Compartir
Publicidad

Los bomberos de Madrid explican por qué los niños tienen que viajar a contramarcha

Los bomberos de Madrid explican por qué los niños tienen que viajar a contramarcha
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Aunque es una de esas cosas que tienen toda la lógica del mundo (una vez te detienes a pensar en ello), lo de llevar a los niños a contramarcha en el coche, incluso cuando ya son mayores, es algo relativamente reciente en nuestro país. Por eso hay que ir concienciando a todos los padres para que lo tengan en cuenta antes de comprar una silla a favor de la marcha, más peligrosa que las que están pensadas para ir de espaldas.

En Bebés y más hemos hablado en más de una ocasión sobre ello y por eso queremos ayudar a difundir también el vídeo que han publicado recientemente los bomberos de Madrid, que explican que los niños deberían ir a contramarcha hasta al menos los cuatro años de edad.

A contramarcha es más seguro

Como explica este profesional, el gran problema de los niños es que la fuerza a la que se ven sometidas sus cabezas cuando hay un accidente es altísima. El peso de la cabeza de los pequeños con respecto a sus cuerpos es elevado, mucho mayor que en nuestro caso, y la musculatura de su cuello no tiene la fuerza suficiente como para contrarrestar la violencia de un impacto frontal. Ante esta situación, las lesiones en la parte alta de la columna son mucho más probables (y graves).

Como leemos en A contra marcha, de quienes ya hablamos hace unos meses con motivo de la campaña "Ni un peque más en peligro", un impacto a 50 km/h transforma 1 kg de peso en 32 kg. Si hablamos por ejemplo de un bebé de 9 kg de peso, que podría tener unos 7-8 meses de edad, su cabeza debe pesar unos 2 kg, y estaríamos hablando de que su cuellecito tendría que soportar una fuerza de más de 60 kg, yendo solo a 50 km/h. Si hablamos de ir por una autopista el impacto es más violento y el riesgo para el bebé mucho mayor, tal y como nos explican en el vídeo.

Cuanto más tiempo, mejor

Por eso lo ideal es que los bebés y niños viajen a contramarcha durante el mayor tiempo posible. ¿Hasta cuándo? Hasta ese momento en el que veas que ya no hay manera de que vayan así, que puede ser hacia los 6 años o más, según sea el tamaño de cada niño o niña.

En términos relativos, se ha visto que viajar a contramarcha es hasta cinco veces más seguro que viajar a favor de la marcha, que es como llevan viajando nuestros hijos toda la vida, como quien dice. Ahora por fin se está viendo lo peligroso que es en comparación con la alternativa, y por eso todos, padres y madres, debemos tener claro que lo mejor es a contramarcha.

Foto | Lorena (de 5 años y 9 meses) y su hermano (3 años y 9 meses) de Ni un peque más en peligro
En Bebés y más | Ambas bebés sufrieron el mismo accidente de coche: la que iba en una silla a contramarcha salió ilesa, la otra sufre graves daños, Viajar a contramarcha es más seguro

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos