Compartir
Publicidad

Diario de mi embarazo: el segundo trimestre

Diario de mi embarazo: el segundo trimestre
Guardar
2 Comentarios
Publicidad

Todo el mundo dice que los segundos tres meses del embarazo son los que la mujer más disfruta. Y en mi caso es totalmente acertado, tanto en éste como en mi primer embarazo.

A punto de cumplir las 23 semanas (el segundo trimestre abarca entre la semana 14 y la 28) puedo decir que me siento plena, tanto física como emocionalmente.

Los malestares han desaparecido, la tripa, aunque crece a pasos agigantados, aún es discreta (se puede ver en la foto) y no me impide hacer una vida normal, salvo algún que otro necesario descanso extra.

Me siento más activa y vital. Los vaivenes emocionales del primer trimestre se han aplacado. Las inseguridades se han disipado y las ansiedades dejan lugar al disfrute.

Incluso, entre el trajín del día a día, atender a una niña de 21 meses y el trabajo, hay momentos en que me olvido que estoy embarazada hasta que paso delante de un espejo o un escaparate y veo reflejada la tripa en el vidrio. La tranquilidad de que todo va bien una vez pasados los controles prenatales hace que la segunda etapa del embarazo sea más relajada, sumado a que empezamos a tener contacto con el bebé.

A estas alturas el bebé ya es capaz de oír y reconocer las voces que le rodean. Seguramente, además de las de mamá y papá, ya reconocerá a fondo la de su hermana mayor que grita como un becerro.

Ya hemos experimentado buenos contactos familiares. Su hermana se encarga de estimularla a través del método de las pedorretas. Todas las noches le hace pedorretas a la tripa y la pequeñita reacciona con patadas y movimientos dentro de la panza. ¡No sabe lo que le espera fuera!

Sin duda, una de las cosas que más disfruto del embarazo y sobre todo en esta etapa, son los movimientos del bebé dentro de mí.

Es un contacto tan emocionante y tan íntimo que es difícil de explicar. Me siento acompañada en todo momento, me hacen más fuerte a la vez que me dan seguridad.

Y aunque muero por tenerla en mis brazos y verle la carita en persona (hasta ahora sólo pude verla en la eco 3D), ahora lo suyo es crecer, ganar peso y lo mío y lo del resto de la familia es seguir disfrutando de lo que queda de espera.

Más información | Ser Padres En Bebés y más | Diario de mi embarazo: el primer trimestre En Bebés y más | Diario de mi embarazo: ¡es una niña!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos