Compartir
Publicidad

Un embarazo sin medicinas

Un embarazo sin medicinas
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante el embarazo podemos sufrir contratiempos con la salud, como puede ser un dolor de espalda, un resfriado, unos picores que no nos dejan dormir, etc. el problema es qué hacer para aliviar los síntomas.

Existen muchos remedios caseros que pueden aliviar esas molestias en el embarazo sin necesidad de tomar fármacos, por ejemplo, una congestión nasal, es un trastorno habitual en el embarazo, pero muy molesto. Una manera de apaciguar este síntoma antes de que la mucosidad se haga espesa, es lavarse las fosas nasales con suero, que lo podemos encontrar en farmacias o prepararlo en casa.

Para ello sólo debes mezclar un litro de agua con una cucharadita de sal. La aplicación es sencilla, con un cuentagotas introduces unas cuantas gotas en uno de los orificios, y después en el otro. El alivio lo notarás enseguida. También es de gran ayuda aumentar el consumo de líquidos, pues así se diluye la mucosidad y es más sencillo expulsarla. El nivel de humedad del ambiente en el que nos encontramos también es de vital importancia, se puede conseguir el adecuado con un humidificador o con un cazo de agua hirviendo, pero no se debe poner en el agua ningún tipo de sustancia alcanforada, como es el eucalipto.

malestar_beber_agua.jpg

La columna vertebral cambia de posición durante el embarazo y es por esta razón que podemos sufrir molestias en la espalda. Aplicando calor seco durante 15 minutos al día aliviarás las molestias. El calor te lo puede proporcionar una bolsa de agua caliente envuelta en una toalla, o unos paños calientes. Es muy importante mantener la espalda recta, existen fajas especiales con este fin que se adaptan al tamaño de la tripa.

Una tos nerviosa la podemos calmar haciendo unas gárgaras con una infusión templada de agua, limón y miel. Las proporciones son, un vaso de agua, el zumo de un limón y una cucharada de miel, pero si sufres diabetes, no es el remedio adecuado. Una medida que realmente mejora la tos es beber mucho líquido, porque así se mantienen las mucosas hidratadas y como en el caso de la congestión nasal, también es importante evitar un ambiente seco.

Siempre que se detecte fiebre, es aconsejable ir al médico, pero si no puedes ir de inmediato y la fiebre llega a 38º, lo mejor es tomar un baño de agua a un grado inferior a la temperatura corporal, es decir, en este caso se debería tomar un baño a una temperatura de 37º. Esto es muy importante, porque una fiebre constante de 38º durante el embarazo puede implicar riesgos para nuestro bebé.

Hay infinidad de remedios caseros que mejoran nuestro bienestar y ayudan a no tener que recurrir a los medicamentos, conocemos unos cuantos más que os iremos explicando, pero seguro que tú también conoces alguno, ¿lo compartes con nosotras?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos