Compartir
Publicidad
Publicidad

Diario de mi embarazo: noches moviditas en la semana 31

Diario de mi embarazo: noches moviditas en la semana 31
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

¿Quien me mandó a pasar los últimos meses de embarazo con 40 grados de calor?

Nadie, me metí yo solita. ¡Dios Santo, no puedo dormir! Aunque creo que no soy la única y tal vez no debería echarle la culpa a la tripa, sino al calor.

Salvo pequeñas circunstancias como el calor agobiante y el dolor de ciática, el primero que no me deja dormir y el segundo que casi no me deja mover, el resto fenomenal. Pero nada preocupante, sólo las cuestiones típicas de la semana 31.

Como pueden ver, estoy teniendo unas noches muy moviditas gracias a las patadas, el verano y a mi hija de dos años que pide refugio en la cama de mamá y papá. Ya sumamos cuatro más el búnker de almohadas que me acompaña, todo eso en una simple y estándar cama matrimonial. Mi panza parece que fuera a explotar en cualquier momento, sobre todo después de la cena parece un globo demasiado inflado a punto de reventar. Faltan dos meses y no sé dónde se va a meter la beba estas últimas semanas.

Por otro lado, la noche es uno de los momentos del día en el que más se sienten los movimientos del bebé, por lo que es una suerte que coincida el sueño de la madre con el del bebé.

Y las pataditas ya no son inofensivas pataditas, sino más bien auténticos golpes de boxeo que te dan en las costillas.

Pero a pesar de todos los pesares, en general me siento muy bien. Lo único algo cansada, eso sí.

Pero feliz. Pasaría una, dos y mil veces por lo mismo nueve meses y más por llevar dentro de mí un hijo. ¡Hasta la próxima! Ya falta menos.

En Bebés y más |Diario de mi embarazo: comienzo el último trimestre En Bebés y más | Ciática en el embarazo | Problemas de sueño en el embarazo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos