Compartir
Publicidad

Despertar el interés por la ciencia

Despertar el interés por la ciencia
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos sabemos del interés de los niños por el mundo, miran todo a su alrededor desde que nacen. A medida que se van desarrollando no sólo miran, tocan, prueban, experimentan y preguntan. Los niños son "investigadores" por naturaleza. Poseen una curiosidad propia de los grandes científicos.

Los padres podemos despertar en nuestros hijos el interés por la ciencia. Si nos mostramos interesados en mirar la luna, ver como florecen los árboles, mirar las estrellas, seguramente los pequeños de la casa también se mostraran interesados y comenzarán a hacer preguntas. Les podemos ayudar a aprender a través de su deseo natural de explorar.

Aproximadamente a la edad de 4 años aparecen los porqués, el niño preguntará por todo y una de las cosas que más les gusta saber es acerca de los fenómenos físicos: ¿Por qué llueve?, ¿Por qué el pan se quema? ¿Por qué nos sale pelo?... Una buena época para los experimentos científicos. En casa podemos hacer experimentos sencillos. Su finalidad es estimular la curiosidad y la capacidad de observación más que la elaboración de conclusiones o hipótesis. El pensamiento de un niño de 3 a 5 años es "preoperatorio"; es decir, está centrado en un sólo rasgo llamativo de la situación y tiene dificultad para descentrarse de esa fijación y tener en cuenta otros rasgos.

Bueno, después de esta introducción si también se ha despertado tu curiosidad, les propongo dos experimentos para hacer con los enanos de la casa:

El Volcán. Forrar un vaso de cristal con papel y darle la forma de un volcán. Pintar con témperas o marcadores. Llenar el vaso con vinagre y agregarle bicarbonato de sodio. ¡Qué sorpresa! Habrá una reacción química y el volcán comenzará a erupcionar.

También puedes poner vinagre en una botella, agregar bicarbonato y rápidamente colocar un globo. Verán como el globo se infla como por arte de magia. El bicarbonato de sodio reaccionará con el vinagre (que es una sustancia ácida) y desprenderá dióxido de carbono.

Germinadores. Se envuelve por dentro con papel periódico un vaso de cristal. Se coloca arena y en el espacio que hay entre el cristal y el papel se ponen unas semillas de frijoles (habas, lentejas, judías etc.). En unos cuantos días veremos como las semillas empezarán a echar sus raíces y pronto tendremos una plantita. Será todo un acontecimiento verla crecer. Después habrá que cuidarla para que se haga mayor.

Si se animan a hacerlos coméntanos la cara de sorpresa de tus hijos. En próximas entregas les propondré más experimentos para disfrutar en familia.

En bebés y más | La curiosidad de conocer En bebés y más | La edad de los ¿porqué? En bebés y más | ¡Cómo vienes!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos