Compartir
Publicidad
Publicidad

Qué termómetro elegir

Qué termómetro elegir
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Hay tres condiciones imprescindibles a la hora de tomar bien la temperatura, medirla siempre en la misma zona corporal, usar siempre el mismo tipo de termómetro y mantenerlo siempre limpio.

El momento ideal para tomar la temperatura, es tras un periodo de descanso de una media hora, y en un lugar en el que la temperatura ambiental no sea extrema, ni por frío ni por calor. También hay que tener en cuenta que la temperatura corporal varía durante el día dependiendo del ejercicio físico y la temperatura exterior.

Pero, ¿qué termómetro elegir? Cada termómetro tiene sus características, por ejemplo el de mercurio ofrece una medición más fiable, aunque se necesitan varios minutos para realizarla. Puede colocarse en el recto, en la ingle, en la axila o bajo la lengua. Tanto la temperatura tomada en el recto, como bajo la lengua, cuentan con 0’5º más porque la temperatura interior es más cálida que en la superficie. En caso de diarrea o estreñimiento puede alterarse el resultado. El termómetro digital fue uno de los primeros que aparecieron en el mercado tras el clásico termómetro de mercurio. Este puede usarse en varias partes del cuerpo, pudiendo adoptar la que mejor tolera el bebé, también su medición es rápida, aunque hay que tener paciencia hasta que emite la señal acústica, que sucede pasados un par de minutos.

El termómetro auricular es una opción muy útil para niños mayores de 6 meses, pues su medición se realiza en pocos segundos. La sonda del termómetro debe quedar bien colocada, en realidad, mide el flujo sanguíneo del tímpano que es el mismo que el del hipotálamo, centro de control de la temperatura corporal en el cerebro. Un inconveniente es que no se logre la posición correcta, por lo que la temperatura no será fiable, además la temperatura puede variar en cada oreja y nos puede llevar a repetir la medición innecesariamente.

Los termómetros frontales captan el calor corporal en la frente a través de un sensor de infrarrojos. A pocos milímetros de la piel de la frente pasa la arteria temporal que lleva el flujo del corazón al cerebro. Es muy cómodo porque se puede utilizar incluso si el niño está durmiendo y es muy rápido, además hay algunos que no necesitan el contacto con la piel. Lo malo es que las condiciones externas pueden influenciar en el resultado de la toma.

¿Por cuál te decides?

Más información | aepap En Bebés y más | Thermo touch baby En Bebés y más | Chupete termómetro de Alter y Ego

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos