Publicidad

Así se organizan las familias con vacaciones a la europea: ¿De verdad podemos hacer este cambio en España?
Educación Infantil

Así se organizan las familias con vacaciones a la europea: ¿De verdad podemos hacer este cambio en España?

Publicidad

Publicidad

A partir del próximo curso 2016-2017 en Cantabria comenzará a regir un nuevo calendario escolar con una semana de vacaciones cada dos meses de clase, siguiendo el modelo de la mayoría de países europeos. Los padres pusieron el grito en el cielo ante el cambio, pues entre otras cosas no han sido consultados, pero fundamentalmente porque creen que es un trastorno para la conciliación familiar. Por su parte, Castilla-La Mancha también se lo está planteando y ha llevado a debate en consejo escolar si poner en práctica o no este modelo de calendario.

La idea de la europeización parece extenderse y puede que se contagie a otras comunidades. La pregunta es: ¿creéis que deberían cambiar las vacaciones escolares en España? La primer inquietud que nos surge a quienes tenemos hijos en edad escolar es cómo conciliar los días no lectivos con la vida laboral de los padres. Por eso, hemos querido conocer de primera mano cómo se organizan las familias que tienen vacaciones escolares 'a la europea'.

Hace pocos días, nuestros compañeros de Xataka Magnet comparaban el calendario escolar español, con doce semanas de vacaciones en verano, con el de otros países que reparten las vacaciones en varios periodos y recortan las vacaciones de verano.

Nosotros hemos hablado con cinco madres, dos que viven en España bajo el calendario escolar francés y tres madres españolas que viven fuera, dos en Alemania y una Bulgaria, para que nos cuenten cómo llevan este sistema de vacaciones.

Fátima, una madre española en Alemania

Fátima Casaseca, autora del blog Mamá española en Alemania y madre de cuatro niños (de 9, 6, 5 y casi 2 años) nos cuenta cómo se organiza su familia en un país donde cada estado federal tiene su propio calendario escolar, lo que dificulta aún más la conciliación.

"La idea aquí es que cada 6 semanas, más o menos, los niños tengan 1 o 2 semanas de vacaciones. En verano, los niños sólo tienen 6 semanas de vacaciones, pero no a la vez. En Baviera y Baden-Württemberg (donde vivo yo), las han dejado más o menos fijas, de forma que los niños terminan a finales de julio y empiezan a mediados de septiembre todos los años".

Claro que Alemania el clima no es tan caluroso en verano como en España, "por lo que tener colegio en Julio o agosto no es tan dramático. En España, sinceramente, no consigo imaginarme cómo van a mandar a los niños al colegio a 40 grados… (porque me imagino que esas semanas libres durante el curso las tendrán que recuperar en otro momento)", comenta Fátima.

¿Y cómo lo lleváis? "Se compatibiliza mal, eso está claro. En las ciudades se puede compatibilizar mejor, pero por lo general, los padres se tienen que coger vacaciones (o uno de ellos), o apuntar a los niños a cursos específicos, o mandarlos con los abuelos…. Mi cuñada suele mandar a los niños aquí, con sus suegros, por ejemplo".

En su caso no les resulta tan difícil organizarse ya que "mi marido es autónomo, lleva la empresa familiar, que es bastante pequeña y vivimos al lado (a 50 metros), y yo o le estoy echando una mano a él o trabajo desde casa (trabajo como lectora profesional y escribo (publico una novela en septiembre con DeBolsillo)". Fátima también es autora del libro 'Una mamá española en Alemania' editado por Planeta de Libros.

Además, mis suegros viven también aquí, y aunque trabajan los dos, tienen bastante libertad de movimientos y echan una mano. Mis amigos y conocidos que trabajan por aquí, al final las mujeres la mayoría o están en casa, o tienen trabajos de pocas horas, o por turnos (enfermera en hospital con turnos de noche, por ejemplo), o son autónomas, precisamente porque no hay otra forma de cubrir estos aspectos (además, los niños vienen del colegio a las 12:00 y por la tarde no tienen clase). No existe el concepto campamento de verano durante el día, como en España, y tener una asistenta/interna/canguro para tantas horas también es difícil (lo de la interna imposible), además de muy caro. Pero esto no tiene nada que ver con las vacaciones en sí, si no con el tipo de sociedad y la alemana, para estas cosas, es bastante peculiar y retrógrada.

Marta, mamá española en Bulgaria

vacaciones-europa

Marta es Mamá en Bulgaria, el blog en el que comparte su vida cotidiana como madre expatriada en ese país. Está casada con un búlgaro y viven en Sofía hace 7 años. Tienen dos hijos, un niño de 3 años y una niña de 7, y nos ha contado cómo son allí las vacaciones escolares.

Las vacaciones de verano son más largas que en España: 4 meses (del 17 de mayo al 15 de septiembre para alumnos de primaria y secundaria (alumnos más mayores tienen menos vacaciones). En Navidad, tienen vacaciones del 23 de diciembre al 2 de enero, una semana de "vacaciones de invierno" en febrero, una semana de "vacaciones de primavera" en abril y 4-5 días de vacaciones en Semana Santa.

Los horarios son otro trastorno para la conciliación. "El horario escolar es intensivo ya que dos colegios comparten un edificio (los centros públicos). Un semestre es horario lectivo de 8 a 12, y el siguiente semestre de 1 a 5 pm", nos cuenta Marta.

¿Y cómo os organizáis con ese panorama? "Mi marido trabaja en una empresa, y yo soy colaboradora freelance en Radio Bulgaria, con lo cual tengo algo de libertad horaria para poder ocuparme de los niños. Cuando yo no puedo, mis suegros nos ayudan mucho, recogen a los niños del colegio y si hace falta se ocupan de ellos en vacaciones".

De todos modos, en general los padres que no tienen abuelos disponibles deben elegir entre pagar a alguien que cuide de sus hijos o quedarse en casa sin trabajar. Con lo bajos que son los sueldos en Bulgaria, muchas madres optan por lo segundo, a pesar de que luego lo tienen complicado para reincorporarse al mercado laboral.

María, mamá española en Munich

María es Mamá en Munich. Se ha ido a vivir allí por amor y tiene dos hijos, uno de casi 7 y otro de casi 4. Aunque las vacaciones duran el mismo tiempo en todos los estados, el año comienza y termina en fechas diferentes. En Baviera, el estado federal donde vive, el año escolar comienza a mediados de septiembre y termina a finales de julio.

"El curso está dividido en bloques separados por periodos de vacaciones: la primera pausa se hace en noviembre, luego vienen las Vacaciones de Navidad, una semana en febrero, dos semanas en Semana Santa y otras dos en mayo. Las vacaciones de verano duran seis semanas", precisa María.

¿Cómo compatibilizáis las vacaciones de los peques con vuestros trabajos? "Imagino que como en cualquier otro país, buscándonos la vida. Lo que pasa es que en otros sitios, los bloques de vacaciones son más largos y menos frecuentes, y aquí son más frecuentes y más cortos.

María es profesora de idiomas online y traductora, y por tanto trabaja en casa. "Para mí esto es un auténtico lujo porque, como madre trabajadora, tengo bastante flexibilidad para poder realizar mi trabajo y poder sin embargo, tener en casa a un hijo que esté enfermo, o que ese día no tenga cole por cualquier razón, o que no le apetezca estar todo el día fuera."

¿Te gusta el sistema de vacaciones alemán? ¿Es bueno para los niños tener vacaciones más repartidas durante el curso? "Sí, me gusta mucho. Pero esta opinión está más basada en lo que opino que es conveniente para los niños, que en lo que es más conveniente para mí. Desde el punto de vista pedagógico creo que este sistema es genial. Porque los niños no se cansan tanto, van a la escuela unas semanas y luego descansan. Además, el sistema educativo aquí es bastante exigente, y tienen muchas tareas, pero está prohibido que los profes pongan tareas para vacaciones, así, cuando están de vacaciones, están descansando de la escuela de verdad. Y les da tiempo a desconectar, a tener otras experiencias".

"Por otro lado, también pienso que, obviamente, la instauración de un sistema u otro debe ir de la mano del lugar, la cultura, el clima donde se vive. Es decir, no me imagino a los niños que viven en zonas muy calurosas, yendo a la escuela hasta finales de julio. Mi opinión de que se instaure en España es, obviamente, a favor, pero teniendo en cuenta las fechas y ajustándolas a las condiciones medioambientales y culturales".

Vacaciones en España a la francesa

vacaciones-europa

Almudena es madre de un niño de 11 años que asiste al Liceo Francés de Madrid, donde rige el calendario escolar de ese país. A mitad de cada trimestre los niños tienen una semana de vacaciones, pero también empiezan las clases el 1 de septiembre y terminan el 30 de junio.

¿Y cómo se organizan las familias que conviven con el sistema escolar francés y el calendario laboral español? "La mayoría de las madres de niños que van al Liceo no trabajan (80%) por lo que son muy activas y participan en todo tipo de actividades que el colegio organiza para implicar a los padres (conferencias, talleres, van a las clases de sus hijos para explicar sus profesiones, si colaboran con alguna ONG, etc.)"

Hasta los 11 años los niños terminan a las 16,00 h. Los padres que trabajan tienen la posibilidad de dejar a sus hijos en una especie de guardería al aire libre, en la biblioteca con la supervisión de un profesor para hacer los deberes o apuntarles a alguna extraescolar (baloncesto, fútbol, piscina, esgrima, etc.).

Durante los meses de verano "el colegio organiza una serie de campamentos donde aprenden a hacer hip hop, circo, manualidades, leen y juegan con sus amigos supervisados por monitores franceses. En invierno, muchos padres apuntan esa semana a sus hijos a un curso de esquí. Otros dejan a sus hijos con sus padres, con alguna cuidadora en casa o se ven obligados a coger algunos de los dos esa semana también de vacaciones para estar con los niños en casa. Cada familia es un mundo, y todo depende un poco de las economías, pero siempre se pueden buscar soluciones".

vacaciones-europa

Otro ejemplo: Nuria tiene dos hijos, una niña de 6 y un niño de 8 que van al Liceo Francés de Málaga, donde rige un calendario mezcla del francés con el español. En Navidad y en Semana Santa las vacaciones coinciden con las de España, el resto no, salvo julio y agosto. La semana blanca tampoco coincide.

Si ya conciliar es difícil, en su caso se complica puesto que su pareja viaja mucho. "El año pasado se fue en Mayo y volvió en septiembre y en ese tiempo le vimos 3 semanas", cuenta Nuria. Ella lleva la administración laboral de una empresa y tiene flexibilidad relativa para trabajar. "Básicamente vivo con un ordenador a cuestas, pero trabajo desde donde quiero y puedo (casa, camping, etc). Nadie se mete en mis horarios y yo sé que tengo plazos que cumplir. En ocasiones la flexibilidad es positiva para mí, en ocasiones no, pero en global compensa."

¿Cómo os organizáis? "Creo que nos organizamos igual que cualquier familia que tenga a los peques en un colegio con calendario español. Tratamos de ver nuestra disponibilidad y de organizarnos para estar uno u otro con ellos en vacaciones. Y en ocasiones si hace falta, se recurre a alguien externo. El año pasado para nosotros fue caótico, porque no tuvimos previsión y me encontré con un verano sola, a tope de trabajo, sin nadie externo y con los peques de vacaciones.".

Cuándo le preguntamos si cree que en España funcionarían las vacaciones a la europea, nos responde que sí. "A los peques les sienta bien la pausa cada mes y medio. No creo que haya mucha diferencia entre organizarse según calendario español o europeo. En el calendario español te encuentras con 2.5 meses de vacaciones en verano más el resto de vacaciones durante el curso y tienes que organizarte igualmente. No creo que el problema sea cómo se distribuyen las vacaciones si no que los periodos de vacaciones de padres e hijos son diferentes. Que se distribuyan de una forma u otra da igual, al final hay que organizarse".

La organización es la clave

Tras conocer los cinco testimonios, nos damos cuenta que la situación de ningún país es idílica. La conciliación entre la vida escolar de los hijos y la vida laboral de los padres es bastante complicada en todos los casos, sea cual sea el calendario escolar que tengan.

La cuestión es organizarse con las posibilidades que cada familia tenga a su alcance. La organización familiar es la clave para que las piezas de la conciliación encajen.

¿Vosotros qué pensáis tras conocer las experiencias de otras familias, ¿debería cambiar el calendario escolar en España a una semana de vacaciones cada dos meses?

En Bebés y más | Los niños de Cantabria tendrán una semana de vacaciones cada dos meses de clase, ¿solución o complicación?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir