Compartir
Publicidad

El paso del biberón a la cuchara

El paso del biberón a la cuchara
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El mundo que rodea el paso del biberón a la cuchara es totalmente distinto, de repente, aparecen las caritas sucias, comida en el suelo y los baberos completamente sucios. Las comidas llegan a hacerse interminables y sólo la actitud relajada y paciente de mamá ayuda a triunfar a la cuchara.

Como sabemos, la leche materna cubre todas las necesidades del bebé durante los primeros meses, pero después es necesario aportar al bebé nuevos alimentos que le aportan otro tipo de nutrientes muy beneficiosos para él. En el momento que le das la primera cucharada es cuando todo cambia y comienza una etapa en la que se encontrarán los buenos hábitos alimenticios y un nuevo desarrollo.

Al principio, al bebé le cuesta mucho aceptar esta novedosa manera de comer, ya que intervienen otros músculos distintos de los que utilizaba para alimentarse succionando la leche materna o el biberón. Empezar es un poco difícil para él, pero con los medios adecuados, este aprendizaje es rápido.

cuchara_para_bebes.jpg
Si utilizas cucharas pequeñas de plástico o de silicona que tengan colores vivos, atraerán su atención y será como un juguete más. Utilizar una cuchara de metal no es tan aconsejable ya que es fría y dura. Hay unas cucharas especiales que tienen la punta blandita, estas están especialmente diseñadas para no dañar las encías del bebe y son las más aconsejables para tomar sus primeras comidas sólidas.

Los niños tienen el aparato digestivo maduro para poder digerir los nuevos alimentos solidos a partir de los 4-6 meses, además ya pueden controlar la mandíbula para mover los alimentos de un lado al otro de la boca. Ya está preparado para el nuevo mundo gastronómico que se abre frente a él. Hay una serie de consejos para averiguar si tu bebé ya está listo para este paso en su alimentación:

Si se queda con hambre tras la toma de la leche y pide más a menudo el pecho o la leche es una pista inicial, te das cuenta que demuestra un interés por la comida que toman los demás, que le pica la curiosidad, esto es una pista inequívoca y es un momento adecuado para empezar con la cuchara. A esta iniciativa le complementa la correcta posición en la trona y mantener la cabecita erguida y estable.

Disfrutarás muchísimo viendo comer a tu pequeño, de cómo saborea los alimentos y la alegría que dará saber que por fin ha iniciado una nueva etapa en su desarrollo.

Más información | Padresaldia Más información | Platodeldia En Bebes y más | A la décima vez va la vencida En Bebes y más | Nuevos alimentos: ¡No quiere ni probarlos!

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos