen natural e hipoalergénicas, y materiales biodegradables para acelerar su descomposición.

Vía | Huffingtton Post

Fotos | iStock

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio