Publicidad

La bonita historia de cómo un grupo de maternidad en Facebook ayudó a salvar la vida de un bebé

La bonita historia de cómo un grupo de maternidad en Facebook ayudó a salvar la vida de un bebé
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

La maternidad puede llegar a ser abrumadora, pues es una experiencia que además de regalarnos momentos maravillosas, también trae con ella nuevas dudas, miedos y retos que deberemos superar. Afortunadamente y gracias al uso de la tecnología, hoy en día es más fácil buscar ayuda y consejos que nos ayuden a llevarla mejor.

Una de esas opciones, son los grupos de madres en redes sociales. Sin embargo, recientemente descubrimos que no solamente sirven para encontrar consuelo y apoyo, sino también, podrían ayudar a salvar vidas.

Te contamos la preciosa historia de empatía y generosidad que le sucedió a Beth, una madre que, tras compartir su historia en un grupo de maternidad en redes sociales, encontró en otra madre una donante para su bebé de 11 meses.

En busca de un donante

A través de una publicación en su cuenta de Facebook, una madre llamada Robin Bliven compartió la emocionante y conmovedora historia de un pequeño de 11 meses de edad llamado Cal, que necesitaba un donante de hígado para sobrevivir.

En ella, cuenta que su madre Beth Rescsanski acudió a un grupo de maternidad en Facebook al que pertenece, para contar su situación y buscar la manera de ayudar a su hijo. Lo que no se imaginaba, era que otra mamá del mismo grupo, a la que no conocía en persona, se ofrecería a donar parte de su hígado y al ser compatible, ayudó a salvar la vida de su hijo.

"Las personas pueden decir muchas cosas de los grupos de mamás en Internet", comienza a escribir Robin, quien da unos ejemplo de cómo las madres de ese mismo grupo han sido de ayuda cuando lo ha necesitado, para continuar contando el caso de Beth y Cal: "Cuando este pequeño, Cal, necesitaba un hígado de un donante vivo para sobrevivir, alrededor de 100 madres de mi grupo se ofrecieron para ser analizadas como posibles donantes. Es esta hermosa madre y heroína perteneciente a nuestro grupo quien estuvo ala altura".

Cal encontró a alguien que fue compatible con él para la donación: Andrea Alberto, una madre soltera de dos hijos de ocho y cuatro años, que viajó desde Boston hasta New Haven (aproximadamente 240 kilómetros) para poder donarle parte de su hígado. En este caso, el bebé solamente necesitaba una pequeña parte del hígado de Andrea, que se regenerará a tamaño normal en cuestión de semanas.

La fotografía en la publicación de Robin rápidamente se volvió viral tras conocerse la historia de esta valiente madre que se ofreció a mostrar su apoyo a otra madre, de una manera increíble y amorosa. "Pueden decir lo que quieran de los grupo de madres en Facebook... pero no hablen mal del mío, porque conseguimo un órgano", concluye Robin.

Por su parte, Andrea también compartió una publicación en su cuenta de Facebook, en donde cuenta su experiencia al donar parte de su hígado a un bebé que no conocía:

¡Estamos saliendo del otro lado de donar un órgano vivo y vaya que ha sido una aventura!

Durante la evaluación de donantes, te dicen a ti, el donador, que no "obtienes" nada por la donación. Viendo estas dos semanas en retrospectiva, difiero. Las muestras de amor y apoyo, la forma en que familia, amigos y extraños se han unido para hacer este extraordinario evento posible me ha permitido experimentar una de las mejores cosas que el mundo puede ofrecer. Estoy muy agradecida de poder pasar por este camino y por todos aquellos que caminaron conmigo. No puedo expresar mi gratitud adecuadamente.

Y lo más importante, ahí está mi pequeño hombrecito Cal. Mi hígado no pudo tener un mejor hogar. Va a ir a preescolar y aprender a manejar un coche. Tendrá la oportunidad de comer muchas tortas de cumpleaños y entrenar deportes e ir al baile de graduación. ¿Qué tan afortunado es ese hígado? Y honestamente, nunca se ha visto tan hermoso. No puedo esperar a ver todos los lugares a los cuales Cal lo llevará.

Si piensas que eres de las personas que puede o podría darle a alguien como Cal una oportunidad para su salud, por favor, contáctame.

En entrevista para Parents, Beth, la madre de Cal comenta: "Es impresionante estar rodeada de tantas madres tan comprensivas. Son increíbles para apoyar a familias que lo necesitan y Andrea ayudó en la forma más grande posible al darle a mi hijo el mejor regalo".

"Hay personas de todas las edades esperando un hígado sano. No necesitas ser un superhéroe para ser donante de hígado. Puedes ser una madre soltera promedio como yo, que come muchos dulces. Si estás saludable y puedes ordenar un par de semanas de tu vida para la cirugía, podrías regalar décadas de vida a alguien que moriría sin un órgano sano", concluye Andrea.

Sin duda es una historia de lo lejos que pueden llegar las madres cuando se apoyan unas a otras, y por ello, las madres involucradas decidieron compartirla: para ayudar a que otras personas se den cuenta que también es posible donar hígado estando vivo y pueden salvar la vida de personitas como Cal.

Foto | iStock
Vía | Parents

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir