Compartir
Publicidad
Publicidad

Lazos familiares en el primer año

Lazos familiares en el primer año
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Cuando nuestro bebé ha cumplido 1 año, no tiene mucha idea de lo que son los parentescos, pero una cosa si la tiene clara, sabe que personas le quieren.

El bebé no puede vivir sin su familia, ya sea por sus cuidados físicos o por el cariño que le procesan. Si hiciésemos la prueba de que un bebé fuera cuidado por un robot, seguramente se moriría de pena.

La familia es muy importante, le aporta el concepto de seguridad básica, o sea, la convicción de que en este mundo se podrán satisfacer sus necesidades y deseos.

Con 1 año el niño ya ha adquirido importantes habilidades de relación con quienes le rodean, él es el protagonista de la casa, sólo tenemos que darnos cuenta, que cuando el bebé comprueba que su comportamiento es motivo de diversión, repite los movimientos que hacen gracia. Nuestro hijo nota que los demás se lo pasan bien con él, siente que se le valora y que se le tiene en cuenta, y disfruta con ese placer recíproco, porque el también se divierte actuando para sus seres queridos.

Intuye las emociones de los demás, ha aprendido a adaptarse al comportamiento ajeno, se vuelve más sociable, ha dejado de necesitar que mamá esté continuamente presente, es el inicio de la independencia y ésta, progresivamente irá aumentando hasta el segundo cumpleaños y sucesivamente.

Demostrar la afectividad a nuestro bebé y ayudar a que se relacione con la familia, dará como fruto relaciones íntimas satisfactorias y buenas relaciones en general con los demás.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos