Compartir
Publicidad
Publicidad

Un niño alérgico alimentario ha fallecido en un colegio de Londres por un supuesto caso de bullying relacionado con su alergia

Un niño alérgico alimentario ha fallecido en un colegio de Londres por un supuesto caso de bullying relacionado con su alergia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El periódico Daily Mail se ha hecho eco de un suceso que podría tratarse de un nuevo caso de bullying entre adolescentes. La policía británica investiga la muerte de un alumno de 13 años, alérgico a los lácteos, fallecido a causa de la reacción ocasionada por una loncha de queso.

Un compañero del colegio podría estar, presuntamente, relacionado con el caso tras haber puesto el queso en el sándwich del alumno fallecido aún sabiendo que éste no podía tomarlo.

Multialérgico alimentario

Karan Cheema, de 13 años, estudiaba en la escuela Greenford de Londres, y padecía varias alergias alimentarias, entre ellas al trigo, gluten, huevo y productos lácteos. Sus reacciones alérgicas eran tan severas que en su casa tenía su propio frigorífico y microondas, para evitar la contaminación cruzada.

En la escuela todos conocían su condición alérgica, desde profesores hasta alumnos, y la directora tenía un botiquín de emergencia expresamente para él por si ocurría algún accidente.

Los hechos ocurrieron hace dos semanas. Karan comenzó a sentirse mal a media mañana y el personal que le atendió en la escuela le suministró su medicación de emergencia, pero según informó posteriormente la directora, no hizo efecto.

Llamaron a una ambulancia y se le trasladó rápidamente al hospital, pero el niño murió 11 días después a causa de un paro cardiaco producido por la reacción alérgica que tuvo.

Horas después de que Karan fuera trasladado al hospital, la policía arrestó a otro alumno acusado de intento de asesinato que tendrá que declarar en los próximos días. Y es que, según informaron varios padres de compañeros del chico fallecido, éste estaba siendo víctima de acoso escolar y se sospecha que el alumno arrestado pudo esconder una loncha de queso en el sándwich de Karan, aún conociendo su historial alérgico.

Según cuenta el Daily Mail, varios testigos afirmaron que el niño fue obligado a comer queso mientras le golpeaban, otros que frotaron el alimento contra su espalda y cuello y otros que le arrojaron queso a la cara.

La madre de Karan ha declarado que su hijo era plenamente consciente de sus alergias pero que, a pesar de todo, llevaba una vida normal.

"Conozco a mi hijo y tanto él como sus amigos eran muy cuidadosos con sus alergias. Leía el etiquetado de todo lo que compraba, era independiente en su alimentación, disciplinado y muy consciente de los riesgos. Nunca salía de casa sin su medicación y su comida siempre estaba libre de alérgenos porque en casa tenía su propio frigorífico y microondas"

"Nos comentan que alguien frotó queso en su espalda y cuello, pero en el hospital nos dijeron que el simple contacto con el alérgeno no ocasiona un shock anafiláctico"

La familia de Karan está luchando por llegar al fondo de la cuestión y la policía, de momento, no ha dado más detalles de lo que pudo causar la reacción alérgica del menor ya que aún no se ha realizado la autopsia.

¿Bullying o un lamentable accidente?

La investigación policial dictaminará si la muerte del pequeño Karan ha sido consecuencia de un terrible episodio de bullying que ha terminado en el asesinato del menor o si se trata de un lamentable accidente.

Como madre de un niño alérgico alimentario, este tipo de sucesos en los que se mezcla el acoso escolar con las alergias, me estremece.

Hablamos con la psicóloga infantil Elena Frisuelos, especializada en temas de salud y alergias alimentarias, y le traslado una duda que, como madre implicada en este tema, me asalta cada vez que escucho este tipo de noticias: ¿son los niños alérgicos alimentarios más propensos a sufrir episodios de bullying o acoso escolar?

"Los niños alérgicos no tienen por qué ser más propensos que otros a sufrir bullying o acoso. Es cierto que tienen una particularidad que les puede convertir en un blanco fácil para otros compañeros, pero desgraciadamente, al igual que ocurre con cualquier otro niño con otras condiciones diferentes como llevar gafas, tener sobrepeso o llevar aparato en los dientes, por poner solo unos ejemplos. Ahora bien, el problema radica en que ese bulliyng puede afectar a la salud del niño alérgico derivando incluso, como vemos en este caso, en un shock anafilático"

En cualquier caso, como hemos dicho, este triste suceso está siendo investigado pero lo que es innegable es que según datos de la Sociedad Española de Inmunología Clínica y Alergia Pediátrica (SEICAP), el número de niños con alergias aimentarias crece año tras año y toda la sociedad debería concienciarse de ello y de los riesgos de salud que estos niños tienen.

Pero es sobre todo en los colegios y entre compañeros de clase y profesores, donde esta concienciación debería ser mayor. Porque tener una alergia alimentaria, no es ninguna broma.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos