Compartir
Publicidad

Tú lo eres todo para él

Tú lo eres todo para él
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

A todos los niños les da miedo separarse de su madre, ya que hijo y madre mantienen un vínculo muy especial, es como si tu bebé sintiera que sois uno. A veces nos ha ocurrido que nos alejamos unos segundos de nuestro bebé y este empieza a llorar desconsolado. En resumidas cuentas, nuestro bebé no acepta la separación y vive un estado de dramatismo.

Debemos ayudar a nuestro bebé a dominar y eliminar esta ansiedad provocada por el alejamiento de la mamá. Enseñarle que tú eres distinta a él y que debe aceptar el hecho de separarse como algo específico y de tiempo limitado. Ofrecerle un juguete es bastante adecuado para que así centre su atención en él y se distraiga.

Conviene jugar a menudo con tu bebé, inventa juegos nuevos ya que gracias al hecho de compartir, el bebé supera tu separación momentánea y le ayudas a adquirir autonomía. Procurar intentar hacer más dulces las separaciones cotidianas entre madre e hijo es una tarea que va en función de la edad. Cuando su edad está comprendida entre los 0 y 12 meses, la relación que mantienes con tu pequeño, está basada en las miradas, las caricias y las sensaciones olfativas, unidas a la comunicación que representa la voz. Es muy importante que le digas continuamente cosas al bebé, aunque sea muy pequeño y no entienda nada, contarle un cuento o cantarle una canción, ya que lo más importante no son las palabras sino el tono de voz. Es una manera para que tu hijo aprenda a diferenciar tu voz en cualquier circunstancia y así mantendrá viva tu presencia incluso cuando no estés a su lado.

A partir de los 12-14 meses la palabra se complementa con el juego y adquiere un valor simbólico. Introduce los primeros juguetes de manera progresiva ya que de esta manera tu hijo aprende que no sólo son para divertirse, sino que también son para poder expresar y dominar sus emociones, incluidas las que se relacionan con la separación.

A menudo no quieren ir a la guardería para no separarse de la mamá, es muy aconsejable dejarle algún objeto personal tuyo que el niño relacione contigo, por ejemplo, un pañuelo. De esta manera él se podrá consolar y no sentirá el vació de tu ausencia. Tú lo eres todo para él.

En Bebés y más | Lazos familiares en el primer año

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos