Compartir
Publicidad

Cómo enseñarle a tu hijo adolescente a afeitarse por primera vez, paso a paso

Cómo enseñarle a tu hijo adolescente a afeitarse por primera vez, paso a paso
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay primeras veces en la adolescencia que nuestros hijos no olvidan nunca, como el primer día de instituto o el primer amor, entre otras. Y hay algunas en las que, además, también marcan a los padres: como la primera vez que les viene la regla o su primer afeitado.

Las madres procuramos enseñar a nuestras hijas cómo colocarse un tampón, difícil con 12 años y útil sobre todo en verano, con tantos baños. Pero también la experiencia de adulto sirve para enseñar a nuestro hijo a afeitarse la primera vez, aunque solo sea para evitar cortes o heridas inesperadas.

El adolescente decide cuándo afeitarse

Los cambios que experimentan con 12 o 13 años pueden llegar a agobiarles e incluso avergozarles, por lo que evitan comentarlos con los padres, sus mejores aliados aunque ellos no se den cuenta.

Y entre los niños, la aparición del vello en su rostro, al principio como 'pelusilla en el bigote', quizás sea uno de esos momentos de dudas y vergüenza. Puede no gustarle su apariencia o tal vez sus compañeros de clase le están presionando para que se lo quite.

Lo cierto es que no hay ninguna edad para afeitarse por primera vez y es el niño quien decide cuándo ha llegado el momento. Como padres, debemos acompañar, estar ahí para ayudarles cuando nos lo pidan, ofrecernos si les vemos dudar, pero no presionarles.

Es verdad que el padre es quien mejor puede enseñar a su hijo a afeitarse y convertir esa primera vez en un momento inolvidable padre-hijo, pero 'por consenso', sin presionar.

Son varios los condicionantes que pueden convertir el primer afeitado en un éxito o un fracaso, como la correcta exfoliación, la aplicación justa del gel, la adecuada hidratación posterior, la acertada elección de la maquinilla o, claro está, su impecable utilización.

De hecho, BIC®, fabricante en productos de afeitado, explica que "se considera que aprender a sacar el máximo rendimiento de la maquinilla de afeitar desde el principio resulta clave para que el afeitado sea el ritual de belleza eficaz y placentero que se espera". Nos dan algunos trucos que consideran básicos y que nos resultarán muy útiles.

Su primer afeitado, paso a paso

Primer Afeitado

Está claro que la piel del padre y del hijo no son exactamente iguales, pues la edad, los afeitados y muchos otros factores hacen que difieran en sensibilidad y tacto. Por eso, es necesario escoger una buena cuchilla de afeitar para tu hijo y que el padre y el niño no utilicen los productos de la misma forma.

1. Elegir la maquinilla apropiada. Existen muchos tipos de maquinillas. No obstante, aquellas que cuentan con las tecnologías más avanzadas son, sin lugar a dudas, las más recomendables, sobre todo hasta que coja práctica.

Si tiene acné, las cuchillas con más hojas son algo mejores ya que permiten filtrar mejor y afeitar solo el vello, evitando daños y cortes innecesarios y si tiene cabezal flexible hará que se adapte bien a su piel.

2. El momento ideal. Por la noche, ya que eso permite que la piel se calme y regenere durante el descanso nocturno, evitando que se exponga a las inclemencias del tiempo (frío, viento, calor, etc.) estando todavía irritada.

Si es posible, se aconseja hacerlo al salir de la ducha, porque el calor abre los poros y el vello se elimina mejor.

3. Preparar la piel. El gel o espuma de afeitar, dependerá de las preferencias de tu hijo. Afeitarse sin usar esto es bastante dañino para la piel. Mejor evitar los productos sin alcohol.

4. Presión ligera. Se recomienda mover la maquinilla sobre la piel ejerciendo una presión ligera para evitar las irritaciones o el enrojecimiento. Es mejor dar varias pasadas que dar una sola, fuerte, y acabar cortándose.

5. Utilizar las dos manos. Una se encarga de coger y conducir la maquinilla por la zona a afeitar, la otra debe ocuparse de prepararle el camino; es decir, de estirar y tensar la piel.

6. En la dirección del vello. Pasar la maquinilla de afeitar en contradirección al crecimiento del vello permite lograr un resultado más apurado. No obstante, hacerlo en el mismo sentido ayuda a evitar la aparición de rojeces o irritaciones. De ahí que al principio, sea más recomendable la segunda opción. Para saber hacia qué dirección va el vello, basta con pasar la mano por encima.

En el mentón y los bordes de la mandíbula es mejor seguir el contorno de la cara con pasadas cortas y suaves.

7. Aftershave. Tras el afeitado, bastará con utilizar la loción del afeitado para hidratar la piel, cerrar los poros y, tras un par de palmaditas en las mejillas, concluirá su primer afeitado. Mejor que no lleve alcohol, ya que la piel del adolescente aún es muy sensible.

8. Limpiar la maquinilla. Después del afeitado hay que enjuagar la maquinilla con agua caliente para eliminar el vello y la crema, y dejar que se seque de forma natural. Nunca hay que manipular las hojas ni secarlas con una toalla, ya que esto podría estropearlas de cara a próximos usos.

¿Y si aparecen pelos bajo la piel?

Una señal inequívoca de que no se afeita bien son los pelos enquistados, es decir, que crecen por debajo de la piel. Esto se debe, principalmente, a la elección errónea de la maquinilla, al afeitado en la dirección equivocada o a utilizar una maquinilla ya desfilada.

En estos casos es recomendable exfoliar la piel antes del afeitado para liberar los pelos atrapados, así como aplicar el gel o la espuma de afeitar con un movimiento circular contrario a la dirección del vello.

¿Cuándo toca cambiar la cuchilla?

Llega un momento en el que conseguir el resultado perfecto requiere de más esfuerzo. Es entonces cuando toca sustituirla.

Esperamos que estos consejos te sean de utilidad y que el primer afeitado de tu hijo, con tu ayuda, sea un bonito recuerdo inolvidable para ambos. Porque aunque ya no sea un niño, sigue necesitando a sus padres tanto o más.

Fotos | iStock

En Bebés y Más | Las vacunas también son fundamentales en la adolescencia: cuáles son y cuándo se administran, Mi hijo adolescente ya no es un niño, pero me sigue necesitando incluso más

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio