Compartir
Publicidad
Publicidad

Una luz ideal para el bebé

Una luz ideal para el bebé
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Los niños pasan parte de su tiempo en su habitación y debemos procurar que el ambiente sea acogedor. Para ello no debemos utilizar focos halógenos o fluorescentes, este tipo de luces proyectan una luz fría, sin embargo usar bombillas coloreadas (en suaves tonos) aportan una sensación de calidez.

Utilizar una luz musical para dormir es perfecta, esta luz proyecta imágenes en movimiento al son de la música. Este puede ser un buen recurso en momentos previos al sueño del bebé para tranquilizarlo.

La utilización de la luz piloto es muy aconsejable en el caso de que se despierten en mitad de la noche, esta luz es de baja intensidad y además consume muy poco.

A lo largo del día debemos aprovechar al máximo la luz solar. Recuerda colocar unos visillos ligeros que dejen pasar la luz. Lo ideal sería pintar las paredes de un color claro como pueden ser el blanco, amarillo, etc. Debemos poner la cuna siempre cerca de la ventana pero no pegada a ella.

luz_para_bebes.JPG

En cuanto a la corriente eléctrica es necesario tener un especial cuidado con las lámparas de pie o sobremesa, ya que un niño gateando llega a todos los rincones, por tanto es mejor sustituirlas por apliques de pared. Los enchufes que no utilicemos deben estar tapados.

La luz piloto debemos retirarla cuando es de día y tapar el enchufe con un protector, de esta manera evitaremos que el niño intente desenchufarla o jugar con ella. Las lámparas, cables o enchufes en mal estado tendremos que arreglarlos enseguida.

Es conveniente fijar los cables colgantes al suelo o a la pared a través de carriles adhesivos, de esta manera evitamos que tiren de ellos o los puedan chupar.

Estos son consejos muy prácticos en la educación que debemos tener como padres, de esta manera evitamos peligros para nuestro bebé y conseguir una luz ideal para el bebé.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos