Compartir
Publicidad
Publicidad

Dormir la siesta es saludable

Dormir la siesta es saludable
Guardar
1 Comentarios
Publicidad

Para los niños, la siesta es muy necesaria. Además de ayudarles a recuperar las energías desgastadas, los descansos regulares durante el día mejorarán el sueño durante la noche.

Mientras duermen, la hormona del crecimiento alcanza su nivel más alto de producción, por lo que estarán creciendo a la vez que toman una reparadora y reconfortante siesta.

En los bebés muy pequeños es difícil distinguir cuándo están durmiendo la siesta y cuándo no, ya que duermen más o menos las mismas horas por la noche que durante el día. Pero, a medida que van creciendo, la mayor cantidad de horas de sueño se concentra por la noche, entre diez y doce; mientras que las siestas pueden ser de una a tres horas. Hay bebés que recuperan energías durmiendo sólo veinte minutos y disfrutan el resto del tiempo jugando en su cuna tranquilamente. Lo importante es saber identificar cuándo han descansado bien y cuándo necesitan dormir un rato más.

Al igual que para dormirlos por la noche, es fundamental establecer una rutina para la siesta acostándolos siempre a la misma hora. De esta forma, desarrollan el hábito y será más fácil que se duerman, tanto de día como de noche. Antes del primer año el bebé necesita al menos dos siestas diarias, una por la mañana y otra por la tarde. Entre 1 y 2 años es probable que pase una etapa en la que dos siestas sea mucho y una, poco. Pero su reloj biológico se irá acostumbrando y eliminará de a poco la de la mañana. A partir de los dos años sólo duermen entre una y dos horas por la tarde, tiempo que se va reduciendo a medida que crecen. ¿Hasta qué edad? Los expertos recomiendan que duerman la siesta como rutina hasta los cinco años.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos